El ex mandatario brasileño, en problemas

Temer debe volver a prisión

Un tribunal determinó que el ex presidente regrese a la cárcel por casos de corrupción.
Temer estuvo cuatro días detenido en marzo y luego fue beneficiado por un hábeas corpus.Temer estuvo cuatro días detenido en marzo y luego fue beneficiado por un hábeas corpus.Temer estuvo cuatro días detenido en marzo y luego fue beneficiado por un hábeas corpus.Temer estuvo cuatro días detenido en marzo y luego fue beneficiado por un hábeas corpus.Temer estuvo cuatro días detenido en marzo y luego fue beneficiado por un hábeas corpus.
Temer estuvo cuatro días detenido en marzo y luego fue beneficiado por un hábeas corpus. 

Un tribunal de segunda instancia determinó que el expresidente brasileño Michel Temer (2016-2018) vuelva a ingresar a prisión, donde pasó cuatro días encarcelado el pasado mes de marzo por sospechas de corrupción. El político del conservador partido del Movimiento Democrático Brasileño (MDB) había sido beneficiado con un hábeas corpus. Su abogado defensor Eduardo Carnelós lamentó la decisión de la justicia, pero dijo que su cliente la iba a respetar, según informó la prensa local. 

El Tribunal Regional Federal de la Segunda Región de Río de Janeiro determinó ayer por 2 votos a 1 el regreso a prisión de Temer. La decisión “tiene efecto inmediato”, sostuvo un asesor de la corte, que no brindó más detalles. El abogado Carnelós dijo, en declaraciones a periodistas, que “no hay fundamentos” para la prisión del exmandatario, quien llegó al poder en 2016 tras la destitución de Dilma Rousseff, de la que era su vicepresidente.

Según el letrado, Temer se presentará probablemente hoy ante las autoridades, para evitar la “humillación a la que fue sometido” cuando fue detenido en una vía pública de San Pablo el pasado marzo para después ser transferido a la sede de la Policía Federal en Río de Janeiro.

Temer, que el pasado 1 de enero le entregó la banda presidencial al ultraderechista Jair Bolsonaro, fue arrestado tras perder su inmunidad  después de que la Fiscalía lo acusara de beneficiarse de sobornos pagados por diferentes empresas y de ser el principal líder de una organización criminal que desvió cerca de 500 millones de dólares de recursos públicos durante 40 años. Hace dos meses fue preso de manera provisional por un juez de primera instancia y liberado cuatro días después por orden de un magistrado de apelaciones, cuya decisión fue revertida ayer.

Desde que dejó el cargo, Temer, uno de los políticos más influyentes de Brasil y que durante más de una década presidió el MDB, se ha visto cercado por diversas denuncias judiciales. Temer ha negado todas las acusaciones de forma vehemente y se ha dicho víctima de una “persecución política”.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ