Reclaman que una mujer ocupe la banca vacante en la Cámara de Diputados provincial
La única forma de garantizar el cupo
Desde Mujeres por la Paridad plantean que debe ser Susana Bertone, del sector MAR de la UCR, quien reemplace a la diputada Claudia Moyano, fallecida en enero. "Es imprescindible garantizar los espacios logrados", dicen.
La ley de Paridad fue aprobada dos veces por Diputados y perdió estado legislativo.La ley de Paridad fue aprobada dos veces por Diputados y perdió estado legislativo.La ley de Paridad fue aprobada dos veces por Diputados y perdió estado legislativo.La ley de Paridad fue aprobada dos veces por Diputados y perdió estado legislativo.La ley de Paridad fue aprobada dos veces por Diputados y perdió estado legislativo.
La ley de Paridad fue aprobada dos veces por Diputados y perdió estado legislativo. 
Imagen: Eduardo Seval

"Es imprescindible garantizar los espacios logrados: que a las mujeres electas las reemplacen las mujeres de las listas, independientemente de las vicisitudes políticas circunstanciales". Así se expresaron integrantes de la Mesa de Mujeres por la Paridad, frente a la discusión que se dará este jueves en la Legislatura provincial sobre el reemplazo de la diputada fallecida en enero pasado, Claudia Moyano. Es que quien sigue en la lista del Frente Progresista es un varón, Fabián Bastía, del directorio de la Empresa Provincial de la Energía; pero la primera mujer -para garantizar la paridad legislativa- es Susana Bertone, del sector del radicalismo MAR, liderado por Julián Galdeano. Ella es quien -aseguran- "por ley" debe ocupar la banca. La semana pasada, la propia Bertone -de la localidad de Sa Pereira- se lo pidió por nota al presidente de la Cámara baja, Antonio Bonfatti, en defensa del cupo y los derechos de las mujeres. El Foro de Mujeres Radicales apoyó el planteo. También lo hizo el bloque Igualdad y Participación, de Rubén Giustiniani y Silvia Augsburger.

La Mesa de Mujeres por la Paridad, junto a otras agrupaciones y legisladoras por la paridad de género, no tuvieron descanso en enero ante la cuestión que deberá resolverse esta semana. Las primeras emitieron un comunicado en el que reivindican la paridad y apuntan a que una mujer debe ser quien reemplace a otra: "Este es un reclamo colectivo, transversal, multipartidario y urgente", aseguraron. "Las instituciones de la democracia tienen que estar igualitariamente representadas por mujeres y varones que activamente elegimos la política y los sindicatos para cambiar realidades y la vida a las personas".

En ese sentido, las referentes, pertenecientes a distintos espacios partidarios, gremiales e institucionales reafirmaron el "compromiso con los derechos de las mujeres y con la igualdad en el acceso a los cargos". Por eso, solicitaron expresamente a la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe que incorpore a Bertone a su cuerpo como reemplazo de la diputada Moyano, también de MAR.

"Es un reclamo colectivo, transversal, multipartidario y urgente. En democracia debe haber representación igualitaria."

Para las Mujeres por la Paridad, la participación igualitaria "fortalece y amplía derechos, representación y democracia", aseguraron. Claudia Catalín, de la Mesa y miembro honoraria del Foro Federal de Organismos Electorales indicó que en "el caso puntual, al ser de la lista del Frente Progresista, donde hay diferentes partidos, se estaría hablando de dos radicales, una reemplazada por otra". Y destacó "la importancia de las leyes electorales como regla de juego, porque en tanto no se mejoren, hay dudas sobre la aplicación y queda un margen de discrecionalidad".

Por su parte, la diputada Augsburger señaló que Bertone debe ocupar la banca "independientemente de la especulación política"; dijo en relación al sector de MAR -dentro de la UCR- que "hoy está casi alineado con Cambiemos". Y aseguró: "Está clara la postura: mujer reemplaza mujer".

La discusión comenzó tras el fallecimiento de la diputada provincial del Frente Progresista, Cívico y Social, el 23 de enero, y gira en torno a si debería asumir el primer suplente en orden de prelación en la lista; o la primera mujer en el orden de suplencias.

Las integrantes de la Mesa recordaron que "la ley de Cupo Femenino Provincial (Nº 10.802) sólo garantiza el cumplimiento del cupo desde la confección hasta la oficialización de las listas por parte del Tribunal Electoral Provincial, limitando temporalmente el acceso de las mujeres a los cargos políticos. En la práctica, plantea una laguna jurídica que permitiría que su fin principal (que las mujeres accedan a cargos políticos en igualdad real de oportunidades) no se cumpla, siendo así una abstracción y no una acción positiva. La igualdad de oportunidades entre varones y mujeres para el acceso a cargos electivos y partidarios se garantizará por acciones positivas en la regulación de los partidos políticos y régimen electoral", aseguraron.

Por ello, consideran que "esta laguna legal en el ordenamiento provincial debe ser resuelta por quienes tienen responsabilidades institucionales y ajustar a derecho la situación". Y lamentaron: "Si reina la incertidumbre la sustentabilidad del sistema democrático se encontrará gravemente comprometida".

Las mujeres recordaron que la Cámara baja provincial sancionó dos veces los proyectos de Paridad de Género, con una clara intencionalidad de suplir lagunas legales que violentan a las mujeres y ampliar en derechos políticos". Y agregaron que "hasta la aprobación de la ley 24.012 de cupo femenino en 1991, las mujeres fuimos incluidas en el sistema político fundamentalmente como representadas pero difícilmente como representantes. El desequilibrio existente en los ámbitos de decisión entre los varones y mujeres que se dedican a la política es evidente, no solamente en la confección de las listas sino también en la participación de las mujeres en los órganos de la democracia".

Al mismo tiempo, valoraron el accionar de las mujeres en cargos legislativos, que permitieron normativas antes impensadas. "La incorporación de legisladoras a la Cámara de Diputados de la Nación y a las Cámaras Provinciales permitió visibilizar cuestiones ocultas de larga data, ya que fueron motivo de debate público temas como: la violencia familiar y la violencia hacia la mujer; programas de procreación responsable, desde una concepción integral de la salud; la modificación de antiguas tipologías discriminatorias de las mujeres del Código Penal, con la incorporación de los delitos contra la integridad de las personas y definiciones precisas de los vejámenes y agresiones sexuales y de la violación; el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo; las llamadas leyes Micaela; la ley Brisa", enumeraron.

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ