Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


Su sinceridad dejó al filonazi fuera de carrera

El Partido Nacionalista Constitucional le pidió a Carlos Pillmaier que renuncie a su postulación a jefe de gobierno porteño.

Carlos Pillmaier dio a Página/12 su primera y última entrevista como candidato porteño.
“Desconocíamos por completo que él (Pillmaier) tuviera tal desprecio por la realidad histórica”, dijo Asseff.


Por Fernando Almirón

t.gif (862 bytes) Carlos Pillmaier ya no es el candidato a jefe de gobierno. El Partido Nacionalista Constitucional le pidió que renuncie a su postulación después de leer en Página/12 del último domingo el primero y último reportaje de su breve carrera política. Durante la entrevista, el ahora ex candidato aseguró que “el holocausto es una palabra inventada como puede ser polo sur”; estimuló la formación de niños scouts para que aprendan a “querer a la policía y defender las Iglesias”; propuso reemplazar el actual asfalto por “calles de adoquines que son inspiración de poetas y alegría de los gorriones”; y afirmó que Alemania “es la más grande de las naciones”. “Pillmaier desfiguró por completo los principios nacionalistas”, señaló el presidente del PNC, Alberto Asseff (ver aparte).
El lunes por la mañana la mesa directiva del Partido Nacionalista Constitucional se reunió en torno de un ejemplar de Página/12 en el que se reproducía la entrevista realizada a Carlos Pillmaier, un hombre que se presenta con la copia de su amplio currículum en el que figura como pintor, escultor, escritor, periodista, librepensador y docente en autoconstrucción de cabañas.
“Fue una revelación para nosotros. Desconocíamos por completo que él (Pillmaier) tuviera tal desprecio por la realidad histórica del mundo, que no supiera lo que representa el Holocausto”, afirmaron fuentes del nacionalismo. “Desconocíamos –señaló Asseff, presidente de PNC– que la persona elegida como nuestro candidato a jefe de gobierno hacía el saludo del sol (que tomaron como propio los nazis) y que gustaba de situar a Alemania en el pedestal del mundo, cosa que no compartimos ya que el pedestal tiene que estar en nuestro país, y punto.”
Y más. Los nacionalistas juran que “desconocíamos que Pillmaier fuera tan ligero en desfigurar el sentido de nuestro programa de gobierno y las preocupaciones de la gente. Hoy la población no está preocupada por la sinarquía internacional, sino por el tema de la inseguridad”.
La renuncia de Pillmaier como candidato a jefe de gobierno por el nacionalismo se presentó ayer ante la Justicia. Su lugar será ocupado por quien lo acompañaba en la fórmula, Silvia Zimmermann, que será secundada por el odontólogo Miguel Angel Chio. Alberto Asseff ocupa el primer lugar en la lista para legisladores porteños.
A qué se dedicará Pillmaier ahora que no hace política, las claves están en un folleto que lleva por título su nombre, el que dice textualmente: “Te invito a conectarte con los vientos, sombras, perfumes de mi barrio donde brotan los pájaros gorriones. Tengo huertos transparentes, junto a la Barca azul del Riachuelo verá el Altar Ceremonial donde guardan sus alas los Angeles”.
En el mismo folleto propone participar “(...) en la construcción de ‘La Casa de los hijos del Sol’ (museo), a instalarse en el Club `Valle del Aguila Dorada’, sobre ruta 243, desde El Bolsón, desvío Maitén, en el Altiplano `”El Repollo’ y frente al Lago Sheffield”.
Gracias.


Luz roja

El ministro de Justicia, Ricardo Gil Lavedra, y la subsecretaria de Derechos Humanos, Diana Conti, presentaron ayer un escrito ante la jueza federal María Romilda Servini de Cubría en el que le reclaman que no habilite como fuerzas políticas a los partidos Nuevo Orden Social Patriótico (PNOSP) y Nuevo Triunfo (PNT).
“Se trata de dos organizaciones cuya ideología sería contraria a los principios fundamentales de un Estado de Derecho y de una sociedad democrática”, sostuvieron Gil Lavedra y Conti. Según los funcionarios, ambas fuerzas, cuyo referente es el ultraderechista Alejandro Biondini, realizan “una exaltación de la violencia y una exhortación, de modo permanente, al odio por quienes pertenecen a la comunidad israelí nacional o internacional a la vez que reivindican a Adolf Hitler y hacen un uso frecuente y habitual de la cruz svástica y otros símbolos nazis”.

 

 

opinion
Por Alberto Asseff *

Sentimientos nacionales

Esta es la posición del Partido Nacionalista Constitucional –PNC– sobre los temas abordados por el periodista Fernando Almirón en la entrevista que le efectuó a Carlos Pillmaier, publicada el domingo 19. Empero, intentaré algunas clarificaciones. Espero no ser ni discriminado ni etiquetado por portación de sentimientos nacionales.
Holocausto: fue una página criminal del siglo XX, excecrable, lacerante, repugnante. Pido, en nombre del PNC, perdón a todos mis compatriotas judíos y a todos los judíos del mundo, porque algunas palabras de Pillmaier los han herido en sus sentimientos. Esos desconceptos de Pillmaier no nos representan y nos sorprendieron. Quiero que lo sepan.
Nazismo: ese movimiento pagano y feroz fue y es puro estiércol. Además, hundió a la propia Alemania en un colosal dolor y horror, que se extendió al mundo.
Nacionalismo del PNC: no es “radicalizado” como sostiene ligeramente Almirón, sino moderado, tal como lo necesita el país. Tanto, que hasta me asombro yo mismo de la mesura del PNC.
Dios, Patria y hogar: no son delitos ni, esperemos, lo serán en el futuro. Quiero reivindicar el derecho de millones de argentinos para creer en Dios, amar a la patria y vivir en un hogar. No veo cómo la vida podría mejorar sin Dios, sin Patria y sin Hogar. ¿Ideología? ¿Fundamentalismo? ¿Totalitarismo? No comprendo por qué podría tacharse con esos calificativos a un sentimiento tan noble y benéfico.
Derecha: no soy derechista y el PNC, por supuesto, tampoco. Pero, en todo caso hay dos derechas: la económica y la política. La económica es concentración de la riqueza, extensión de la pobreza, desigualdad e injusticia. La segunda es, en cambio, la búsqueda del orden. Orden es que quien trabaja tenga, además de la dignidad, una retribución equitativa. Que quien no trabaja pueda conseguir trabajo. Que el Sur tenga iguales posibilidades que el Norte –en la ciudad, en el país y en el mundo–. Orden es que el delincuente esté entre rejas y que el honesto tenga libertad para andar por su ciudad. Hoy, la gente vive enrejada y los delincuentes –incluidos los corruptos de guante blanco– son dueños de la calle y de la escena político-social.
Candidaturas: nunca fui candidato a presidente como erradamente sostiene Página/12. Pero lo seré. Tampoco fui 12 veces candidato. Sólo tres veces fui postulado para diputado y en una de ellas obtuve 200 mil votos. Dos veces renuncié a diputaciones que eran número puesto. Fueron, en 1973, cuando Perón me nominó y yo decliné, y en 1985, ocasión en que Cafiero me la ofreció y yo rechacé, agradeciendo.
Corrupción: los corruptos no tienen ideas, salvo las de cómo estafar y robar. Yo soy intolerante con los corruptos. ¿Página/12 coincide con mi intolerancia? ¿Qué pensarán los lectores al respecto?

* Presidente de la Junta Nacional del PNC.

 

LAS CUENTAS DEL GENERAL NO CIERRAN
Bussi, el mentiroso

El Congreso difundió las declaraciones juradas del ex dictador tucumano. Despegue patrimonial, pero nada de las cuentas suizas.

Por Felipe Yapur

Cuando el represor Antonio Bussi asumió como diputado nacional en enero de 1994, tuvo que presentar su declaración jurada patrimonial. El documento en cuestión es una carilla redactada a mano por Bussi, y que ayer el Congreso hizo pública en el marco de la investigación que se realiza para determinar si tiene capacidad moral para acceder a una banca de diputado. Bussi sólo reconoció un departamento, un auto y un plazo fijo que suman 375.000 pesos, según su propia cotización. Sin embargo, un año más tarde el ex dictador volvió a redactar otra declaración jurada, esta vez como gobernador de Tucumán. En este otro documento, el militar incrementó su patrimonio en propiedades y valores en un 40 por ciento más a pesar de que reconoce que sólo cobraba un sueldo de 3100 pesos.
Sin duda, el anciano general “omitió” en ambos documentos, como supo decir cuando le descubrieron sus dineros en Suiza, asentar siete cuentas bancarias en bancos extranjeros y otras 18 en entidades nacionales además de los inmuebles que poseía hasta ese momento. Hasta 1995 lo que el militar no declaró significó sólo en propiedades, 978.000 pesos, una cifra nada despreciable para alguien que siempre se jactó de “vivir del sueldo de militar y de una jubilación miserable”.
Si para Bussi lo que cobraba era una miseria, lo compensaba siendo un verdadero as en los negocios. Esta debe ser la razón por la que la declaración jurada que presentó en noviembre de 1995 describe que cobra un sueldo de 3100 pesos, pero posee cuatro inmuebles en Capital Federal, que un año antes había obviado, a los que le otorga el valor de 345.000 pesos, un auto (15.000 pesos), un plazo fijo de 150.000 en la Sociedad Militar Seguros de Vida y 10.500 pesos en efectivo. Es un verdadero genio de las finanzas porque en sólo 21 meses incrementó su patrimonio en un 40 por ciento (ver facsímiles).
Pero el crecimiento económico del represor tampoco es tan real como él lo escribió de puño y letra. En el documento que presentó en Tucumán es notable la devaluación que sufren los departamentos declarados, sobre todo uno en particular: el que posee en Avenida del Libertador 2237. En 1994 Bussi dijo que valía 250.000 pesos, pero cuando lo vuelve a citar lo valúa en apenas 130.000. Sin embargo, cuando la Comisión de Juicio Político de la Legislatura tucumana lo juzgó en 1998, determinó que dicho departamento tenía un valor estipulado en 413.000 pesos o dólares.
La misma situación se repite con los otros inmuebles que Bussi declaró en 1995. Por ejemplo el departamento de Juncal 3106 el militar lo valuó en 16.800 pesos, en tanto que la comisión tucumana dice que vale 120.000. Para Bussi su departamento de Coronel Díaz 2257 cuesta 30.000 pesos, para los legisladores 150.000. En tanto que la casa de Carlos Calvo 2530, el valor asignado por el militar fue de 51.000 pesos y el de las inmobiliarias es de 174.000 pesos. Por último, Bussi le asignó 118.000 pesos al inmueble de Marcelo T. de Alvear, cuando el valor de plaza es de 121.000.
Sin duda, Bussi miente, engaña y oculta su verdadero patrimonio ya que en la declaración jurada de 1995 tampoco asienta las cuentas bancarias nacionales y menos las extranjeras. Pero claro, el ex represor adujo en calidad de defensa propia una supuesta inexperiencia para redactar declaraciones juradas. Cuando en febrero de 1998 le descubrieron las cuentas en Suiza, el entonces gobernador de Tucumán afirmó que “cometí una omisión. Pero no evadí los impuestos por ese patrimonio que por error no denuncié en la primera declaración jurada de mi vida. Nunca jamás al soldado Bussi le pidieron que ratificara por escrito sus afirmaciones”.
Poco después de pronunciar esa frase Bussi lloró antes la prensa nacional. Pero cuando pronunciaba cada una de las palabras, el represor estaba una vez más mintiendo. El 25 de marzo de 1976, el día después del golpe militar, el mandamás de la dictadura en Tucumán presentó en la casa de gobierno local una declaración jurada. En ella describe una propiedad,”moblaje, vajilla, enseres del hogar y adornos adquiridos en el extranjero” y, por primera y única vez, depósitos en bancos extranjeros.
La declaración jurada que presentó en 1994 es ahora un elemento de prueba de peso en el marco del procedimiento que lleva a cabo la Comisión de Peticiones, Poderes y Reglamento, que debe decidir sobre las impugnaciones que buscan impedir el ingreso de Bussi a la Cámara por “inhabilidad moral”. Pero más allá de las voluminosas cifras que significan las particulares valuaciones que Bussi hace de las propiedades que declaró, lo cierto es que el patrimonio está íntimamente relacionado con los dineros sucios que la dictadura militar acaparó a punta de pistola. En esos años de plomo Bussi se desempeñó como militar y, como lo afirmó siempre, sólo recibió paga del Ejército.

 
Hacia el final

El virtual juicio político que la Comisión de Poderes, Peticiones y Acuerdos instruye contra el diputado electo Antonio Bussi, está llegando a su etapa final. Ayer, los integrantes de la comisión incorporaron al expediente la declaración jurada que el militar presentó en 1994 cuando fue diputado y luego decidió que el martes 28 de marzo citarán a los organismos de derechos humanos para que expongan su opinión sobre el ex represor. En ese encuentro también participará Julio Alsogaray, hermano del militante montonero Juan Carlos Alsogaray asesinado en Tucumán, quien declaró que la foto del cadáver de su hermano fue mostrada por Bussi a su padre, el entonces general Julio Alsogaray. Por otra parte, los diputados decidieron convocar a Bussi para el 4 de abril. Ese día el militar podrá defenderse de las impugnaciones. En tanto, el martes 11 se escucharán los alegatos y dos días más tarde el pleno del Congreso determinará si el ex dictador integrará el cuerpo.

 

PRINCIPAL