Con testimonios de jóvenes, la miniserie Pibxs discute la imposición social del género
"Nadie tiene que limitarse a nada"
La coproducción de La Tribu, IMPA y Vaca Bonsai da cámara a una generación de adolescentes que está redefiniéndolo todo.
"Pibxs discute la educación hegemónica, los roles del adulte, les niñes y les docentes", dicen sus realizadores."Pibxs discute la educación hegemónica, los roles del adulte, les niñes y les docentes", dicen sus realizadores."Pibxs discute la educación hegemónica, los roles del adulte, les niñes y les docentes", dicen sus realizadores."Pibxs discute la educación hegemónica, los roles del adulte, les niñes y les docentes", dicen sus realizadores."Pibxs discute la educación hegemónica, los roles del adulte, les niñes y les docentes", dicen sus realizadores.
"Pibxs discute la educación hegemónica, los roles del adulte, les niñes y les docentes", dicen sus realizadores. 

La idea tradicional de género está implosionando. Se resquebraja día a día, va decolorándose como la televisión en blanco y negro –¿cuánta gente mira TV hoy?–. Pero no lo hace sin resistencias: las clasificaciones tranquilizan, dan estabilidad y la dicotomía hombre-mujer viene funcionando hace demasiados años, organizando la vida de las personas con estereotipos y prejuicios. Los dinosaurios van a desaparecer, el asunto es cuándo. Quienes encabezan ese movimiento de demolición a todos esos prejuicios son lxs pibxs, que se están formando con una idea de género no binaria, sin estereotipos ni asignaciones definidas por el cuerpo de cada unx. Y la miniserie Pibxs, realizada por el Colectivo La Tribu, la cooperativa de diseño de la fábrica recuperada IMPA y el grupo audiovisual Vaca Bonsai, muestra que el género es una construcción social: adolescentes cuentan, en cinco capítulos, cómo viven su identidad de género, cómo transitan por el colegio y la familia, el uso que le dan a las redes sociales, el vínculo con sus amigxs y qué entienden por amor y deseo.

“Queríamos que este proyecto le sacara carga a lo que es la identidad de género”, cuenta Ana Chimenti, integrante de La Tribu Audiovisual y productora de Pibxs. “Que no quedara en lo teórico sino que elles compartieran las experiencias que atraviesan, y que fuera un lugar empático para pibxs que se están preguntando cosas. Habilitar esos sentires y verlos referenciados en pibxs de diferentes lugares y diferentes trayectorias”, le explica al NO. La serie resulta así una forma de ayudar a (de)construir la identidad de género, porque la norma opera en el sentido común para que nunca nos preguntemos por aquello que nos es impuesto y para clasificar a las personas y sus prácticas en “normal/anormal”. Esa pregunta que parece un sinsentido y sin embargo muestra qué tan naturalizados están los prejuicios y estereotipos: “¿Cuándo te diste cuenta de que eras heterosexual?” Por eso, unx de lxs pibxs asegura que “te imponen el género según los genitales que tenés, pero el género está en la cabeza”.

La elección de los temas de cada capítulo fue decantando a partir de las investigaciones que hicieron les realizadores y las charlas previas con lxs pibxs. “Nos parecía que eran las estructuras más fuertes que podían incidir en el proceso de construcción de identidad”, afirma Chimenti. Es que son cosas que vivencian en su día a día, y buscan la manera de encontrar su camino y armar su futuro (junto con su identidad). Frente a la cámara, prometen que su cuerpo no les va a imponer qué son o no son; aseguran que las redes sociales son una excelente manera de informar sobre las distintas identidades de género. Pero también expresan sus miedos e ilusiones. “Me siento más segure cuando estoy en grupo. Gritar solx no es lo mismo que gritar con alguien más”, confiesa quien se autodefine como chico trans. O une autopercibide sin género binario se entusiasma con “un futuro mucho más feliz sin género ni monogamia, porque nadie tiene que limitarse a nada”. En algo coinciden todes: nadie tiene por qué ser quien no quiere ni asumir lo que otres le dicen que es.

La apuesta más difícil de les que hicieron la serie es que el material pueda usarse en colegios como parte de la Educación Sexual Integral (ESI), sobre todo por la resistencia a su implementación por parte de sectores conservadores políticos y religiosos y la desidia de las autoridades, que juegan en tándem para negar derechos. Por eso, apuestan, cuando el Estado se borra hay que duplicar esfuerzos. “Es una mirada que discute la educación hegemónica, los roles del adulte, les niñes y les docentes”, señala Chimenti. Y explica que la decisión de que sean lxs pibxs quienes hablen fue porque son una generación que logró que estos debates se generen. Además, como es un material para que elles miren, “lo más acertado era que el lenguaje, el código y las formas sean desde elles mismos, para que se referencien y se encuentren”, analiza. Y concluye: “Algunes tenían experiencia militante pero a otres les costaba muchísimo ubicarse, en sus familias se sentían incómodes, y de pronto encontraron un espacio por donde seguir el camino. Eso nos pareció fantástico.”

* Mirá Pibxs desde http://fmlatribu.com/pibxs

Escriben hoy:
Escriben hoy:
Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Escriben hoy:
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ