Se trata de "El Cachila", de 33 años; la fiscalía cree que estuvo "antes, durante y después" del crimen
Un procesado como co-autor del femicidio de Lola Chomnalez
El ahora procesado quedó bajo la lupa tras una nueva indagatoria, realizada el lunes, en la que participó una perito semióloga. La fiscalía y la familia Chomnalez sospechan que tuvo al menos un cómplice.
Imagen: Noticias Argentinas

La justicia uruguaya procesó a un hombre de 33 años como co-autor del homicidio de Lola Chomnalez, la adolescente argentina asesinada en diciembre de 2014 en el balneario uruguayo de Barra de Valizas. Luego de que el nuevo fiscal de la causa, Jorge Vaz, realizara otra indagatoria y se hiciera una re-evaluación de las pruebas del expediente, el hombre apodado "El Cachila", quien ya había estado detenido en la causa y había declarado en dos oportunidades, quedó procesado como co-autor por el delito de homicidio agravado por la alevosía, por decisión de la jueza subrogante de Rocha, Rossana Ortega. De acuerdo con el fiscal Vaz, el ahora procesado estuvo presente "antes, durante y después" del homicidio, y el crimen probablemente tuvo un móvil "sexual".

 En la requisitoria de procesamiento, el fiscal detalló que, tras la indagatoria del lunes, en la que participó también una perito semióloga, "surge en forma más que contundente, de acuerdo a su relato, que (el procesado) estuvo presente antes, durante y después del homicidio". De acuerdo con los datos que constan en el expediente, añadió, el hombre y uno o más cómplices obligaron a la adolescente a salir de la playa en dirección a la zona de bosques, detrás de los médanos “probablemente con un móvil sexual”.

El peritaje estableció, además, que el procesado, tiende "a la mitomanía", a "irritarse fácilmente y perder el control de sus impulsos", y tiene un patrón de "desprecio y violación de los derechos de los demás".  Durante la declaración, señaló el fiscal, “surgieron contradicciones y gran distancia afectiva" del acusado "desplazando la responsabilidad del episodio acontecido a la adolescente a artesanos de la zona".

El procesado admitió que se había cruzado con Chomnalez en la playa y contó que le había ofrecido “una estampita” de las que él vendía de manera ambulante por esa época. Luego, aseguró, ella se sintió “mareada” e intentó auxiliarla pero halló que "no tenía pulso", tras lo cual él se asustó y se fue.

Para el abogado de la familia Chomnalez, Juan Williman, el procesado fue copartícipe del crimen de Lola, en el que actuó al menos otra persona. El abogado recordó que el imputado fue "el último en ver a Lola con vida y también la vio muerta y, si bien en declaraciones anteriores aportó su versión de los hechos, el lunes, al ser indagado "tuvo una actitud restrictiva para hablar del episodio".

El había sido demorado el lunes por la tarde, luego de una audiencia indagatoria convocada por el fiscal Vaz y en la que también participó una perito semióloga. El fiscal informó que, durante la diligencia, "la perito logró determinar que el sospechoso, cuando hablaba de cosas que no le generaban preocupación tenia un lenguaje no verbal cómodo y cuando se le preguntaron cosas relativas al homicidio tenia gestos restrictivos, hacia ademanes y movimientos corporales. Eso complicó su situación".

El lunes por la noche, en un comunicado la Fiscalía de Uruguay había adelantado que existían "elementos de convicción suficientes para imputar" al sospechoso por el delito de "Homicidio Muy Especialmente Agravado en calidad de co-autor". La jueza, sin embargo, restringió la acusación a homicidio agravado por alevosía.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ