Ajuste en el Conicet: dos mil científicos invitados a irse del país
Una politíca de ciencia ficción
Los científicos resisten la decisión oficial de dejar fuera del sistema a dos mil doctorados formados por universidades públicas. “Barañao es un cínico”, criticó el reconocido biólogo molecular Alberto Kornblihtt el ocultamiento que hace el ministro de la reducción del presupuesto
Los investigadores exigen la renuncia de Lino Barañao, secretario de Ciencia.Los investigadores exigen la renuncia de Lino Barañao, secretario de Ciencia.Los investigadores exigen la renuncia de Lino Barañao, secretario de Ciencia.Los investigadores exigen la renuncia de Lino Barañao, secretario de Ciencia.Los investigadores exigen la renuncia de Lino Barañao, secretario de Ciencia.
Los investigadores exigen la renuncia de Lino Barañao, secretario de Ciencia. 
Imagen: Guadalupe Lombardo

Los resultados de la última convocatoria a ingresos al Conicet alarmaron a la comunidad científica: tan solo el 17,7 por ciento de los postulantes lograron acceder a la Carrera del Investigador Científico (CIC), lo cual, implica que dos mil doctores se quedaron afuera del sistema luego de haber sido formados durante más de diez años por instituciones públicas argentinas de calidad. Como es natural, ante este escenario, las tintas se cargan sobre Lino Barañao, el máximo representante del área que, durante los últimos días protagonizó escenas mediáticas desafortunadas al desligarse de sus culpas y ocultar las cifras oficiales que son bien conocidas y dominan el pulso del sector. “Barañao es un cínico. No puede decir que no sabe cuál es el porcentaje del PBI destinado a ciencia y técnica. El porcentaje es del 0,256 por ciento, lo sabemos con una precisión de tres decimales. No puede decir nunca que lo desconoce. En 2015 estábamos en 0,35 por ciento y era bajo, pero ahora estamos peor”, describe Alberto Kornblihtt, doctor en Ciencias Químicas por la Universidad de Buenos Aires e investigador superior del Conicet.

De igual manera lo considera Miguel Leone, delegado de la Red Federal de Afectados por el ajuste sobre el Conicet, y referente de la concentración que este miércoles los científicos realizarán en el ex Ministerio de Ciencia. “Barañao es el primer responsable de todo esto. No hay justificación posible, él es la máxima responsabilidad del área. Pedimos su renuncia, de hecho, solo exigimos el curso natural de las cosas. Él firmó el Plan Argentina Innovadora 2020 durante el kirchnerismo, por el cual hoy deberían estar ingresando 1366 investigadores y ya vemos lo que ocurre”, plantea.

Para poder comprender estos números es necesario revisar la historia. El Plan Argentina Innovadora 2020, presentado en 2013, preveía un crecimiento anual del 10 por ciento de los ingresos de científicos al Conicet, con el objetivo de que Argentina pudiera acercarse a los estándares internacionales (respecto de la cantidad de científicos por habitante). Así, para este 2019 tan solo entraron 450 personas cuando deberían haberlo hecho 1366. En paralelo, a este fenómeno se sumó otra variable más: durante el último tiempo el Estado estimuló la formación de estudiantes en posgrados a partir de la creación de becas. Desde 2012 hasta la actualidad 8461 culminaron su doctorado; individuos que, como puede advertirse, hoy no tienen espacio.

De esta manera, es posible observar cómo un Estado que invirtió durante muchos años para formar cuadros intelectuales de excelencia en las más diversas disciplinas, a partir de la gestión de Mauricio Macri en el Ejecutivo Nacional, bloquea las salidas y les da la espalda. Como golpe de efecto, se produce la merma de repatriaciones (los científicos del exterior ya no quieren regresar) y se incentiva la fuga de cerebros (pues, muchos de los que están, ante la falta de posibilidades, también planean emigrar). 

“La situación general del sistema científico y tecnológico se caracteriza por un desfinanciamiento agudo. Si uno compara lo que se gastaba en el área en 2015 respecto de la actualidad, estamos afrontando un 40 por ciento de reducción. Los investigadores no tienen fondos para trabajar, no hay plata para equipos, computadoras ni libros”, señala Jorge Aliaga, ex decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA. Y luego completa: “Los que tienen trabajo poseen sueldos muy deprimidos y cada vez más pibes se quedan afuera. De repente, a los becarios se les cierran todas las ventanillas que estaban abiertas y en paralelo se reducen a la mitad los ingresos al Conicet. Se forma un embudo, un cuello de botella que se transforma en una tormenta perfecta”, completa.

De la misma manera lo comprende Kornblihtt: “El número de vacantes ya se conocía (450), pero lo que resulta muy decepcionante es saber el número de postulantes. Se deja afuera a mucha gente muy bien capacitada cuando tampoco hay tantas alternativas; la pequeña y la mediana industria están en bancarrota”, apunta. Y, luego, remata con una experiencia individual que lo toca bien de cerca: “Presenté a un investigador que hizo 7 años de posdoctorado en Estados Unidos, con muy buenos trabajos publicados y no ingresó. Está muy desilusionado porque tenía buenas chances de trabajar en el exterior y quiso volver, pero el Estado le cierra sus puertas”. 

De este modo, el Conicet no tiene presupuesto suficiente para crear nuevas líneas de desarrollo y tampoco le alcanza para mantener las vigentes. No solo los becarios se quedan sin posibilidades, sino que los que se encuentran consolidados en el campo y son investigadores de carrera cuentan con muy pocos recursos para poder llevar adelante sus trabajos. “En 2016 ya hubo un serio ajuste de los ingresos pero muchos pensaban que ello serviría para que el Conicet mejorara su dinámica porque habría más dinero para funcionamiento. Ahora, en 2019, nos damos cuenta de que no se cumplió ni una cosa ni la otra. Los que ya estamos adentro también estamos mucho peor”, dice Kornblihtt que, como si fuera poco, pese a haber sido escogido por sus pares para formar parte del Directorio del Conicet, aún no fue designado por el Poder Ejecutivo Nacional. Algo similar le ocurrió a Roberto Salvarezza, hoy diputado nacional por la Provincia de Buenos Aires. 

Guadalupe Lombardo
Los investigadores exigen la renuncia de Lino Barañao, secretario de Ciencia.

En este marco, este miércoles los científicos se movilizarán al Polo Científico-Tecnológico y se concentrarán allí cerca de las 12 del mediodía. Asistirán las columnas de diversas agrupaciones y gremios del sector, como la Red Federal de Afectados, ATE Conicet y Jóvenes Científicos Precarizados, que reclaman por la parálisis del Conicet (y de las demás instituciones del sector), la disminución de los ingresos a la Carrera del Investigador y la baja en los salarios. El evento coincidirá con el Día del Investigador Científico, que se conmemora todos los 10 de abril como aniversario de la fecha de nacimiento (en 1887) del Premio Nobel Bernardo Houssay. 

“Nos vamos al exterior con un dolor en el alma porque queremos trabajar en Argentina pero no es posible. Sin embargo, no solo se alienta el exilio a otros países sino también se produce lo que llamamos exilio interno: los científicos se terminan dedicando a otras tareas que no guardan ninguna relación con aquellas para las cuales se prepararon. Algo similar a lo que sucedía en otra época nefasta, el 2001”, afirma Leone, quien se postuló en 2017 a la CIC y no ingresó pese a la doble recomendación del Conicet en la comisión de Sociología. Se volvió a presentar el año pasado y a pesar de obtener una calificación muy alta (91,96/100) otra vez quedó afuera. 

A 47 años del fallecimiento de Houssay sus frases hacen eco y rebosan de actualidad. Será necesario, una vez más, leer al maestro: “La disyuntiva es clara, o bien se cultiva la ciencia y la investigación y el país es próspero y adelanta, o bien no se la practica debidamente y el país se estanca y retrocede. Los países ricos lo son porque dedican dinero al desarrollo científico-tecnológico y los países pobres lo siguen siendo si no lo hacen. La ciencia no es cara, cara es la ignorancia”.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ