Escándalo por relaciones policiales con el narcotráfico en Santa Fe
Los federales que dieron el mal paso
El jefe de la Policía Federal de Santa Fe y cinco subalternos fueron detenidos por presunta connivencia con traficantes de la capital provincial.
Néstor Roncaglia anunció las detenciones.Néstor Roncaglia anunció las detenciones.Néstor Roncaglia anunció las detenciones.Néstor Roncaglia anunció las detenciones.Néstor Roncaglia anunció las detenciones.
Néstor Roncaglia anunció las detenciones. 

Seis integrantes de la delegación Santa Fe de la Policía Federal Argentina (PFA), entre ellos el jefe, el comisario Marcelo Lepwalts, fueron detenidos en la mañana de ayer por sus pares de la División de Asuntos Internos de Buenos Aires, como consecuencia de una investigación conjunta de las fiscalías federales N° 1 y 2, a cargo de Walter Rodríguez y Gustavo Onel, respectivamente, por presuntos hechos de connivencia con narcotraficantes locales.

El comisario general de la PFA, Néstor Roncaglia, anunció la novedad y se adjudicó haber radicado la denuncia a comienzos de este año en forma personal, ante el fiscal Onel. "Hay que dar la cara, para eso estamos", introdujo el jefe ante los medios locales que lo aguardaban en el ingreso de la sede capitalina de la Federal. "Cuando hay malas noticias también hay que darlas a conocer y éste es uno de los casos", prosiguió.

Las escuchas telefónicas a un narco que también fue detenido ayer permitieron desbaratar la cúpula de la fuerza federal local. La pesquisa se inició el 4 de abril, cuando los policías ahora detenidos arrestaron a una persona en un procedimiento callejero. En su poder secuestraron drogas, pero al poseedor lo dejaron ir porque, alegan, era un supuesto caso de "tenencia simple". Lo que no previeron los uniformados fue que el hombre detenido estaba siendo escuchado por otro equipo de investigadores a cargo del fiscal Walter Rodríguez, por lo que se presume la existencia de una coima. En primer lugar, porque la cantidad de droga que aparecía en poder del detenido era menor (el resto sería la hallada en el baño de la delegación); y segundo, por la devolución de un teléfono donde se encontraban anotadas todas las cobranzas que debía hacer por el tráfico de drogas. Como resultado de toda la investigación, la policía allanó la casa del narco que ingresó a la causa por una tenencia simple de estupefacientes el pasado 4 de enero, y en esta oportunidad le secuestraron una piedra de 210 gramos de cocaína de buena calidad (sin estirar), casi 700.000 pesos en efectivo y 1.800 dólares.

En el baño de la Brigada de Investigaciones

de la PFA aparecieron 88 bochitas de cocaína

que habían sido secuestradas en la calle.

"Lamentablemente, tuvimos un grupo de policías que no cumplieron con sus deberes, se alejaron de las normas y delinquieron", sostuvo el comisario Roncaglia. Y luego especificó: "En uno de los casos yo personalmente tomé conocimiento de las inconductas de un grupo de policías de la delegación Santa Fe, me contacté con el fiscal (Gustavo) Onel, vine a la ciudad a hacer la denuncia y se inició una investigación". En ese sentido, reiteró que fue a raíz de "inconductas y actos reñidos con las leyes", que no especificó.

"Paralelo a ello, el fiscal Walter Rodríguez tenía una investigación sobre un narcotraficante que también fue detenido hoy a la mañana", amplió el comisario Roncaglia. "En una oportunidad fue abordado por otro grupo de policías también de la delegación Santa Fe de la PFA y en ese procedimiento en que lo llevan detenido no cumplieron con todas las reglas. Secuestraron únicamente una parte de la droga y uno de los teléfonos que tenía", adelantó el jefe policial.

Luego ratificó su compromiso como máximo representante de la fuerza federal en el país y prometió: "No vamos a esconder la basura debajo de la alfombra. Éste es el motivo por el cual damos la información de estas ilegalidades que investigamos con Asuntos Internos, bajo las órdenes del comisario general Ernesto Cancio".

Roncaglia aclaró: "Tenemos probado el contacto de los policías con vendedores de drogas, pero no así la venta", al tiempo que confirmó el secuestro de "88 bochitas de cocaína sin el resguardo de la cadena de custodia", halladas en el baño de la Brigada de Investigaciones de la PFA local, de las que "podemos presumir que su procedencia es ilegal y por lo tanto el fin es ilegal".

Dicho secuestro fue el producto de los "siete allanamientos" realizados este jueves, "uno de ellos en el interior de la delegación de la PFA y en los domicilios de los policías detenidos", que en total "son seis, y entre ellos el jefe de la delegación", el comisario Marcelo Lepwalts; "un principal, que era jefe de la Brigada; otro oficial y tres suboficiales", detalló.

En un comunicado de prensa enviado en forma conjunta por las Fiscalías federales N° 1 y 2 de Santa Fe, se informó que como consecuencia de las detenciones "las declaraciones indagatorias serán recibidas a la brevedad" en sendos Juzgados federales, por los delitos de: "Encubrimiento triplemente agravado e incumplimiento de los deberes de funcionario público; y tráfico de estupefacientes, falsedad ideológica de documento público, sustracción de elementos probatorios, encubrimiento triplemente agravado, incumplimiento de los deberes de funcionario público, cohecho y falso testimonio; que en ambos casos "se habrían cometido en el marco de investigaciones por infracción a la ley de drogas N° 23.737".

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ