Un represor demandó a su hija por “indignidad” para que no reciba la herencia de su madre
Juicio a la dignidad
El represor Eduardo Kalinec acusa a su hija Analía Kalinec de “indigna” por oponerse públicamente a los crímenes que él cometió durante la dictadura. Quiere impedir que acceda a la herencia de su madre.
Analía Kalinec es maestra y psicóloga.Analía Kalinec es maestra y psicóloga.Analía Kalinec es maestra y psicóloga.Analía Kalinec es maestra y psicóloga.Analía Kalinec es maestra y psicóloga.
Analía Kalinec es maestra y psicóloga. 
Imagen: Guadalupe Lombardo

Es digna quien tiene dignidad, dice el diccionario. ¿Es digno callar ante delitos de lesa humanidad? ¿Es indigno expresar rechazo, no consentir actos criminales? Eduardo Kalinec, comisario de la Policía Federal condenado por secuestros, desapariciones, torturas y asesinatos durante el terrorismo de Estado dice que su hija Analía es indigna. Analía Kalinec, maestra y piscóloga, cree que no debe respaldar las horribles cosas que hizo su padre y necesita levantar la voz para que el pacto de silencio impuesto por los cómplices y superiores de su padre no la alcance, para no sentirse parte, para diferenciarse, para sentir que puede aportar para construir una sociedad mejor, mejor que las justificaciones, las omisiones, mejor, más digna. Pero indigna no es solo un adjetivo, es aquí una figura jurídica. Eduardo Kalinec inició una demanda para que, “por causales de indignidad”, Analía sea excluida de la herencia de su madre, Angela Fava, que murió en septiembre de 2015. Analía no lo acepta. No es que haya mucho para repartir, pero no acepta someterse a los designios de su padre, de un condenado por delitos de lesa humanidad. No acepta su etiqueta, ni que hable por su mamá. “Mi mamá no estaría de acuerdo con esto, es también una reivindicación para ella, que fue sometida toda su vida, le discuto a él el poder de hacer esto en su nombre”, dice Analía Kalinec. También dice, y está por escrito en la contestación de la demanda, que aceptará lo que quiere su padre si él antes admite su culpa y aporta datos sobre el destino de sus víctimas. 

Cuando Analía era chica, su papá le contaba el cuento del conejo Colita de Algodón: “… su mamá le dijo ‘oye Conejín, no vayas tan fuerte en monopatín’. Por desobediente, se cayó y su cola blanca, ay, se lastimó”, escuchaba una y otra vez. Analía aprendió la moreleja: había que ser obediente. Y ella lo era. Hasta que no lo fue más. Desobedeció el mandato del silencio y la sumisión y decidió confrontar y diferenciarse de su padre. Desobedecer no fue fácil, hay un costo emocional que se paga, que requiere terapia y que provoca tensión y distanciamiento con otros miembros de la familia. “Pero a la vez –concluye Analía– hay una sensación de libertad, de saber la verdad y decidir qué hacer, de poder abrazar a un sobreviviente, a una Madre, a las Madres”.  

Doctor K

Eduardo Emilio Kalinec fue condenado a prisión perpetua en 2010 por secuestros, torturas y homicidios cometidos en los centros clandestinos Atlético, Banco y Olimpo. Se trata de tres sitios que funcionaron bajo la órbita de Carlos Guillermo Suárez Mason, jefe del Primer Cuerpo del Ejército. Operaron como un solo centro que mudó su sede sucesivamente pero mantuvo los mismos represores, víctimas y hasta los mismos muebles. 

Durante la dictadura y en el inicio de la democracia, el apellido Kalinec había pasado desapercibido, pero con los añosse supo que él era la persona que los sobrevivientes conocieron como “Doctor K”. Cuando fue citado a declarar, Kalinec reconoció que había trabajado “activamente en investigaciones referidas a hechos atribuidos al ERP”, que hizo el curso de inteligencia en la Escuela de Informaciones, que en 1978 había estado destinado al Departamento Asuntos Subversivos y estuvo afectado al dispositivo del Mundial de Fútbol, en “prevención de atentados”. Pero negó haber participado en delitos de lesa humanidad.

Los sobrevivientes del Atlético, Banco y Olimpo relataron la parte de la historia negada por el represor. Mario Villani contó que el Dr K era “bastante temido dentro” de los centros clandestinos y que, aunque no tenía contacto frecuente con los detenidos, cuando lo tenía su actitud era dura. “Pude espiar por abajo del tabique, era joven, bigotes negros, pelo negro, no muy alto, morrudo”, lo describió Delia Barrera y Ferrando. Daniel Aldo Merialdo afirmó que era un personaje muy cruel. Ana María Careaga declaró que cada vez que la encontraba en la antesala del baño, le gritaba y le pegaba patadas. Y que una vez le reprochó el no haber dicho que estaba embarazada. “¿Querés que te abra de piernas y te haga abortar?”, vociferó. Miguel Angel D’Agostino aseguró que en la sala de torturas del Atlético, en la que estuvo cinco días sometido a la picana, estaba el Dr. K. Jorge Braiza contó que vio a Kalinec en un “traslado” de un grupo de víctimas, es decir, en el momento previo a un vuelo de la muerte. Fue en los primeros días de diciembre de 1978. En el patio de El Olimpo, el Doctor K informó a algunas personas que habían sido reunidas allí, que iban a ser llevadas a unas granjas en el Chaco y que debían ser inyectadas para prevenir el mal de Chagas. 

Analía leyó estos testimonios en 2008, tres años después de recibir el llamado de su madre en el que le anunciaba que su padre había sido detenido. Tres años después de periódicas visitas a la cárcel de Marcos Paz y al Cuerpo de Policía Montada, en Palermo. “Es un gobierno de zurdos revanchistas”, decía él. Ella lo visitaba, pero necesitaba saber qué había pasado. Necesitaba entender. Y cuando entendió, supo que debía desobedecer. Primero habló con su padre, lo confrontó con los hechos, que él no negó sino que intentó justificar. Entonces, con la certeza de que lo que había leído en la causa judicial era cierto, puesto que él mismo lo había admitido, le escribió una carta, que él nunca contestó. Así que fue ella quien rompió el pacto de silencio y comenzó a hablar. Fue una de las primeras integrantes del colectivo de Historias Deso- bedientes, que reúne a familiares de genocidas que entienden que deben aportar a la construcción de una sociedad con memoria, verdad y justicia. 

En el nombre de la madre 

Angela Fava murió en 9 de septiembre de 2015. Tenía un linfoma no Hodgkin diagnosticado en 1990 que se le fue complicando. Cuando Analía confrontó a su padre, la relación con su madre tuvo momentos de tensión, pero en los últimos tiemposvolvieron a acercase. Analía compartió con sus hermanas los cuidados de su madre mientras estuvo internada y pudo despedirse, aunque nunca hablaban del Dr. K. 

En la demanda consentida por dos de las tres hermanas de Analía (ambas personal civil de la Policía Federal) Kalinec dice que su segunda hija fue “detectada por grupos activistas” en la facultad de psicología de la UBA y que desde ese momento es “otra persona”. Y reclama que sea excluida del acervo hereditario. “Según la ley argentina, nadie puede ser desheredado, pero existe la figura de indignidad para casos extremos, como el abandono de un hijo o si un cónyuge mata a otro, en ese caso no puede heredarlo, pero no es para resolver este tipo de diferencias”, explica la abogada Cristina Montserrat Hendrickse, representante de Analía.  

“Hacometido injuriasycalumniastantocontra mí, cónyuge de la causante, como contra la causante misma. Ha atentado contra el honor de su madre y del cónyuge de su madre, o sea, yo. Ha maltratado gravemente a la causante y ha ofendido su memoria en forma pública y sin ningún reparo, mientras estaba viva y ahora que ha muerto”, alegó Kalinec sobre Analía.

Analía contestó. Dijo que sus declaraciones no fueron usadas para condenar a su padre, porque eso está prohibido por la ley. De hecho, desde el colectivo de Historias Desobedientes impulsan un proyecto para poder aportar información en las causas contra represores, algo que ahora les está vedado. Al responder la demanda en su contra, Analía negó muchas cosas que había afirmado su padre: “Niego haber rechazado a mi madre. Niego haberle causado dolor infinito en momento alguno. Niego que mi padre no sepa en que se equivocó y por qué fue condenado por la justicia. Niego que heredar mi legítima en la sucesión de mi madre signifique beneficio alguno respecto del esfuerzo de mi padre. Niego insulto alguno a la institución policial. Si hay algún insulto a esa institución centenaria fueron los hechos por los que fue condenado mi padre. Niego trabajo policíaco honesto. Niego haber atentado contra el honor de mi madre. Niego honor de mi padre ya que no me consta el honor de una persona con condena judicial firme     por crímenes de lesa humanidad. Pero sobre todo –afirmó– niego que repudiar crímenes de lesa humanidad constituya un accionar ilegítimo que acarree consecuencias patrimoniales. Niego que repudiar tales hechos aberrantes constituyan causa de indignidad”.

Analía contestóel juicio para que su padre no hable en nombre de su madre y porque, como ya fue dicho, no acepta que un condenado por delitos de lesa humanidad la califique como indigna. Pero además, porque es una forma de poder dialogar con su padre, interpelarlo y que él tenga que escuchar –o al menos leer– lo que ella tiene para decir: “Solo estoy haciendo preguntas, y esperando respuestas. Digo lo que pienso y lo que siento, necesito hacerlo. Necesito conocer mi historia, la historia de mi padre forma parte de mi historia personal que es la historia de mis hijos, de los hijos de mis hijos, y de este país. ¿Puede él acaso desheredarme de esta historia, de los recuerdos, del afecto? ¿Puedo ser excluida de la familia? ¿Pueden eliminarme por pensar diferente? (…) La pregunta que se impone es ¿cuál es la ofensa a la memoria de mi madre? ¿Quién ha sido acaso responsable del daño a toda una familia?”. Y, finalmente, se presentó para hacerle una propuesta: aceptará todo lo que quiere si él “se compromete a dar datos precisos, concretos y verificables del destino que corrieron sus víctimas, de manera de poder aliviar el dolor de sus familiares y finalizar con el estado de desaparición de las mismas”. No parece que el Dr. K sea digno de este acuerdo.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ