Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Las12



  Encuentr.gif (5319 bytes)
Feprabot.gif (875 bytes)

 



SOBRE LA COMPLICIDAD CIVIL CON EL TERRORISMO DE ESTADO
Terror y fraguada ignorancia

psico01.jpg (12387 bytes)

Tato Pavlovsky aborda “el gran tema de todos los genocidios, el menos explorado”: el de la subjetividad colectiva que los hace posible. Sobre la base de un fenómeno designable como “ignorancia fraguada”, un sector de la población sostuvo al terrorismo de Estado, en Alemania y en la Argentina.

“Estos sectores funcionaban como un colchón social acrítico.”
“Hoy conviven en la democracia, y ejercen su singular poder.”

Por Eduardo Pavlovsky

Ultimamente parece abordarse desde diferentes medios la compleja temática de la complicidad civil como sostén ideológico de la dictadura militar y el genocidio. Horacio Verbitsky lo hace poniendo el foco de luz en las intendencias políticas radicales y peronistas durante el proceso y, desde otro espectro ideológico, Mariano Grondona se pregunta en su programa: “Pero, aparte de los monstruos que reprimían, ¿qué hacíamos los demás?”. Creo que la complicidad es el gran tema de todos los genocidios y tal vez haya sido hasta hoy el menos explorado.
Cuando todavía hoy observamos que un sector de la población tucumana vitorea al gobernador Bussi, represor conocido del proceso y hoy descubierto con cuentas bancarias no declaradas en Suiza, uno no puede dejar de reflexionar. Es un caso emblemático para comprender la intrincada y compleja problemática del terrorismo de Estado. Bussi, no lo olvidemos, fue elegido gobernador de la provincia de Tucumán en elecciones libres.
Deberíamos recordar que durante el proceso militar un sector de la población por variadas y múltiples circunstancias fue complaciente o indiferente al terrorismo de Estado. Wilhelm Reich lo señaló hace años en ese memorable libro titulado Psicología de las masas del fascismo, donde abordaba el espinoso tema de la complicidad civil durante el nazismo. Convengamos que durante el proceso militar y mientras un sector de la población era vilmente torturado y asesinado por las fuerzas armadas, otro amplio sector de la población tuvo que soportar el terror, permaneciendo y resistiendo heroicamente en el país, sobreviviendo como exiliados en su propia patria. Algunos, preferentemente del sector de la clase media, pudimos salir del país y vivir en el exilio. O sobrevivir. Algunos compañeros, como el actor Luis Politti, no pudieron sobrevivir el destierro.
Pero hubo también otro gran sector de la población que permaneció en el país sin miedos ni terrores y que alguna vez definimos como la “mayoría silenciosa” o “la masa gris astizforme”. Ese sector permanecía ajeno al genocidio. Parecía ignorar lo que ocurría. De este sector, que incluía una amplia gama de la clase media, muchas veces llegaban en sus viajes a los países del exilio de los argentinos relatándonos los magníficos proyectos personales que estaban gestando en el país.
Lo interesante es que muchos de ellos ni siquiera apoyaban al gobierno militar. Funcionaban sin embargo como un gran colchón social acrítico. Se los veía felices con sus compras y los numerosos viajes que emprendían. El festejo del Mundial del ‘78 y la convocatoria a Plaza de Mayo por la recuperación de las Malvinas, con el dictador de turno en el balcón, fueron dos singulares fenómenos sociales que ocurrieron durante el Proceso.
Insisto en el sector de la población que funcionó como una masa acrítica, porque fue ese sector precisamente el que facilitó aun sin saberlo que un país del horror tuviera la contrapartida de un país feliz. Esta gente indiferente es la que permitió que las fuerzas armadas pudieran cometer los crímenes aberrantes con tal grado de impunidad.
Hace unos años tuve la ocasión de asistir a la proyección de una película realizada por un joven cineasta alemán, donde se abordaba la temática familiar durante el nazismo y donde se mostraba el entretejido hitleriano en los vínculos familiares. Según me informaron, esta película fue prohibida de exhibir en Alemania Occidental. Tal era el patetismo de los lazos familiares hitlerianos en la Alemania nazi. Nadie quería verse retratado ni reconocido. La complicidad civil como fábrica familiar en un entretejido que atravesaba los cuerpos de los miembros de la familia. Cada uno vigilando al otro. La SS casera. En aquel tiempo para la mayoría silenciosa alemana era una técnica extendida saber lo menos posible: “Nuestra ignorancia nos permitía vivir”. Esa ignorancia fraguada fue la que permitió el Holocausto y los crímenes de guerra. Entre nosotros, creo que tenemos que intentar comprender este fenómeno que surge “entre” lamaquinaria represiva y los reprimidos. El gran sector apático y fláccido. El colchón acrítico.
Este sector también convive hoy en la democracia, ejerciendo su singular peso de poder para facilitar el punto final, la obediencia debida y el indulto. Siempre ejercen su poder como mayoría silenciosa.
En su reciente libro Los verdugos de Hitler, Goldhagen señala que el holocausto no sólo se produjo en las cámaras de exterminio a cargo de algunos sádicos, sino en muchos alemanes “normales” representativos de distintos estratos de la sociedad. Lo monstruoso se produce cuando en una sociedad el crimen aberrante se interioriza como normal.
El tema nos introduce en el desafío de la comprensión de la compleja trama de la complicidad civil en todos sus matices y variables, y para que esto ocurra debe darse necesariamente la interiorización de una subjetividad complaciente de gran parte de la sociedad, a los fenómenos aberrantes de la tortura y de la represión.

 


 

DESAPARICION DE LA PSICOLOGA MARIA ROSA PACHECO
“El poder corrupto da versiones”

Por Elina Aguiar *

María Rosa Pacheco de Balmaceda trabajaba como psicóloga consultora del Prise (Programa de Reformas e Inversiones del Sector Educativo), organismo dependiente del Ministerio de Educación de San Juan, y en una organización destinada a la recuperación de adictos. Fue (Página/12 del 15 de junio pasado) a visitar a su madre internada en un sanatorio custodiado por una agencia de vigilancia privada (donde se desempeñan entre otros un acusado de secuestros extorsivos durante la dictadura militar que figura en el Nunca Más). A las 22.30 salió de la habitación de su madre. Luego nadie nunca más la vio. A una cuadra del sanatorio está la Central de la Policía de la Provincia de San Juan. Nunca más apareció su cuerpo. La policía ofrece versiones falsas que se contradicen al aparecer su auto días después quemado y sin ruedas. Hubo irregularidades, falta de investigación y pruebas falaces.
El poder corrupto da nuevas versiones “oficiales” sobre María Rosa, y señala al marido y a su hermano como instigador y asesino, sin pruebas. Hoy están presos y siendo juzgados. La APDH denuncia esas irregularidades. También la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). ¿De qué asuntos tramados impunemente se habrá enterado María Rosa, que necesitaron hacerla desaparecer? las víctimas (los hermanos Balmaceda) son transformadas desde los estamentos del poder corrupto en victimarios. Hoy los hermanos Balmaceda son acusados y se los mantiene procesados y presos desde hace dos años y nueve meses, violando impunemente los tratados y leyes nacionales e internacionales.

* Coordinadora de Salud Mental de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH).

 


 

RAUL SCIARRETTA EN EL HOSPITAL
El filósofo espera ayuda

El filósofo Raúl Sciarretta está internado en el Hospital Ramos Mejía y necesita ayuda económica. Autodidacta y célebre, en ambientes intelectuales, por sus clases de filosofía y sus aportes a la enseñanza de Jacques Lacan, su estado es “serio, aunque no grave”.
Sciarretta es reconocido como maestro de generaciones de psicoanalistas y filósofos, a quienes trasmitió sus conocimientos de autores como Hegel, Marx, Heidegger y los presocráticos. Ya en 1952 fue asesor del ministro Ramón Carrillo y, en los 60, uno de los que condujeron Eudeba. Fundó y dirigió la revista Aletheia, y en Francia dictó conferencias en la Salpêtrière.
María Massa, psicoanalista y docente en la Facultad de Psicología de la UBA, quien fue su discípula, contó a este diario que “desde hace un mes y medio está en el Ramos Mejía, piso 2, cama 200 de clínica médica. Llegó a la internación en un estado de abandono, y está en bancarrota económica”. Sciarretta estuvo cuatro días en terapia intensiva, y ahora su estado “no es grave pero sí serio”, según allegados.
Un grupo de personas empezó a colaborar económicamente con Sciarretta, y el diputado Raúl Zaffaroni presentó en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires un proyecto para que se le otorgue una pensión. “Lo que más se necesita es ayuda económica”, dijo Massa: los aportes se reciben en la Asociación Psicoanalítica Argentina, Rodríguez Peña 1674; 4816-0910, 48140757. Para comunicarse con su grupo de amigos, el 582-5152.

 

 

POSDATA

posdata
[email protected] com.ar es la dirección electrónica de estas páginas.

Intervenciones. Seminario “Las intervenciones del analista”, con I. Vegh, C. Brück, A. Hilzerman, P. Cancina, T. Yuan, B. Bulacio, I. Lewkowicz, E. Galende, el 26 de 9.30 a 16.30. Círculo Psicoanalítico Freudiano. 47713234.
Anorexia. Jornada: “Anorexia y bulimia: interrogantes y dificultades en la clínica”. El 26 de 8.30 a 16. Fundaih, 4827-0980.
Hospitalarias. “Seguridad de la práctica y la transmisión en instituciones hospitalarias”, jornadas del Ameghino, del 8 al 10 de setiembre. Recepción de abstracts hasta el 8 de julio. Córdoba 3120, 4882-1202.
Interpretar. Reunión del Club de Analistas Círculo Freudiano con Carlos Pérez, Sergio Rodríguez, Norberto Rabinovich y otros, el 26 de 9.30 a 19 en el Complejo La Plaza. Gratuito.
Psicodiagnóstico. Seminario de evaluación con técnicas gráficas y test de Wartegg en la Asociación de Psicodiagnóstico, desde el 5 de julio, y foros sobre evaluación grupal desde el 3. 4827-0980.
Kristeva. El 29 a las 21 en Sociedad Porteña de Psicoanálisis, por Beatriz Gercman, “Kristeva, una crítica al materialismo en política”. 4961-0996.
Lacan. “El olvido de Lacan”, por Teodoro Lecman, y “La represión de Lacan” por Norberto Rabinovich, el 28 a las 20 en Centro Psicoanalítico Argentino, Uriburu 1345. 4822-4690. Gratuito.
Ferenczi. “Ferenczi versus Freud”, con Pedro Boschan y Ricardo Avenburg, hoy a las 20 en Vicente López 2220. Gra-tuito.
Sexualidad. “Sexualidad infantil, usos y abusos del poder adulto”, con Juan C. Volnovich, Jorge Volnovich, Alicia Ganduglia e Irene Meler, hoy de 20 a 22 en Av. de Mayo 950 1º. Foro de Psicoanálisis y Género de APBA. Gratuito.
Psicosis. Seminario de tratamiento de las psicosis en Fundación Brizna, dirigida por I. Vegh y L. D’Agostino. El 26 de 9 a 17. 4796-4808.
Malestar. Jornada clínica “Malestar y subjetividad” en la Facu de Psico, el 26 de 10.30 a 17.30 con M. Chirico, A. Donghi, A. Pelorosso y otros. 4932-6001. Gratuito.


cartas

Leo constantemente sus temas psicológicos. Quisiera alguna nota dedicada a madres solteras y la relación con los hijos ante la ausencia de padre. Es un tema que no sólo pasa por los embarazos en la adolescencia sino por el creciente número de mujeres que deciden dar a luz solas o adoptan siendo solteras. Quiero felicitar a la doctora Eva Giberti. Me emociona su constante y coherente militancia en el buen sentido de la palabra. Gracias y cariños.
Cecilia Casamajor. ([email protected])

Leí el artículo del doctor Marcos Bernard sobre “Vulnerables” y me aclaró, porque ese programa de tevé no me cerraba. Así que les quería pedir el teléfono de la Asociación Argentina de Psicología y Psicoterapia de Grupo.
Daniela Mollo. ([email protected])
R.: Los teléfonos son: 4771-0247, 4772-7479, 4774-6465.


PRINCIPAL