visto y leido I
Voz en fuga
Un libro artesanal, con más de setenta poemas, permite que la voz de Tamara Domenech crezca y se expanda por territorios disímiles.

Hay dos aspectos, ambos de índole cuantitativa, que a primera vista se destacan en el nuevo libro de Tamara Domenech (La Plata, 1976). En primer lugar, Ilusión reúne nada menos que setenta y dos poemas, uno por página, como si en vez de un libro de poesía (algo que la edición parece cuestionar desde el formato) se tratara de un folletín en verso, en el que una voz en fuga acrecienta un acento salvaje. El segundo aspecto es la enorme reserva de aforismos que los textos de Domenech contienen. Como una Jenny Holzer sin neones ni parafernalia lumínica, aunque siempre brillante, cada uno de los poemas entrega al menos dos sentencias que podrían aparecer impresas en remeras, afiches o carteles. “Las mujeres piden un cuerpo”, “El frío es una forma de entender”, “Las palabras no surgen por encargo”, “Lo que no hubo hay que inventarlo”, “A veces no tener fuerza es tenerla”.

Esa pasión por la consigna, por la musicalidad que las consignas guardan, transforma los poemas en campos de prueba de escrituras, de registros tonales, de voces que se alzan en contextos diversos, como la autopista Buenos Aires-La Plata, Constitución o una villa del conurbano bonaerense. “El libro constituye un modo de confiar en el mundo, crear nuevas ideas a partir de hacer estallar el lenguaje con el que está hecho y observar qué luces, qué sombras proyectan esas esquirlas -dice la autora?. Ilusión constituyó un acto de libertad en relación con el decir, opinar sobre temas que me preocupan, como el trabajo, la propiedad privada, el consumo, la clase social a la que pertenezco, la familia, la maternidad, el lenguaje.” En los poemas se imaginan, además, posibles poéticas de la resistencia: “No existe una literatura pura/ del desorden que ordena”. Con la inflexión de un manifiesto, cada texto se asemeja a una barricada.

Muchas veces hay una escena en los poemas, un territorio en el que la voz se expande, o al que decide ocupar y desgastar. En las escenas de Ilusión, a diferencia de textos de otros autores, la lucha de clases existe y no desempeña en los poemas un papel menor. “Los ricos no quieren/ los pobres”, se lee en el primer poema. Ambientado en un viaje en auto desde La Plata hasta Buenos Aires, se vincula con otro de Irene Gruss, aún inédito, en donde un ómnibus de pasajeros rumbo a la costa era apedreado por los habitantes de una villa al costado de la autopista. En el poema final de Ilusión se interroga: “¿Queremos ser el ocio de los ricos/ el hocico de una familia que retumba/ una pose?”. Como en toda lucha, los cuerpos asumen un papel radical: “El cuerpo no es un lugar seguro/ ¿o sí?”. No sólo los espejos, sino también las enfermedades y el hambre regulan los protocolos de semejanza: “Es un estómago abierto y emparchado/ esta vereda/ no/ acá vos no comés/ andá a tu casa/ pedí/ revolvé/ rebobiná/ trabajá para comprarte”.

El libro fue publicado por Biblioteca Popular Ambulante (BiPA), proyecto dirigido por Roger Colom, a quien Domenech conoció por intermedio de la artista Luján Funes. Ese sello y Ediciones Presente, la editorial de poesía que la escritora dirige desde 2009, tienen mucho en común. BiPA edita poemas de autores contemporáneos y compilaciones de materiales encontrados en la calle, a partir de los que organiza lecturas y performances que presenta en una estructura de madera que deambula por la ciudad, tanto en lugares al aire libre como en espacios cerrados. 

¿Por qué Ilusión? “El título alude a un modo de mirar y practicar la realidad, teniendo en cuenta las impresiones, las percepciones, las imágenes que se transforman en el proceso de mirar, transcribir, recordar; constituye un modo de confiar en el mundo, crear nuevas ideas a partir de hacer estallar el lenguaje con el que está hecho y observar qué luces, qué sombras proyectan esas esquirlas”, indica Domenech. De ese estallido, en principio verbal, se regresa con algunas certezas expresadas con una armonía discordante: “Lo que hay podría ser explosivo./ No explotado”. ,

Ilusión 
Tamara Domenech
Biblioteca Popular Ambulante


Para adquirir el libro se puede enviar un correo a [email protected]