Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


DEBATEN LA INSCRIPCION COMO CULTO DE TRANSMUTAR
Una polémica endemoniada

El secretario de Culto salió al cruce de un obispo que había criticado la aceptación del grupo al que concurrían las hermanas que acuchillaron al padre.

El obispo de Bariloche, Rubén Frassia, pidió en 1994 que se rechazara la inscripción de Transmutar.


Por Horacio Cecchi

t.gif (862 bytes) Si algo le faltaba al caso de las hermanas Silvina y Gabriela Vásquez era una polémica de los mil demonios entre un obispo y la Secretaría de Culto de la Nación. Ayer, el titular del organismo oficial, Norberto Padilla, salió al cruce de monseñor Rubén Frassia, obispo de Bariloche, quien aseguró que en 1994 había recomendado a la secretaría que rechazara la inscripción como culto de la Iglesia Mariavita de los Argentinos, vinculada a Transmutar y a su director Sergio Etcheverry. Pese a la recomendación, un año después quedó registrada en la lista. “Cumplió con todos los requisitos”, aseguró ayer Padilla después de reconocer que habían existido dos informes negativos previos a la inscripción. Fuera de toda polémica, un informe preliminar de los forenses confirmó que Juan Carlos Vásquez no se resistió a ser “purificado” a cuchillazos y que tuvo una actitud pasiva frente al embate de sus hijas. El informe coincide con la versión de los vecinos, que oyeron gritos del hombre pero no pedidos de auxilio. El estudio apunta a confirmar la hipótesis del ritual esotérico. Como informó este diario, monseñor Frassia había calificado como “un hecho muy grave” que la Secretaría de Culto hubiera concedido el permiso para funcionar como culto a la Iglesia Mariavita. “Engañan a la gente”, aseguró el obispo. El registro fue realizado el 28 de marzo del ‘95. “En 1994 les pedí a las autoridades que no la inscribieran”, sostuvo Frassia. “Existían dos informes negativos para rechazar esa autorización.”
Padilla reconoció la existencia de los dictámenes negativos. En aquel momento, la Secretaría estaba a cargo de Angel Centeno, secundado por el mismo Padilla. “Esos informes tenían relación con el nombre –recordó–. Se llamaba Iglesia Católica Mariavita y no era posible que se registrara de esa forma porque el término `católica’ ya está en uso. Cuando le cambiaron la designación, cumplía con todos los requisitos exigidos por la ley. No había motivo para no habilitarla.” De ese modo, los mariavitas pasaron a ser uno más de los 2300 cultos registrados legalmente en el país.
Los requisitos para el registro son más bien formales: nombre, domicilio legal, lugar de culto, ubicación de la sede y de sus centros, los estatutos, composición de sus autoridades, lugares para la enseñanza, los textos doctrinales (libros sagrados), las normas de gobierno, y las actividades y descripción de la ceremonia. “No existe un parámetro para medir porque se entraría a lesionar la libertad de cultos –explicó a este diario un vocero de la secretaría–. Uno puede inferir si hay algo que pueda transgredir las normas leyendo el informe que ellos mismos presentan. Pero nadie va a venir a habilitarse diciendo que hace sacrificios humanos.”
No existe un organismo dedicado a verificar si un culto cumple con el informe presentado. “La secretaría no tiene poder de policía”, aseguró Padilla. “Pero si se comprueba que la asociación religiosa es una organización delictiva, si atenta como tal contra la moral y las buenas costumbres, o si utiliza la denominación religiosa para encubrir una actividad exclusivamente comercial, el permiso puede ser revocado.”
También recordó que, “al inscribirse, los representantes de la Iglesia Mariavita dejaron bien expreso que no tenían relación alguna con Transmutar”. Sin embargo, Sergio Etcheverry fue cofundador del culto junto a Claudio Antonio Páleka y las velas y otros productos que produce el “monasterio” mariavita de El Bolsón son especialmente recomendadas en los locales de Transmutar (ver aparte).
Fuera de la polémica y dentro de la U27, las hermanas Vásquez fueron evaluadas durante tres horas de la mañana por una junta de especialistas que determinará, a lo largo de dos o tres meses, si son inimputables o deberán enfrentar los cargos de homicidio simple agravado por el vínculo.
Por otro lado, fuentes judiciales indicaron que, a través de un abogado, el misterioso Sergio Etcheverry se puso a disposición del juez Julio Corvalán de la Colina. Entre los detalles surgidos del informe preliminar de los forenses, quedó confirmado que Juan Carlos Vásquez no se resistió a la agresión, se entregó mansamente, lo que abona la hipótesis de que los tres miembros de la familia estaban embarcados en un ritual esotérico.


“Están poseídas”

“Es una aberración total mezclar a un hombre tan bueno con un asesinato donde esas dos mujeres o tienen una patología muy grave o están posesas por el demonio”, aseguró a Página/12 la psicóloga Viviana del Valle, quien participó en algunos de los cursos dictados en Transmutar. El hombre tan bueno es Sergio Etcheverry, director del Centro de Alquimia vinculado con el caso por los investigadores y por el momento no imputado en la causa.
Del Valle conoce a Transmutar desde hace ocho años. “Siempre voy, compro las pastas alquímicas, velas que se hacen en el monasterio de la Iglesia Mariavita, que se hacen con seriedad espiritual, no son diabólicas.” La psicóloga no recordó haber visto a Silvina o a Gabriela en los cursos, pero detalló que “no hay nada de rituales esotéricos ni te empujan a nada, se enseña el Padrenuestro como en cualquier iglesia y te enseñan a utilizar correctamente las pastas alquímicas”. La inscripción tenía un valor de 10 pesos y “los miércoles, Sergio atendía consultas individuales. No cobraba plata sino alimentos no perecederos que después repartía a los necesitados”. Según Del Valle, Sergio Etcheverry “no anda en nada raro, es una persona simpática y muy sensible”, y las dos hermanas sufren de “una patología muy grave que los peritos de tribunales deberían estudiar con mucha más dedicación que con la que las evalúan. Si no se comprueba una patología, estaríamos frente a otro fenómeno –sostuvo la psicóloga–: esas mujeres están poseídas”.

 

FALLOS CONTRA LA REFORMA DE RUCKAUF
El No de los jueces

Ya son cuatro los jueces, y cinco los fallos, que calificaron de “inconstitucional” el artículo 171 del Código de Procedimientos en lo penal de la provincia de Buenos Aires, en abierta oposición a las reformas impulsadas por el gobernador Carlos Ruckauf y aprobadas, luego de mucha discusión, por los legisladores del peronismo y de la Alianza. Los que se sumaron ayer al estado de virtual rebeldía fueron los jueces de Garantías de Lomas de Zamora Oscar Quintana y de Transición de San Martín, Eduardo Fratto. Los jueces dejaron en libertad, en contra de lo que dice el artículo 171, a un hombre acusado de robo simple, con la participación de un menor, y a un arrebatador que le sacó la cartera a una mujer. 
Quintana actuó por requerimiento de la defensora oficial de Lomas de Zamora Marcela Piñeiro y dispuso la libertad bajo caución juratoria del imputado Claudio Gómez, acusado de robo simple en complicidad con un menor de edad. El magistrado sostuvo que el instituto de la excarcelación “no resulta un beneficio concedido por un juez o un legislador, sino un derecho derivado del estado de inocencia del que gozan todos los habitantes hasta tanto una sentencia condenatoria diga lo contrario”. 
Según Quintana, la limitación de la libertad “motivada en el reproche o en la repulsa social de determinadas conductas, por más aberrantes que puedan ser, como remedio tendiente a combatir el auge de determinada delincuencia ante la necesidad de mayor protección de determinados bienes jurídicos, importa alterar arbitrariamente los ámbitos propios de las distintas esferas constitucionales”. 
Fratto lamentó que algunas provincias conserven “un catálogo de causas de inexcarcelabilidad fundadas en el delito imputado” por considerar que esas cláusulas “imponen penas anticipadas” a personas que pueden ser beneficiarias de una condena condicional. Coincidió así con los argumentos utilizados, en dos fallos, por el juez de Garantías de San Martín Juan Carlos Sorondo, el primero que consideró “inconstitucional” el artículo 171. El otro juez que se expidió en el mismo sentido fue Mariano Cazeaux, juez de Garantías de Dolores. 

 

PRINCIPAL