Aluvión de protestas contra TicketGo
Pagaron por Paul pero nunca pudieron entrar
En estos días se multiplican las denuncias: decenas de usuarios pagaron hasta 30 mil pesos por tickets que nunca llegaron. El portal se excusa por la “gran demanda”.
“Nos sentimos estafados por la empresa”, dijo Sara, una de las que se quedó afuera del show.“Nos sentimos estafados por la empresa”, dijo Sara, una de las que se quedó afuera del show.“Nos sentimos estafados por la empresa”, dijo Sara, una de las que se quedó afuera del show.“Nos sentimos estafados por la empresa”, dijo Sara, una de las que se quedó afuera del show.“Nos sentimos estafados por la empresa”, dijo Sara, una de las que se quedó afuera del show.
“Nos sentimos estafados por la empresa”, dijo Sara, una de las que se quedó afuera del show. 
Imagen: Bernardino Avila

El show de Paul McCartney ya pasó pero las repercusiones siguen circulando entre los fanáticos. En las redes se pueden ver todavía fotos y videos de partes del recital en donde se lo escucha al Beatle cantar sus temas más famosos. Entre los comentarios de admiración también hubo algunas críticas: el volumen estaba bajo fue una de las quejas más repetidas. A otros, sin embargo, les tocó la peor parte. Un sitio web de reventa de entradas dejó sin tickets a cientos de compradores que esperaban recibir sus boletos por correo unos días antes del recital. Algo que nunca ocurrió.

Las entradas para el show de McCartney salieron a la venta el 7 de diciembre pasado a través del portal Ticketek, con precios que iban desde los 3000 pesos para el campo hasta los 40.000 por el pack exclusivo con entrada al vip y a la prueba de sonido. Las más económicas fueron las primeras en agotarse y por eso algunos optaron por conseguirlas en reventa. Uno de los sitios que ofrecía este servicio con un “100% de confianza” y los “más altos estándares de seguridad” fue el portal TicketGo.

Allí muchos compraron sus entradas con la confianza de recibir los tickets por correo, como les aseguraron en la web. Pero las entradas nunca llegaron. Algunos pagaron hasta 30.000 mil pesos por entradas que la empresa debitó de la tarjeta pero nunca fueron entregadas.

Las denuncias son idénticas. El sitio TicketGo revendía las entradas, en algunos casos alrededor de 4000 ó 5000 pesos, y prometía mandarlas luego por correo. La única manera de contactarse con el portal era a través de un mail o número de WhatsApp, desde donde alguien respondía amablemente. Por ese medio, la empresa indicaba que las entradas ya llegarían o que había habido algún problema con el correo. La respuesta más frecuente era que las entradas iban a llegar más cerca de la fecha del recital, el 23 de marzo en el Campo de Polo de Buenos Aires.

“Mi hijo compró el 4 de diciembre entradas para el recital de Paul McCartney, tengo el comprobante de la tarjeta de crédito, pero nunca nos llegaron. Desde diciembre que las reclamamos y nos argumentaban que tuviésemos paciencia, que llegarían cerca de la fecha. Luego nos dijeron que estaban demorados por el recital de Luis Miguel”, contó Sara, una de las damnificadas, en un foro de quejas donde empezaron a acumularse las denuncias. Desde el sitio le terminaron diciendo que el correo había perdido sus entradas. “Nos sentimos estafados por la empresa”, agregó.

Daniel y Susana estaban de visita en el país y pensaban ir a ver el recital con amigos. Compraron las entradas desde Canadá, donde viven, y pagaron más de 18.000 pesos por cuatro entradas. La historia es la misma. Desde TicketGo les mandaron por mail el comprobante de pago y quedaron en enviarles por correo las entradas a un domicilio que ellos brindaron en la Ciudad de Buenos Aires. Por WhatsApp les dijeron que ya iban a llegar. “A partir del lunes comenzaremos a despachar las entradas”, les respondieron el 9 de marzo. Pero nunca llegaron. “Ya llamamos a la tarjeta de crédito para denunciar la compra y lo más probable es que la tarjeta nos devuelva el dinero porque tiene un seguro, pero lo peor es el mal momento que vivimos”, contó Daniel a PáginaI12.

“Compramos 4 entradas y nunca las mandaron, como a tantos otros. Las revenden a precios mucho más altos, qué truchos son! Una vergüenza el negocio que montaron”, dejó su queja Nelly, también en el foro www.tuquejasuma.com, donde hay decenas de denuncias similares contra TicketGo. “Juegan con la ilusión de la gente. Mi marido me regaló las entradas el 14 de febrero, era un sueño ir a ver a Paul McCartney. A un día del recital llamamos para reclamar, como toda la semana que nos aseguraron que las entradas estaban, y nos informaron que el correo las había perdido. Mentira, es una estafa”, se quejó Griselda.

Desde Defensa al Consumidor del gobierno porteño informaron que como podría tratarse de una estafa, que es un delito penal, las denuncias debían canalizarse mediante el Ministerio de Seguridad o cualquiera de las fiscalías. De todas maneras, indicaron que cualquier damnificado podía comunicarse con ellos para recibir información sobre los pasos a seguir para iniciar la denuncia.  

Como primera medida, desde la Defensoría del Pueblo recomendaron llamar a la tarjeta de crédito para denunciar el pago como una irregularidad. Según explicó Gerardo Gullelmotti, director del área de Consumidores y Usuarios, la tarjeta tiene la obligación de investigar. “Como se trata de una irregularidad en la operación de compra, la tarjeta tiene que devolver el dinero y después se lo reclama a la empresa o lo quita de la cuenta corriente que mantiene con esa empresa. Por eso antes que nada hay que llamar a la tarjeta y pedir cancelar el pago”, recomendó.  

Ante la consulta por este tipo maniobras, Gullelmotti recomendó siempre verificar que el portal web adonde se vaya a hacer la compra cuente con un teléfono o domicilio físico para poder ir personalmente a hacer un reclamo. “También es importante chequear en Internet, a través de foros, cómo es el comportamiento de los portales antes de comprar”, agregó.

Consultados por este diario, desde TicketGo justificaron la falta de entrega de entradas por la “gran demanda” que tuvo el recital de Paul McCartney y que por eso no pudieron conseguir todas las entradas vendidas en reventa. Se ampararon en que cuando el usuario hace la compra el sitio aclara que la entrada “no está disponible” hasta una semana antes del evento, tiempo que tienen “los vendedores” o la empresa para conseguir el boleto. 

Según el sitio, tanto los compradores como los vendedores de entradas conocen los términos de compra y venta, donde la plataforma vendría a ser sólo un intermediario. “Se les está devolviendo el dinero a todo el mundo mediante el mismo medio de pago que optaron. Entendemos el daño en la ilusión de la gente. Hicimos los imposible para conseguir las entradas pero la demanda fue altísima”, explicaron.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ