AJUSTE. El cierre de Institutos de Formación Docente
Recorte superior
La poda de fondos para educación en 2019 se repite en la Nación, en la provincia de Buenos Aires y en CABA. Avance sobre derechos y el fortalecimiento de lazos en la comunidad educativa.
Imagen: Alejandro Leiva

Estábamos mal acostumbrados. La pesada herencia educativa del gobierno populista había incrementado la inversión educativa a más de 6 puntos porcentuales del PIB. Anticipándose en los hechos a la modificación de la Ley de Educación Superior de noviembre de 2015 (antes de la renovación de mayoría neoliberal de los integrantes de ambas cámaras), creó 17 Universidades Nacionales y amplió la oferta en la Educación Superior, creando carreras y sumando nuevos cursos, por ejemplo en los Institutos de Formación Docente, en función de una demanda creciente. 

Pareciese que, aún con muchas deudas por supuesto, el concebir a la educación y al conocimiento como bien público, derecho humano personal y social, garantizada por el Estado, como enuncia la actual Ley de Educación Superior (Ley Nº 24251/95 modificada por la Ley Nº 27204/15) había comenzado a materializarse a través de políticas públicas. 

Pero llegó el cambio y, parafraseando a Charly García, si la alegría no es solo brasileña, el recorte no es sólo del Estado Nacional. La Dirección de Educación Superior de la Provincia de Buenos Aires ha informado bajo una comunicación la no apertura (es decir, el cierre) para el ciclo lectivo 2019 de diversos cursos en distintos Institutos de Formación Docente de la provincia. Como ha sucedido con otras políticas de ajuste, gracias a la movilización de las distintas comunidades educativas afectadas y al accionar del Frente Gremial, en algunos casos se ha dado marcha atrás con el recorte, mientras que en otros no. Ejemplo (triste ejemplo) de esta situación, es lo acontecido el Instituto de Formación Docente Nº41 de Almirante Brown, en particular en sus profesorados de Historia y Geografía, un Instituto con más de 40 años de vida y única oferta pública de profesorado en Historia para más de cinco municipios del conurbano bonaerense a quien la Dirección de Educación Superior cierra (no autoriza la inscripción para el ciclo 2019) dos de sus cuatro primeros años de dicha carrera.

A menos de dos semanas del inicio de las inscripciones a las carreras de formación docente y técnica en la Provincia de Buenos Aires para el ciclo 2019, la Comunicación emanada por esa Dirección, a través de una decisión inconsulta, arbitraria e ¿improvisada?, rechaza la oferta de carreras propuestas por los Órganos colegiados de cada instituto (Consejos Académicos Institucionales, conformados por representantes elegidos a través del voto secreto de cada claustro) y acordada en el Consejo Regional de Directores. Con la intención de esconder el recorte, la Comunicación que no autoriza la apertura de los cursos que históricamente vienen desarrollándose en los Institutos, sugiere, en algunos casos, la apertura de Profesorados en Educación Especial y Tramos de Actualización Académica. Ambas opciones, a menos de dos semanas de las inscripciones, constituyen un argumento falaz, debido a que, por un lado, la institución (en este caso el ISFD Nº41 de Almirante Brown) no cuenta a la fecha con todo el personal docente habilitado para brindar esa oferta académica y por el otro, el poco tiempo que media entre la decisión de cierre y apertura de nuevas carreras , no garantiza en absoluto la posibilidad de llevar adelante una campaña de difusión en las escuelas secundarias, barrios, comunidades, acerca de la apertura de las carreras que la Dirección de Educación Superior, le “sugiere” a cada Instituto. Como es sabido, a falta de inscripciones no se hace necesaria la creación de ninguna nueva carrera

Todo esto se hace más evidente cuando no existe ningún indicio de que la demanda por dichas carreras disminuirá en el año entrante. Muy por el contrario, la demanda de la comunidad por acceder a la formación docente pública, estatal y gratuita, ha venido creciendo año a año, y todas las Instituciones (Personal Directivo, Docentes, Graduados y Estudiantes), se encuentran abocadas a la organización académica del año siguiente, con el propósito de garantizarles a los futuros estudiantes, una educación democrática, inclusiva y de calidad. Nada hace pensar que la cantidad de inscriptos para el ciclo lectivo 2019 en las carreras que la Dirección de Educación Superior pretende cerrar no será igual o superior a la de los años anteriores.

Para que ciertas políticas sean implementadas, en especial si se tratan de políticas neoliberales que recortan derechos, es necesario generar en quienes serán perjudicados y en la comunidad general, la percepción de que “no queda otra alternativa”, y de que a la larga “será mejor para todos”. Ningún proyecto político (el neoliberal lo es) puede prescindir de la pretensión de imponer significados a través de los cuales se “lea” la realidad.

A modo de avance profético, Guillermo Jaim Etcheverry, ex rector de la UBA, entrevistado por Nelson Castro en el programa “El juego limpio”, emitido en el canal de cable Todo Noticias el día 12 de mayo de 2016, se expresaba sin ningún remordimiento ante la pregunta del entrevistador sobre la calidad de las y los docentes en nuestro país en relación a la cantidad de Institutos de Formación.

¿Qué cantidad de Institutos de Formación Docente tiene la Argentina?, preguntó Castro. 

–Alrededor de 1300, respondió el ex rector de la UBA. 

¿Y eso es bueno o es malo? 

–Es malísimo. Los países desarrollados tienen 30 o 40. Es muy difícil garantizar la calidad de 1300 Institutos.

Parece ser que “calidad educativa” es, para algunos, la calidad que gozan unos pocos a costa, precisamente de que no la gocen todos. Asimismo, sería muy ingenuo pensar que esta decisión de achicamiento de la DES nada tiene que ver con el presupuesto 2019 aprobado por el Congreso Nacional con su homónimo de la provincia de Buenos Aires aprobado recientemente. Tampoco puede disociarse de la creación de la UniCABA, pues todo forma parte de un mismo plan, avanzar sobre derechos adquiridos luego de largos procesos de lucha, instalando en el sentido común de la población, la idea de que uno progresa en base a su esfuerzo y no por los derechos colectivamente construidos y conquistados. Del mismo modo, pero con intencionalidad contrahegemónica, los lazos de las comunidades educativas de los diversos Institutos se unen y resisten la avanzada neoliberal.

* Docente ISFD Nº 24, 41 y 53. 

** Docente UNLZ FCS. ISFD Nº41 (CEMU).

[email protected]

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ