Educación no presentó una propuesta para compensar la caída de los salarios universitarios
Ninguna oferta para los profesores
Los gremios docentes fueron convocados por Educación para revisar el último acuerdo paritario ante el avance de la inflación. Tras el fracaso de la negociación, advirtieron que peligra el inicio de las clases en las universidades públicas.
Los docentes cuestionaron la decisión del ministro Finocchiaro.Los docentes cuestionaron la decisión del ministro Finocchiaro.Los docentes cuestionaron la decisión del ministro Finocchiaro.Los docentes cuestionaron la decisión del ministro Finocchiaro.Los docentes cuestionaron la decisión del ministro Finocchiaro.
Los docentes cuestionaron la decisión del ministro Finocchiaro. 

El Ministerio de Educación convocó ayer a los docentes universitarios a una reunión paritaria para tratar la primera cláusula de revisión salarial contemplada en el acuerdo 2018. Pero no hubo avances: los sindicatos de profesores comunicaron que las autoridades no propusieron ninguna oferta salarial y que, en cambio, pidieron un cuarto intermedio hasta el lunes 21. En ese contexto, los gremios advirtieron que peligra el inicio normal del próximo ciclo académico.

El acuerdo paritario del año pasado fijó un 25 por ciento de aumento salarial de marzo a octubre, con una cláusula de revisión en diciembre y una en febrero, y fue firmado por las representaciones sindicales de Conadu, Fedun, UDA y Fagdut. Ayer, la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) abrió la primera instancia de revisión y convocó a los dirigentes de esos gremios. La Conadu Histórica denunció que fue excluida de la negociación por no haber aceptado firmar la paritaria.

Tras participar del encuentro, la dirigente de Conadu Verónica Bethencourt expresó que “el espíritu de la cláusula de revisión salarial que firmamos en el acuerdo paritario es no perder poder adquisitivo frente a la inflación y recomponer el salario: eso implica un 16,6 por ciento de aumento”, detalló. “Vemos con preocupación que la SPU reconozca que no está al alcance de otorgarnos ese porcentaje que nos corresponde y exigimos que realicen una propuesta inmediata que llegue a cubrir las necesidades de las y los trabajadores”, agregó.

Desde la Fedun precisaron que “el Ministerio de Educación se presentó en la mesa paritaria sin ninguna propuesta concreta para compensar el desfasaje del 21 por ciento que tuvo nuestra paritaria respecto de la inflación, que afecta de manera grave el poder adquisitivo de los trabajadores docentes universitarios”. La federación anunció que corre riesgo el inicio de clases en las universidades públicas y planteó: “Mientras el índice oficial de inflación escala al 47 por ciento y se habilitan incesantes aumentos en las tarifas de los servicios públicos, el Gobierno no da respuestas a los reclamos salariales exponiendo a los trabajadores a una situación crítica”.

“Hoy no están dadas las condiciones para que comience el ciclo lectivo 2019. Si entre el 21 de enero y el 8 de marzo no hay una recomposición salarial correspondiente, no va a haber inicio normal de las actividades”, avisó el secretario de Organización de Conadu Histórica, Antonio Roselló, en diálogo con PáginaI12. En ese sentido, el dirigente destacó que “el salario para el cargo testigo es de 14 mil pesos en mano y el costo de la canasta básica total en la Ciudad de Buenos Aires, según el propio Horacio Rodríguez Larreta, es de 24 mil pesos”. Por otro lado, denunció que la cartera que conduce Alejandro Finocchiaro excluyó a la Conadu Histórica “de todo tipo de negociación, del bono, de los fondos de capacitación y, ahora, de la recomposición salarial, porque nuestras asambleas y congresos resolvieron no firmar el acta paritaria del año pasado”. 

Además de una urgente recomposición salarial, el reclamo de todos los sindicatos incluye el blanqueo del adicional no bonificable, es decir, el pasaje de las sumas fijas al sueldo básico, y la regularización de los docentes contratados y ad honorem, previsto en el acuerdo paritario. El año pasado estas demandas llevaron a un conflicto con tres semanas de paro, clases públicas y tomas de facultades, que desembocó en una movilización masiva a Plaza de Mayo.

Informe: Sibila Gálvez Sánchez.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ