Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Las12



  Encuentr.gif (5319 bytes)
Feprabot.gif (875 bytes)

 



REPORTAJE AL PSICOANALISTA ESPAÑOL CESAR BOTELLA“
La OTAN y sus psicólogos no se enteraron”

psico01.jpg (16105 bytes)

Un recorrido por las razones de la violencia contemporánea desemboca en el oscuro amor que los pueblos pueden sentir por sus tiranos.

Un ciudadano serbio besa el retrato de Slobodan Milosevic.
“A la hora de decidir, la OTAN desestimó la vocación suicida.”

Por María Esther Gilio

El psicoanalista César Botella dialogó con Página/12 sobre la vigencia de los principios del psicoanálisis, la psicoterapia psicoanalítica, sobre los aportes de las mujeres al psicoanálisis... y sobre Milosevic. Botella cruzó el Atlántico para participar en el Encuentro Internacional “Psiquiatría, psicología y psicoanálisis frente a las problemáticas de la salud mental en el siglo XXI”, en Buenos Aires, y en la conferencia que la Asociación Psicoanalítica Internacional organizó en Montevideo. Nacido en España y formado en Francia, a donde llegó a los 20 años, Botella habla un español fluido y rico que a menudo salpica de vocablos donde sus dos lenguas, trenzándose de manera caprichosa, dan lugar a palabras muy curiosas. La sorpresa, y a veces la risa indisimulable de su interlocutor, lo lleva a levantar, con expresión aterrada, los ojos y los brazos hacia el cielo al tiempo que exclama: “¡Dios mío, si me escuchara mi padre!”. –En este siglo la existencia de la violencia aparece como un fenómeno que se ha venido agudizando a través del tiempo. ¿El terapeuta detecta este fenómeno en la clínica? –No, yo diría que el fenómeno de la violencia se manifiesta más bien en lo colectivo. Allí el psiquismo del individuo hace una regresión que se adapta a una colectividad. En el nazismo el individuo deja de pensar por él mismo y funciona únicamente según el líder que dirige. En ese momento todo el mundo es igual y todo el mundo está calcado del líder. –¿No hay superyo que controle en ese caso? –Desaparece el superyo individual, lo que hay es un superyó colectivo: la patria, la fuerza étnica que no pueden cuestionarse. Son así porque el líder lo ha dicho. Con todos los juicios que se han hecho a ex nazis como Eichmann, o Papon en Francia, es posible ver que estos hombres en ningún momento se sienten culpables. Han funcionado siguiendo las leyes de esa colectividad y la culpa no existe. “Yo no he hecho nada más que obedecer”, decía Eichmann con la mayor naturalidad. “Yo obedecía las leyes con total responsabilidad: he gaseado miles de personas”. –A todo esto nos llevó mi pregunta sobre las nuevas patologías, la anorexia por ejemplo. Usted dijo que no encuentran nuevas, que lo nuevo era su publicidad a partir de los medios. –Sí, eso es lo nuevo, mientras lo viejo es el sufrimiento. El sufrimiento en tiempos de Freud es igual que el sufrimiento hoy. –Hoy es corriente hablar de somatización, de enfermedades psicosomáticas. ¿Usted diría que se trata de un fenómeno nuevo? ¿O cree que era tan frecuente en la época de Freud como ahora? –Yo creo que lo psicosomático como forma de expresión de conflicto está más extendido hoy en día. Veamos una situación concreta. Hoy el romanticismo ha desaparecido. En el siglo pasado sufrir, sentir angustias existenciales, la histeria, estaban bien vistas socialmente. –No perjudicaba a nadie poseer alma sufriente. –Nada. Hoy día hay que ser eficaz. Un joven de empresa, un joven triunfador, no puede andar sufriendo, no puede estar angustiado. El tiene que ser operante. Hay una especie de robotización del hombre quien expresa sus conflictos somatizando o realizando actos violentos inconscientes. –¿Se refiere a accidentes? ¿Choques, caídas? –Sí, claro. Como es inaceptable estar angustiado o deprimirse, el problema no se puede resolver psíquicamente. Un yuppie no puede estar deprimido. Lo que sí puede, y muchísimos lo hacen, es beber bastante. Para muchos ésa es una salida. Y si un día un médico dijera “Usted no puede beber más, su hígado no lo resiste”, ese hombre pasará a tener síntomas de desequilibrio muy claros o cogerá una enfermedad que será somatización de su problema psíquico. –¿Cómo juzga usted, psicoanalista que vive en Europa, la decisión de la OTAN de atacar Yugoslavia? –Hay algo en lo que creo que todos estamos de acuerdo. Una parte de la población de los territorios atacados estaba siendo exterminada, y había que hacer algo para impedirlo. Es en la forma de hacerlo donde surgen las discrepancias. ¿Por qué esto no se hizo antes? Y sobre todo ¿por qué se hace de esta manera? La manera indica una falta total de perspicacia en cuanto al carácter de un dictador y en cuanto a lo que puede producirse en una población cuando es masivamente atacada. Es evidente que la mayor parte de los serbios no está al corriente de la depuración étnica llevada a cabo por las tropas de Milosevic. Es posible que algunos no lo sepan. Pero veamos lo que pasó en España cuando ésta fue bloqueada después de la última guerra. La gente decía ¿pero por qué nos bloquean?, ¿qué hicimos? Nadie pensaba que el bloqueo no era contra ellos sino contra Franco. El bloqueo determinó que la población se uniera. ¿En torno de quién? En torno de Franco, caudillo por la gracia de Dios. –Pobre Dios. –Claro, pobre. A mí me extraña cómo los especialistas de la OTAN, del Pentágono no hayan visto esto. ¿Cómo los consejeros, especialistas, psicólogos, no vieron el peligro que entrañaba Milosevic, si conocían su pasado, su infancia? Cualquier psicólogo que examinara su infancia tenía que ver su vocación suicida. Era evidente que nada ni nadie lo haría detenerse y dar marcha atrás. –¿Cómo fue su infancia? –Su madre se suicidó cuando él tenía 7 u 8 años; el padre se suicidó cuando él era un adolescente de unos 20 años, y un tío, que fue muy importante para él, se suicidó pocos años después, cuando él estaba llegando a los 30. Alguien cuya vida estuvo tan vinculada a la muerte podía tener una especial tendencia a la autodestrucción. La muerte es para él algo natural, presente en su vida de cada día. Para mí es evidente que la vocación suicida de Milosevic no fue tenida en cuenta a la hora de decidir qué se hacía. –Es curioso, a los americanos les pasó lo mismo hace cuarenta años en Playa Girón, cuando los especialistas aconsejaron a Kennedy la invasión a Cuba porque “los cubanos los recibirían con flores y vivas”. –El enemigo que ataca desde afuera no separa, une. Así se trate de familias o pueblos. Pero además, en el caso de Milosevic, aparte de los detalles particulares de su vida, hay que tener en cuenta que es un dictador. Los dictadores tienen una especial capacidad para manejar las multitudes, capacidad para provocar en ellas reacciones a su favor. Creo que si hubieran tenido en cuenta estas dos cosas, su pasado y su rol como dictador al frente de Yugoslavia, la decisión no podía haber sido la que fue.

 

Enpsiclopedia

Por Rudy *

Ayer, 13 de octubre, fue el Día del Psicólogo. Millares de profesionales aguardaron esperanzados la llegada de un obsequio, un saludo, o un paciente, que les hicieran sentir que ese día era distinto de los demás. Si los niños esperan ansiosos el Día del Niño, y las madres se sienten homenajeadas en el Día de la Madre, ¿por qué no los psicólogos, a quienes la transferencia coloca en lugares infantiles, o maternales, o ambos al mismo tiempo, según lo que el paciente fantasee para la ocasión?

Seguramente usted tuvo en cuenta ese día y le obsequió a su analista un hermoso libro, escrito por él mismo. El habrá dicho, emocionado: "¡Gracias, no lo había leído aún!". No tema: los psicoanalistas pasan tanto tiempo leyendo lo que escriben sus colegas, para poder criticarlos, que a veces no tienen un momento libre para leer sus propios libros: y además ¿para qué leer algo que no se ha de criticar luego?

Quizás usted se dijo: "¿Para qué le voy a llevar un libro, si ya tiene muchos? ¡Mejor le llevo una fobia, una obsesión o cualquier otro síntoma, que son más artesanales y además son gratis!". El problema con este tipo de obsequios es que, aunque su analista se lo agradezca, a lo largo de la sesión usted se dará cuenta de que a él no le gustó, o que muchos pacientes ya le regalaron lo mismo, y saldrá del consultorio con el regalo que trajo, con la idea de cambiarlo, o bien de quedarse usted con el síntoma y comprarle el libro.

Existe la posibilidad de que usted no le haya regalado nada a su psicólogo. No hay excusas para este error. No vale decir que usted no se analiza, o que su analista es médico, o que de acuerdo con la transferencia en este momento su analista está ubicado en un rol paterno, y que ya le hizo un regalo en el Día del Padre (a pesar de ser una analista mujer). Su analista igual se merece un regalo. Usted se merece hacerle un regalo a su analista, y sentir que su obsequio es mucho más bonito que los que le hayan hecho sus otros pacientes, al menos en el lapso de su sesión. No importa el tamaño del presente: si es un buen analista, él sabrá interpretarlo.

Como no es mi intención cargar de culpa a nadie, quiero terminar esta columna con una sugerencia reparadora: si usted finalmente decide no hacerle ningún regalo a su analista, bueno, no importa, el domingo es el Día de la Madre, y puede regalarle el mismo libro a ella.

* Autor de Buffet Freud, edición actualizadísima, recientemente publicado por Editorial Planeta.

 

 

POSDATA

Niñez. Jornada sobre la niñez y adolescencia, el 16 de 8 a 16.30 en Av. de Mayo 1902, Ramos Mejía. Red de Instituciones por los Derechos del Niño y Adolescente de La Matanza. Gratuito. 4695-3880.
Violencia. "La violencia social en el fin del milenio", jornadas interdisciplinarias del Hospital Borda y el Sanatorio Municipal Julio Méndez. 26 y 27 de 9 a 18. Gratuito. 4304-1264, 4902-7070 int. 173.
Equipos. "Cómo se coordinan equipos de trabajo", por Elizabeth Gothels en Instituto de Investigaciones Grupales, el 23 de 14 a 18. 4833-7808.
Sistémica. Congreso Interamericano de Psicoterapia Sistémica "Organizaciones Familiares Actuales", 5 y 6 de noviembre. 4393-3437.
Alimentaria. Jornadas "Trastornos de la conducta alimentaria", el 21 de 8 a 12 en Hospital Rivadavia. Gratuito.
Vejez. Jornada de Psicología de la Vejez, el 16 de 8.15 a 19 en Facu de Psico, 4932-6001 int. 133.
Amor. Presentación del libro El amor en el psicoanálisis, el 16 a las 14 en Universidad Kennedy, B. Mitre 2152.
Familiar. Jornadas de Actualización en Violencia Familiar, desde hoy a las 21.30 en Universidad Maimónides, Hidalgo 775. 4982-8488.
Sciarreta. Homenaje a Raúl Sciarreta, con Roberto Harari, Héctor Rúpolo, Mauricio Szuster e Isidoro Vegh, el 18 a las 21 en Suipacha 948. Gratuito.
Ciencia. "Ciencia y psicoanálisis" con Juan Samaja en Sociedad Porteña de Psicoanálisis, el 19 a las 21.30. 4961-0996.
Reich. "La psicología social de Wilhelm Reich", desde el 19 a las 21 en Facu de Psico, Independencia 3065. Gratuito.
Tango. "Tangos para cantar en el diván", de Carlos Pérez, el domingo a las 20 en Mahler Café, Paseo La Plaza.

Mail de estas páginas: [email protected] Fax: 4334-2330.


PRINCIPAL