Vuelta al mundo

BRASIL

Las niñas princesas y los niños príncipes

La ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos (en vez del Ministerio de la Igualdad de la gestión de Dilma Rousseff) del reciente gobierno de Jair Bolsonaro, Damares Alves, festejó en un video el inicio de una “nueva era” en Brasil en la que los “niños visten de azul y las niñas de rosa”. Ella es una pastora evangélica de 54 años. Se expresa en contra de lo que define como “ideología de género” y del aborto. “El Estado es laico, pero esta ministra es terriblemente cristiana”, proclamó en su asunción. “En este gobierno, la niña será princesa y el niño será príncipe. Nadie va a impedirnos que llamemos a las niñas princesas y a los niños príncipes. Vamos a acabar con el abuso del adoctrinamiento ideológico”, se envalentonó el 1º de enero. Ella es una de las dos únicas mujeres del gabinete de Bolsonaro. 


ESPAÑA

La derecha pide derogar la ley de violencia de género

El partido de derecha VOX pide derogar las leyes de protección de la mujer y el colectivo LGTBI para llegar a un acuerdo con el Partido Popular (PP) en Andalucía. Además, reclama eliminar las ayudas al “feminismo supremacista”. En cambio, propone la protección de la tauromaquia (las corridas de toros), la caza, la cultura popular y las tradiciones. El PP sostuvo que los reclamos son inaceptables. Pero el documento lo llevó también Rafael Bardají, ex asesor del ex Presidente José María Aznar. Vox pide llanamente derogar las leyes andaluzas contra la violencia de género y a favor de la igualdad. Además considera que el concepto de “género” debe cambiarse por “intrafamiliar” porque, según ellos, se “prejuzga el sexo del agresor” y permite “una lluvia masiva de subvenciones a asociaciones de feminismo supremacista”. Y sostienen que hay una gran cantidad de denuncias falsas por malos tratos y “adoctrinamiento permanente sobre perspectiva de género a la infancia”. Además de “privilegios injustificados” a la comunidad LGTBI. 


 

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ