Vox Lux: el precio de la fama, con Natalie Portman
Parábola religiosa, pop y sociopolítica
El segundo trabajo como director del actor Brady Corbet asocia el surgimiento de una diva del pop con las “reaganomics” y el Génesis.
Natalie Portman encarna a la protagonista, una diva de la música para las masas.Natalie Portman encarna a la protagonista, una diva de la música para las masas.Natalie Portman encarna a la protagonista, una diva de la música para las masas.Natalie Portman encarna a la protagonista, una diva de la música para las masas.Natalie Portman encarna a la protagonista, una diva de la música para las masas.
Natalie Portman encarna a la protagonista, una diva de la música para las masas. 

Relato del surgimiento, ascenso y crisis de una estrella pop, pero también metáfora sociopolítica de la historia reciente de los Estados Unidos, Vox Lux: el precio de la fama, segundo trabajo como director del actor Brady Corbet, puede ser pensado como parábola en los dos sentidos de esa palabra. En el primer caso porque literalmente traza la curva que recorre Celeste, la protagonista (encarnada por Natalie Portman), en ese camino hacia la cima del mundo de la música para las masas. En el segundo, por su condición de narración simbólica que repasa los últimos 37 años de historia estadounidense, no exenta de una mirada moral que alude al estado actual de esa sociedad.

Vox Lux comienza con una voz en off, a cargo de Willem Dafoe, que deja claro ese carácter dual que define a la película, relacionando la infancia de Celeste, nacida en 1986, con su contexto histórico. Ahí se indica que su familia formaba parte “del lado perdedor de las Reaganomics”, el estricto y conservador plan económico del entonces presidente Ronald Reagan. La cita habla de los Estados Unidos golpeados y subterráneos que no suele ser el paisaje favorito del cine. No es aventurado anudar la cuna proletaria de la protagonista con el mito de origen del cristianismo, fundado por el hijo de un carpintero y un ama de casa. Otros elementos profundizarán esa relación.

A partir de ahí el relato se presentará dividido en un preludio, dos actos (Génesis y Re-Génesis, nombres que reafirman el enlace con lo religioso) y un finale. Los tres segmentos iniciales están situados en años específicos: 1999; 2000/2001; y 2017. El finale, en cambio, está etiquetado como XXI, refiriendo a estas primeras dos décadas del siglo en curso. Celeste será la única sobreviviente del ataque a la escuela que realiza un compañero, quien mata a todos y se suicida. Pero del modo en que lo presenta la película, casi parece una resurrección. Cuando aún tullida Celeste cante una canción durante el memorial televisado a todo el país, habrá nacido otra estrella.

Y llegan los capítulos. “Génesis” narra los primeros pasos y culmina con la niña perdiendo la inocencia (como el país, en 2001). “Re-Génesis” la encuentra adulta, ególatra, nihilista, violenta y sin rastros de la empatía que mostraba siendo niña. En el quiebre entre ambas partes el film mantiene el subtexto religioso (una parada para rezar en el desierto; una última cena politóxica), pero pierde el carácter ominoso que signa el inicio. La simbología pop se vuelve obvia y la mirada crítica se ablanda, exhibiendo cierta condescendencia autocomplaciente en el reflejo que entrega. Como diciendo: “Sí, somos monstruosos, pero igual nos encanta vernos brillar.”

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ