Roma y La favorita reunieron diez candidaturas cada una en la carrera por el Oscar
Cuando los extranjeros vienen marchando
A contramano de las políticas de Trump, las dos películas más nominadas por la Academia de Hollywood fueron dirigidas por un mexicano y un griego. El vicepresidente y Nace una estrella comparten el segundo lugar del podio con ocho candidaturas cada una.
Imagen: La favorita, dirigida por el griego Yorgos Lanthimos, acumuló diez nominaciones, tantas como Roma.

La Academia de Hollywood divulgó ayer las ternas para la 91° edición de los Premios Oscar, cuya ceremonia de entrega se realizará el próximo domingo 24 de febrero en el Dolby Theatre de Hollywood. Roma, de Alfonso Cuarón, y La favorita, de Yorgos Lanthimos, parten como principales candidatas para la noche más importante de la industria del entretenimiento con un total de diez nominaciones cada una, entre ellas Mejor Película, Director y Guión, mientras que El vicepresidente: más allá del poder y Nace una estrella comparten el segundo lugar del podio con ocho. Un poco más atrás asoman Pantera Negra y El infiltrado del Kkklan, con siete y seis nominaciones, respectivamente. Cierran la lista Bohemian Rhapsody y Green Book: una amistad sin fronteras, con cinco, y un último par con cuatro: El primer hombre en la Luna y El regreso de Mary Poppins.

Nadie se sorprendió demasiado cuando, durante la madrugada de Los Ángeles, los comediantes Kumail Nanjiani y Tracee Ellis Ross mencionaron una y otra vez a Roma y La favorita tanto en las categorías principales como en las técnicas. La última película del director de Gravedad, un drama de tintes autobiográficos filmado en blanco y negro que muestra la relación de una familia mexicana de clase media-alta con su mucama a comienzos de los convulsionados años ‘70, buscará no sólo coronar una temporada que la ha visto consolidarse a medida que transcurrieron las distintas premiaciones, sino también en la primera película no hablada en inglés que tiene serias posibilidades de llevarse el máximo galardón (ver nota aparte). 

Pero hay más, porque su decena de nominaciones significa un abrazo a Netflix por parte de una Academia que hasta ahora había visto de reojo al fenómeno del streaming. El gigante de la N roja es la segunda productora con más presencia con un total de 13 (las diez de Roma y otras tres para La balada de Buster Scruggs) candidaturas, superada apenas por Fox, que entre su casa matriz y su filial independiente, Fox Searchlight Pictures, suma 20.

La carta principal de Fox es La favorita. Pero si bien la comedia negra palaciega ambientada en el siglo XVIII, que se estrenará en la Argentina el 7 de febrero, ha sido una constante en las ternas de todos los eventos de la temporada de alfombras rojas, hasta ahora no ha tenido estatuillas relevantes. No la tendrá fácil durante una noche en la que se verá cara a cara con Roma en varios rubros. El más importante es, desde ya, Mejor Película, que compartirán con El infiltrado del KKKlan, Bohemian Rhapsody, Green Book: una amistad sin fronteras, Nace una estrella, El vicepresidente: más allá del poder y Pantera Negra. ¿E If Beale Street Could Talk? Se esperaba un mejor destino para el segundo largometraje de Barry Jenkins luego de la oscarizada Luz de Luna. Sus escasas tres nominaciones pueden deberse a que el cupo de películas sobre temáticas afroamericanas ya estaba cubierto con El infiltrado… y la sorprendente Pantera Negra. Ese cupo sigue bajo en los rubros interpretativos: ninguno de los diez ternados a Mejor Actriz y Actor son negros, y hay apenas dos entre los diez de reparto.

Y hablando de Pantera Negra… Era viable que, habiendo sido nominada en los Globos de Oro, tuviera una buena cosecha en las categorías técnicas. Sí sorprende verla entre las candidatas a Mejor Película. Pero así como el film de Cuarón muestra el peso de Netflix en la industria, la presencia de uno de los títulos más exitosos de Marvel, y el primero de superhéroes en aspirar a la estatuilla principal en toda la historia del Oscar, es el intento más depurado de los académicos de cautivar a nuevas generaciones, además de la aceptación del rol fundamental que cumplen estas superproducciones en la taquilla contemporánea (ocho de los once films más vistos de 2018 son de encampotados). No por nada se habla de los actores y actrices de Avengers como posibles conductores de la ceremonia, lugar que originalmente iba a ocupar Kevin Hart hasta que renunció luego de que circularan por redes sociales varios tuits homofóbicos de su autoría....escritos entre 2009 y 2011.

Las redes sociales también le jugaron una mala pasada a Green Book. A estrenarse aquí el 14 de febrero, la película de Peter Farrelly fue torpedeada con un tuit de 2015 en el que uno de sus guionistas, Nick Vallelonga, decía que los musulmanes estaban celebrando cerca de Nueva York después del 11-S. A Farrelly, por su parte, le enrostraron una entrevista a la revista Newsweek de 1998 en la que se vanagloriaba de haberle mostrado sus genitales a Cameron Díaz durante el rodaje de Loco por Mary. La combinación de ambos factores se tradujo en “apenas” cinco nominaciones para la doble ganadora del Globo de Oro y reciente acreedora del influyente PGA del Sindicato de Productores, además de la eyección de Farrelly de una casi segura nominación a Mejor Director.

De esta forma, esa categoría se disputará entre Cuarón, Lanthimos, Adam McKay (El vicepresidente), Spike Lee (El infiltrado del KKKlan) y, una de las grandes sorpresas de la velada, el polaco Pawel Pawlikowski (Cold War), quien dejó atrás a otros nombres que sonaban fuerte como Bradley Cooper (Nace una estrella) y el mencionado Jenkins (If Beale Street Could Talk). Otra señal de los tiempos que corren: las dos películas más ternadas de este año no estuvieron a cargo de realizadores norteamericanos, y tres de los cinco ternados en Dirección nacieron fuera de los límites del país de Trump. Lee, quien había sido nominado sólo una vez por el guión de Haz lo correcto hace casi treinta años, es el sexto afroamericano en aspirar a este premio. ¿Y directoras mujeres? Bien, gracias.

Roma y La favorita también competirán frente a frente en Mejor Guión Original, terna que se completa con Green Book, El vicepresidente y First Reformed, otra de la que se esperaba alguna nominación más, sobre todo para Ethan Hawke por su papel de un cura que pone en duda su fe. Por otro lado, la pelea en Guión adaptado tendrá a La balada de Buster Scruggs, El infiltrado del KKKlan, Can You Ever Forgive Me?, Nace una estrella e If Beale Street Could Talk. El cabeza a cabeza entre las películas de Cuarón y Lanthimos también se dará en los apartados interpretativos femeninos. Como Mejor Actriz figuran Yalitza Aparicio por la primera y Olivia Colman por la segunda, junto a Lady Gaga (Nace una estrella), Glenn Close (La esposa) y Melissa McCarthy (Can You Ever Forgive Me?), quien ostenta el extraño mérito de haber conseguido en una misma temporada una nominación para el Oscar y otra para los Razzie, que “premian” lo peor de la industria, por ¿Quién mató a los Puppets?

La favorita tendrá doble chance en Actriz de Reparto gracias a las presencias de Emma Stone y Rachel Weisz, mientras que Marina de Tavira representará a Roma en un rubro que completan Amy Adams (El vicepresidente) y Regina King (If Beale Street Could Talk), con esta última como principal candidata. Por el lado de los hombres, la categoría Mejor Actor asoma como un mano a mano entre dos trabajos miméticos y de alto compromiso físico, algo que, se sabe, los académicos aman. Uno es la interpretación de Freddie Mercury a cargo de Rami Malek en Bohemian Rhapsody y la otra, el Dick Cheney regordete de Christian Bale en El vicepresidente. El ex Batman agradeció a Satán por “la inspiración” durante su discurso en los Globos de Oro y luego, en los Critic’s Choice, al trompetista Louis Armstrong (“¿Por qué no habría de hacerlo? Él es un buen tipo”, dijo entre risas). ¿A quién le agradecerá en caso de subir al escenario del Dolby Theatre? Desde atrás miran agazapados Viggo Mortensen (Green Book), Willem Dafoe (At Eternity’s Gate) y Bradley Cooper (Nace una estrella). Mahershala Ali es “el” actor del momento (se lo ve actualmente en la tercera temporada de True Detective) y viene llevándose cuanta estatuilla a Actor de reparto le pongan delante por su trabajo en Green Book. Para repetir el 24 del mes que viene tendrá que superar a Adam Driver (El infiltrado del KKKlan), Sam Elliott (A Star Is Born), Richard E. Grant (Can You Ever Forgive Me?) y Sam Rockwell (El vicepresidente).

Más arriba se dijo que la presencia de Pawlikowski entre los directores fue una de las grandes sorpresas de la mañana angelina. Esto porque se esperaba que Cold War figurara sólo entre las ternadas a Film Extranjero. El pronóstico se cumplió y el film polaco, que además aspira a Mejor Fotografía, tendrá que vérselas con Roma, la libanesa Capernaum, la alemana Never Look Away y la japonesa Somos una familia, que subirá a la cartelera comercial argentina este jueves. Por el lado de las películas de animación, Los increíbles 2 asomaba en la previa como ganadora indiscutible, pero la muy buena performance de Spider-Man: Into the Spider-Verse en los Globos de Oro y los Critic’s Chioce puso patas para arriba su favoritismo. Wifi Ralph, Mirai e Isla de perros irán por el milagro. Tienen más de un mes para rezar: la cuenta regresiva rumbo al Oscar ya está corriendo.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ