Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


Murió Estévez Boero, un socialista de toda la vida

Tenía 69 años. Militó desde muy joven. Fue presidente de la FUA y llegó a ser candidato a presidente por el socialismo. En cuatro ocasionesfue elegido diputado nacional. Elogios de Alfonsín y De la Rúa.

Guillermo Estévez Boero, líder del Partido Socialista Popular.
Contrajo una neumonía cuando fue a presenciar las elecciones chilenas.


t.gif (862 bytes) Se encontraba en peligro desde que se le descubrió un cáncer de médula. Pero la neumonía que se pescó en Chile, cuando fue a presenciar la segunda vuelta que ganó el socialista Ricardo Lagos, fue fatal para la salud de Guillermo Estévez Boero, que murió ayer a los 69 años. El diputado y líder histórico del Partido Socialista Popular (PSP) comenzó militando en la Universidad del Litoral. Presidió la Federación Universitaria Argentina, fue el primer dirigente socialista que accedió a una banca desde la muerte de Alfredo Palacios y fue electo cuatro veces diputado nacional.
 Estévez Boero nació el 28 de diciembre de 1930 en Santa Fe y comenzó a militar cuando ingresó a la carrera de derecho. Durante sus años de facultad ocupó la presidencia del Centro de Estudiantes y encabezó la Federación Universitaria local, hasta que en 1959 asumió la jefatura de la Federación Universitaria Argentina (FUA). En esa época, el joven que ya se vestía de manera formal fundó el Movimiento Nacional Reformista, la corriente estudiantil del socialismo. Sus primeros años de militancia marcaron para siempre su discurso: a lo largo de los años continuó defendiendo el ingreso irrestricto y la Reforma Universitaria de 1918.En 1972 fundó el Partido Socialista Popular (PSP). El peronismo arrasó en las elecciones que se celebraron un año después y Estévez Boero cayó en la cuenta de la importancia de un acercamiento con el PJ. Luego del obligado paréntesis de la dictadura, propuso en 1983 que su partido llevara a los candidatos del justicialismo. No hubo hipocresía en el acercamiento. “No comprender el fenómeno del peronismo y haber participado de la revolución libertadora fueron los dos grandes errores históricos del socialismo”, aseguraba siempre.Luego del triunfo radical de 1983, el PSP se unió al Socialismo Democrático para fundar la Unidad Socialista. Fue un momento histórico para los socialistas, que por primera vez desde 1958 recompusieron el tronco del viejo Partido Socialista. “Queremos construir un punto de referencia en la realidad”, señaló Estévez Boero, que como candidato a diputado por Santa Fe propuso nacionalizar la banca y el comercio exterior. Aunque en esa oportunidad no logró ingresar, volvió a presentarse –esta vez con éxito– en 1987. Fue el primer diputado socialista que llegó al Congreso luego del vacío de 22 años que se produjo con la muerte de Alfredo Palacios en 1965, en una banca que ocuparía de manera ininterrumpida hasta su muerte. Lector empedernido, Estévez Boero amaba la música clásica y la historia argentina. Tomaba mate todo el tiempo y era adicto al bife con ensalada. En 1989 fue candidato a presidente, con Alfredo Bravo como compañero de fórmula. Un par de años después, como líder del PSP, logró que su partido ingresara como miembro pleno de la Internacional Socialista, desplazando al radicalismo que sólo pudo participar en carácter de observador. Estévez Boero aceptó, luego de intensas negociaciones con el PSD, el ingreso de la Unidad Socialista al Frepaso, que lo candidateó para gobernador en 1995. Más tarde dio el visto bueno para la unión con el radicalismo, lo que le permitió a la Alianza controlar la intendencia de Rosario. Dedicó sus últimos años al trabajo en la Comisión de Relaciones Exteriores y fue uno de los responsables del acuerdo limítrofe con Chile por los Hielos ContinentalesUn año atrás se le descubrió un cáncer de médula. Aunque la operación realizada hace cuatro meses en los Estados Unidos fue exitosa, Estévez Boero tenía las defensas debilitadas y no pudo resistir la neumonía. Murió ayer a las cinco de la tarde en el Sanatorio Fleni de un distress respiratorio. Sus restos fueron velados ayer en el Congreso y serán trasladados hoy a Rosario.“Los argentinos, los radicales, despedimos con dolor y respeto a un hombre íntegro y honesto, a un ejemplo”, señaló ayer Raúl Alfonsín. “Fue un consecuente y permanente luchador por los ideales del socialismo”, dijo Alfredo Bravo. “Guillermo fue el alma del socialismo popular. Su muerte es una pérdida irreparable para la paz, la democracia y la solidaridad”,aseguró Rubén Giustiniani. “Prestó grandes servicios al país. Fue un verdadero demócrata y hombre extraordinario”, sostuvo Fernando de la Rúa.

 

 

PRINCIPAL