Indignación por el concurso de belleza Miss Curvy
Uganda quiere usar a sus mujeres como atractivo turístico

"Estamos dotados naturalmente de mujeres atractivas a las que es hermoso mirar. ¿Por qué no las usamos como una estrategia para promover la industria turística?", tuiteó Godfrey Kiwanda, ministro de Turismo, a modo de adelanto para presentar su plan para promover las visitas de extranjeros en Uganda.

“Miss Curvy Uganda” (Miss Voluptuosa Uganda), el concurso de belleza que buscaba premiar la voluptuosidad de las ugandesas y en un mismo movimiento convertir a las mujeres de ese país en carnada para atraer turistas está lejos de ser una broma. No fue ningún chiste o expresión de deseo, sino una iniciativa oficial presentada esta semana con un plan de acción, slogans, auspiciantes y un sitio web que ya admite concursantes. Fue, además, celebrado por su autor como una oportunidad para crear "un evento excepcional en el que se podrá ver a mujeres jóvenes mostrar sus bellas curvas".

La campaña que involucra a las mujeres "naturalmente dotadas y de buen aspecto" desató en muy pocas horas una ola de reacciones negativas por parte de otros funcionarios, activistas y organismos de Derechos Humanos.

Si bien Ann Mungoma, una de las principales organizadoras del concurso, pretendió suavizar el impacto de la propuesta explicando que la iniciativa en verdad había sido diseñada para promover “una apreciación de la belleza en la diversidad”, el Miss Curvy terminó en escándalo.

Una de sus más visibles críticas fue la activista feminista Primrose Murungi, quien exigió su suspensión. "Personalmente me siento atacada. Esto es degradante para las mujeres. En un país donde somos acosadas y agredidas por los hombres mientras caminamos por las calles. Ahora quieren legalizar el hecho de presentarnos como atracciones turísticas. No es justo ", declaró Murungi.

El concurso generó tensiones incluso dentro del gobierno, al punto de que el ministro de Ética e Integridad, Simon Lokodo, condenó en especial el punto del proyecto que sugiere agregar la expresión "mujeres con curvas sexies" como ítem de la folletería oficial que enumera las atracciones de Uganda.

"Es vergonzoso. Lo condeno enérgicamente. Desprecia a las mujeres y destruye completamente su integridad. No se puede traer a personas del extranjero para invitándolas a mirar la fisonomía de nuestra gente”, sentenció Lokodo.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ