Miquel Bassols responde sobre lo femenino

Formas del goce queer

El psicoanalista catalán distingue dos modos de abordar la cuestión: en su diferencia con lo masculino, y como lo Otro para sí mismo. Goces torcidos en relación a la norma fálica.
Miquel Bassols integra la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis.Miquel Bassols integra la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis.Miquel Bassols integra la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis.Miquel Bassols integra la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis.Miquel Bassols integra la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis.
Miquel Bassols integra la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis. 

Miquel Bassols es psicoanalista de Barcelona, integrante de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis y presidente durante el período 2016-2018 de la Asociación Mundial de Psicoanálisis. En esta entrevista, responde tres preguntas sobre los femenino. Sus respuestas, de las que se reproduce un fragmento, fueron publicadas en el libro "Feminismos, variaciones y controversias", publicado por Gramma.

--Como usted bien lo esclarece en su libro "Lo femenino, entre centro y ausencia", lo femenino como alteridad radical, como Otro goce que no sería el fálico, no es sólo asunto de mujeres. Lo femenino es sin género. Describe a lo femenino como el ombligo mismo del ser que habla, lugar de lo real irrepresentable que marca el exilio interior. ¿Por qué cree que insiste en nuestro decir una asociación entre ese Otro goce y las mujeres?

--Si partimos de la hipótesis freudiana -constatación más bien- según la cual en el inconsciente no hay una representación, una inscripción de la diferencia de los sexos, entonces es necesario preguntarse cómo trata el inconsciente la diferencia que establecemos entre lo masculino y lo femenino. La respuesta freudiana formalizada por Lacan en la primera parte de su enseñanza es simple. La diferencia es: o falo o castración. Es una diferencia binaria, 1/0, inherente a la propia estructura del lenguaje. Desde esta perspectiva, orientada por la propia lógica del significante, la diferencia es un hecho de discurso. Entonces, puede haber mujeres que sostienen una posición fálica, del lado masculino de la sexuación, y puede haber hombres que sostienen una posición no fálica, del lado femenino de la sexuación. En esta coyuntura, y a diferencia de lo que el propio Freud pudo sostener en un momento, la anatomía no es el destino. Lacan corrige a Freud en este punto: no hay otro destino que el que cada sujeto se construye en el lenguaje, a partir de su relación con el inconsciente estructurado como un lenguaje. Parecería éste un mundo muy bien ordenado por el significante, por la lógica binaria fundada en la diferencia: los que están de un lado y los que están del otro. El otro sería otro para el uno, y el uno sería otro para el otro. Reduplicaríamos así la diferencia anatómica hombre / mujer en una diferencia fundada en el discurso, masculino / femenino, siguiendo una reciprocidad que no hace falta que sea simétrica.

--En Análisis terminable e interminable Freud desarrolla el concepto de Rechazo a la feminidad, que usted retoma en su libro ¿Será eso lo que está en juego para el hombre que ejerce la violencia contra una mujer?

--Esa es la hipótesis. La alteridad del goce femenino, alteridad también para cada mujer, es lo que para Freud queda rechazado en cada ser hablante, y es lo que significa para él la famosa roca de la castración al final del análisis. El término freudiano "Ablehnung", rechazo, ha sido traducido también por "desautorización". Cada sujeto desautorizaría así su parte femenina, la parte femenina del goce que insiste más allá de la lógica del falo y la castración. Hasta el punto de rechazarla con la segregación y la violencia. Ese es también el "no quiero saber nada de eso" que insiste en cada ser hablante y en las diversas formas de segregación que existen en nuestro mundo.

--En el apartado denominado "Alteridad radical del Uno solo" usted indica dos modos de abordar lo femenino. Dos lógicas para pensar lo femenino.

--Hay feminismos diversos. Y podríamos distinguirlos siguiendo estos dos modos de abordar lo femenino. O bien tomando lo femenino en su diferencia con lo masculino, como Otro para el Uno, o bien tomando lo femenino como Otro para sí mismo. Tomemos la paradoja de Aquiles y la tortuga, evocada por Lacan al principio de su Seminario "Aún" a propósito del goce femenino. Desde la perspectiva de Aquiles, que se mueve siguiendo la lógica fálica un paso tras otro, en un espacio ordenado de modo binario, la tortuga resulta inalcanzable, sólo se reunirá con ella en la infinitud. Es también la paradoja de Zenón, es la imposibilidad de dar cuenta de lo real del goce en el espacio ordenado, contabilizado por los números naturales: 1, 2, 3,... n. Resulta que entre 1 y 2 hay ya un montón de intervalos más, una infinitud de números reales imposible de recubrir con los números llamados naturales. La infinitud en la que Alquiles podría reunirse con la tortuga Briseida está ya de hecho en cada paso que da Aquiles, entre un paso y otro, en cada intervalo del espacio que recorre. Y eso aunque fuera a la pata coja. Desde este lado, el lado fálico, en efecto, a cada paso que avanzamos nos alejamos más de la alteridad del goce femenino. Y es la paradoja que encontramos en muchos desarrollos de la teoría de los géneros fundados en la diferencia. Pero Lacan señala algo más: la tortuga Briseida es también tortuga para sí misma, es también Otra para sí misma. Y es ahí donde se abre la posibilidad de otra lógica para abordar lo femenino, más allá de la lógica fálica. La lógica de la diferencia ya no funciona en el espacio que recorre la tortuga Briseida. Es el espacio del Uno solo, sin Otro. En lugar de la diferencia, podemos echar mano de otros conceptos, otros términos. En francés se dispone del término "écart" que el filósofo Philippe Julien ha subrayado recientemente. Un "écart" es una desviación, algo que se tuerce, al estilo "queer", y que no funciona por la diferencia con otro término. El goce del Uno-solo es "queer" por definición. Cada forma de goce tomada en su singularidad es, de hecho, un goce "queer", torcido en relación a la norma fálica. Y no por su diferencia significante sino por su misma singularidad. Estudiar estas formas del goce "queer" es el reto que debe afrontar cada estudio singular de lo femenino.

*La entrevista se reproduce en el blog Desescrits, con fecha del 8 de diciembre de 2018.

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ