Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


DENUNCIA POR DESIGNAR A SU antiguo PROFESOR DE TENIS
Otro golpe sobre Graciela

Se abrió un nuevo frente de ataque sobre Fernández Meijide por la designación de un asesor en la Secretaría de Deportes. El Frepaso minimizó el hecho, en el momento de mayor debilidad de la ministra.

Graciela calificó a la denuncia como “canallada” y dejó al secretario de Deportes las explicaciones. Garrafo dijo que conoce desde hace años a Eduardo Wetzel (a la derecha) y que por eso lo nombró.

Por José Natanson

t.gif (862 bytes) “Es una canallada. Estoy cansada, muy enojada porque ha sido en extremo ofensiva con una persona honorable, honrada, respetada y respetable.” Así respondió Graciela Fernández a una denuncia que asegura que su ex profesor de tenis trabaja como asesor de su Ministerio con un sueldo de cuatro mil pesos. Fue anoche, luego de un día plagado de rumores sobre la renuncia de la funcionaria. En la intimidad, Carlos “Chacho” Alvarez reconoció que la información complica a Graciela aunque negó el alejamiento de la funcionaria. En público, salió a respaldarla junto al resto del Frepaso. “El tema no existe”, dijo el vicepresidente. 
La nota –publicada ayer en la revista Veintidós– informaba que Eduardo Wetzel, antiguo profesor de tenis de Fernández Meijide, es el principal asesor de la Secretaría de Deportes que depende del Ministerio de Desarrollo Social. El artículo agregaba que Wetzel carece de experiencia en la función pública y que su sueldo es de 4 mil pesos.
“Esto es el límite de la canallada. La noticia está basada en una trivialidad. Es absolutamente injusta y mentirosa. Hay un límite para todo, también para el periodismo. En todas las profesiones tiene que primar la ética”, dijo anoche Fernández Meijide, quien no pudo o no quiso ocultar su molestia.
Fue la única declaración de la funcionaria sobre el tema, luego de un día en el que los dirigentes de la Alianza lamentaron por lo bajo la difusión de la noticia. 
Las versiones sobre el alejamiento de Fernández Meijide recorrieron los despachos oficiales durante buena parte de la tarde. Al anochecer, un grupo de legisladores del Frepaso se reunió de urgencia con Chacho Alvarez en un despacho del Congreso. El vicepresidente descartó la renuncia de la funcionaria y dio las explicaciones que un rato después ofrecería el secretario de Deportes, Marcelo Garrafo (ver aparte). De todos modos, Alvarez admitió: “La verdad es que esto cae en un mal momento”.
La ministra había sido cuestionada por el episodio que culminó con la renuncia de su cuñado a la intervención del PAMI. El sábado pasado, Angel Tonietto tuvo que alejarse de la obra social luego de que se conociera que una clínica perteneciente a su esposa (y hermana de la funcionaria) se había beneficiado con una recategorización dispuesta por el PAMI.
Por eso, cuando se enteró de la nueva acusación, Graciela se encontraba en pleno trabajo para remontar el perfil de su gestión. El miércoles había recibido el respaldo de De la Rúa y se había reunido con Carlos Reutemann para conversar sobre la ayuda social en Santa Fe. Ayer viajó a Catamarca para firmar un convenio con Oscar Castillo y más tarde se trasladó a Rosario, en donde anunció un incremento de la asistencia social.
Visiblemente enojada, Graciela delegó en el secretario de Deportes las explicaciones sobre la acusación, pero no pudo evitar el contacto con los medios. Luego de la reunión con Reutemann, los cronistas la consultaron sobre la denuncia, a lo que la funcionaria respondió con un gesto de molestia: “Sobre ese tema no voy a responder nada. Cualquier cosa pregúntenle a Garrafo”, dijo. Sin embargo, cuando aterrizó en la Capital, ante otra nube de periodistas, Graciela sostuvo que la denuncia publicada ayer es una “canallada” y defendió la “honestidad” de su profesor de tenis.
Los dirigentes frepasistas ya habían salido a respaldarla públicamente. Alberto Flamarique calificó de “ridícula” a la información y aseguró que “no tiene ningún asidero”. Chacho Alvarez sintonizó más tarde con el ministro. “El tema no existe”, dijo el jefe del Frepaso.
A pesar de la defensa en voz alta, por lo bajo los frepasistas admitían que no había un momento peor para Fernández Meijide. 
La acusación contra Tonietto ya había generado un profundo malestar en el Gobierno y especialmente entre los dirigentes frepasistas, que ayer no podían creer que la funcionaria fuera involucrada en otra denuncia.“Carlos Menem llevaba a su peluquero y a su profesor de tenis a todos lados. Esto es muy diferente, pero las cosas muchas veces se confunden y el efecto va a ser negativo”, reflexionó un dirigente frepasista, quien luego agregó: “Nosotros ganamos con la bandera de la ética y no podemos permitirnos ni las más mínimas desprolijidades”.
Los cuestionamientos a Graciela vienen de lejos, incluso antes del affaire con Tonietto. En el Frepaso reconocen que la falta de fondos limitó su trabajo, pero aseguran que a su gestión le faltan protagonismo y resultados. La situación interna se complica porque, según dijeron todos los frepasistas consultados, Fernández Meijide no muestra una gran receptividad hacia los consejos. 


La hora de la gestión

Graciela Fernández Meijide se encontraba trabajando para mejorar la imagen de su gestión cuando se enteró de la nueva denuncia. La ministra de Desarrollo Social viajó ayer por la mañana a Catamarca, en donde se reunió con Oscar Castillo, el gobernador radical que la criticó públicamente por la falta de ayuda social a las provincias. Más tarde se trasladó a Rosario. Allí, la funcionaria se encontró con Carlos Reutemann y anunció que la ayuda alimentaria al Gran Rosario, una de las zonas más postergadas de Santa Fe, se incrementará en un 20 por ciento. “A partir de mañana aumentarán todos los días. Además nos hemos propuesto corregir su forma de entrega, ya que se entregaban siete veces por año”, aseguró la funcionaria. Y anunció que “desde ahora, el cupo de cajas alimentarias se va a distribuir mensualmente”. 

 

El Secretario de Deportes banca a su asesor
“Lo conozco desde hace años”

Por Fernando Almirón

El secretario de Deportes, Marcelo Garrafo, salió ayer en defensa de su asesor, el profesor de tenis Eduardo Wetzel. “Lo nombré porque lo conozco desde años y necesitaba alguien de confianza con quien llevar adelante mi gestión”, explicó. “No pienso pedirle la renuncia a Wetzel, porque no hay ningún motivo para apartarlo del cargo”, afirmó Garrafo desde Rosario. De paso, aseguró que “nadie me impuso su designación”, con lo que intentó despegar a Fernández Meijide de la controversia desatada alrededor de su subordinado. 
Fernández Meijide conoció al actual secretario de Deportes y ex técnico de la selección de hockey Marcelo Garrafo, y al que después sería su asesor, Eduardo Wetzel, en el Club de Amigos de Palermo, al que suele concurrir desde hace años la primera línea del Frepaso. 
En realidad, la ministra Meijide le había ofrecido la Secretaría de Deportes al presidente de ese club, Hugo Masci. Masci declinó su postulación.
Después de barajar otros nombres, finalmente la designación recayó en una gloria del hockey sobre el césped, que asumió en el arco de la cancha. “No me siento político, nunca busqué asumir una carrera dirigencial”, afirmó.
Ahora le tocó parar la pelota y le reclamó silencio a su asesor para asumir él su defensa. “Conozco a Wetzel desde hace muchos años, desde la adolescencia. Es una persona honesta y transparente que trabaja doce horas por día y está a cargo de siete programas y planes que iniciamos en nuestra gestión”, aseguró el funcionario con cierta indignación. “No sé de dónde proviene todo esto, no hay nada que denunciar”, insistió. 
Garrafo se sintió obligado a explicar el manejo de las cuentas de su área, y afirmó que a diferencia de su antecesor, Hugo Porta, que contaba con diez asesores, él solo tiene dos. Entre ellos, Wetzel. Y que sumado esto a la reducción de personal de la secretaría, logró un ahorro de 250 mil pesos en sus erogaciones mensuales. 
La secretaría difundió ayer el currículum del tenista, del que se desprende que terminó el secundario como técnico electrónico, y tiene los siguientes estudios terciarios: se recibió como profesor de tenis en 1982, y en 1994 de profesor nacional de tenis diplomado por el Instituto Nacional de Deportes. 
“Me preocupa todo esto porque me quita energía para hacer mi trabajo”, se quejó Garrafo.

 

PRINCIPAL