Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


COMO ES EL MAPA DEL CONFLICTO SOCIAL DE LA ARGENTINA SEGUN LA GENDARMERIA 
Con el semáforo en rojo en casi todo el país

El informe fue realizado a fines de abril y anticipaba la crisis en Salta. Tiene un alto grado de minuciosidad y divide a los distritos en alto, medio, bajo y nulo nivel de prioridad. Entre las provincias más conflictivas están Salta, Jujuy, La Rioja, Catamarca, Neuquén, Entre Ríos y Córdoba. En Salta la situación se agravó y hay 2000 personas cortando 
la ruta.

Los piqueteros mantienen el corte de la ruta en General Mosconi ante el fracaso de la negociación. Hubo un principio de acuerdo que finalmente se frustró. Si hay represión, podría desatarse de madrugada.

Por José Natanson

t.gif (862 bytes) Un informe de inteligencia de la Gendarmería Nacional realizado a fin de abril, al que Página/12 accedió en exclusiva, traza un mapa de la conflictividad social de la Argentina. Registra ocho provincias “consideradas de alta prioridad”, entre ellas Salta, y advierte sobre un inminente corte de la ruta 34. Según el informe, hay siete distritos de “media prioridad”, cuatro de baja y sólo cinco que no presentan problemas de magnitud. La Gendarmería agrega una conclusión general en la prosa característica de las fuerzas de seguridad. “Los conflictos sociales se han incrementado y de no hallarse soluciones a corto o mediano plazo podrían agravarse, siendo aprovechados por grupos radicalizados a efectos de provocar hechos de Alteración al Orden Público.”
La multiplicación de los conflictos explica la postura de Federico Storani. El ministro del Interior, responsable último de la Gendarmería, viene reclamando una reorientación de la estrategia del Gobierno, más políticas activas y un hincapié especial en la contención social. 
El informe de inteligencia, al que este diario accedió a través de una alta fuente de la Casa Rosada, detecta nueve distritos “consideradas de alta prioridad”.
El primero es Salta. “Desocupados de General Mosconi y Tartagal se encuentran en estado de alerta en razón de que a fines de abril caducarían los planes Trabajar y no se prevén nuevos programas y/o proyectos en reemplazo. Estos amenazaron con realizar cortes de ruta si no se obtiene la renovación de dichos planes”, sostiene la Gendarmería, anticipando la protesta que se agravó esta semana y que parece lejos de solucionarse (ver aparte).
La conclusión sobre Salta, escrita en negrita y mal redactada, es premonitoria: “Teniendo en cuenta que la situación psicosocial es crítica, reflejada principalmente en el gran número de desocupados en toda la provincia, y principalmente en el Departamento de General San Martín (sectores que mantienen latente las amenazas de cortes de ruta), debido a las promesas incumplidas. Apreciándose que de no obtener respuestas a corto plazo se incrementarán las medidas de fuerza”. 
En Catamarca, otro de los distritos prioritarios, el informe asegura que “taxistas y remiseros se encuentran en estado de movilización” y que “si las autoridades no solucionan el problema, cortarían la RP (ruta provincial) 33”. El nivel de detalle es notable: la Gendarmería señala que los empleados municipales de Andalgalá realizarían una asamblea “a raíz del incumplimiento de del pago de adicionales como presentismo, refrigerios y falta de indumentaria adecuada”.
El documento describe los diferentes conflictos vinculados a las empresas automotrices de Córdoba. Y añade una síntesis: “La situación está centrada en la adopción de medidas que puedan llegar a tomar las empresas de autopartes respecto a la continuidad o no de las plantas, en razón de que dejarían a 2000 operarios sin trabajo”.
La Gendarmería advierte que en Jujuy “la Comisión de Desocupados de La Quiaca mantiene instalada una carpa en inmediaciones de la iglesia, en rechazo al pago de la deuda externa, entrega de tierras a los aborígenes y por la ampliación de los planes Trabajar”, además de “la implementación de cortes de ruta y de escraches” por parte de la Comisión de Desocupados Provinciales. Advierte que podrían generarse conflictos “por la finalización de los planes de trabajo” y por la intención del gobierno provincial de pagar parte de los sueldos a los docentes en tickets canasta. Finaliza diciendo que “la situación psicosocial en la provincia se ha agravado debido al crecimiento de desocupados que no obtienen subsidios”, lo que podría derivar en futuros cortes de ruta.
En Tucumán, el informe señala que “once empleados municipales de Aguilares continúan encadenados frente al municipio” y que la “Asociación Obrera Textil de Aguilares se declaró en estado de alerta debido a la caída de las ventas y el ingreso de productos brasileños a menor costo”.
De acuerdo con la Gendarmería, “se infiere que de no encontrar una pronta solución (al conflicto policial de La Rioja), la medida se prolongaría”. Y añade con suspicacia: “como consecuencia podrían incrementarse las actividades delictivas”.
En Neuquén, “luego de caminar más de 100 kilómetros, los 130 desocupados de Cutral Có” se reunieron con las autoridades locales. “Los sectores de desocupados se mantienen expectantes ante promesas de las autoridades provinciales.” 
El informe sostiene que en Entre Ríos hay amenazas de los trabajadores arroceros de cortes de las rutas nacionales 14 y 18.
Siete son las provincias que Gendarmería considera de “media prioridad”. En Chaco, “cuatro trabajadores legislativos están encadenados realizando una huelga de hambre ante la aplicación de una sanción administrativa a una compañero de trabajo que tuvo un entredicho con un diputado”. Adelantándose a los incidentes, la Gendarmería advierte que “los empleados estatales continuarán con las medidas de fuerza”.
En Santa Fe, “luego de una reunión en el barrio Las Flores de Rosario entre Edgardo Giura, militante del Plenario Obrero y Popular y la docente María Angélica Méndez, instalaron una olla popular. También amenazaron con cortar la autopista y con posibles asaltos a supermercados”.
En el resto de los distritos de “media peligrosidad” –Misiones, Río Negro, Corrientes, Chubut y Tierra del Fuego– la Gendarmería describe problemas similares y prevé cortes de ruta.
Las provincias “consideradas de baja prioridad” son cuatro: Formosa; Mendoza (“el panorama psicosocial no presenta situaciones que puedan alterar el orden público”); Santiago del Estero; y Buenos Aires, en donde se advierte sobre las protestas de los pescadores de Mar del Plata y cortes de la ruta por parte de los desocupados de Florencio Varela. 
De los 23 distritos del país, hay sólo cinco que no presentan problemas sociales: San Juan, San Luis, La Pampa, la Capital Federal y Santa Cruz.

 

 

Con olor a macartismo

El informe de la Gendarmería contiene algunas sorpresas. Entre las posibles situaciones de conflicto social advierte que “la agrupación HIJOS prevé concretar el V Congreso Nacional ubicado en el camping San Miguel de Río Ceballos”, en Córdoba. También señala que en Tierra del Fuego “la Confederación General del Trabajo (Seccional Ushuaia), la Intersindical y la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) entregaron a los legisladores un mandato para que los senadores nacionales voten en contra de la Reforma Laboral”. En otro párrafo se informa de un acto organizado por ATE Neuquén “en conmemoración del primero de mayo”. Se advierte también que en Río Negro “el dirigente gremial Hugo Moyano arribará a esta provincia, donde encabezará un acto como parte de las acciones encaradas por la CGT disidente para fortalecer el nucleamiento frente a los sindicatos provinciales”. La Gendarmería tiene facultades para investigación interior dentro del marco de la Ley de Inteligencia. Los expertos, sin embargo, discutirán luego si estas apreciaciones no violan la normativa vigente.

 

CRECE LA TENSION EN EL PIQUETE FRENTE A GENERAL MOSCONI
Una larga noche de vigilia y frío

Por Héctor Alí
Desde Salta 

La lluvia y el frío no lograron bajar los ánimos de las 2000 personas que anoche permanecían cortando la ruta en General Mosconi. Por el contrario, la protesta adquirió más fuerza después de haber quedado a merced de una eventual represión, tras un frustrado contacto con el comité de crisis. El efímero diálogo con las autoridades se cortó cuando los piqueteros rechazaron levantar el corte como condición para encontrar soluciones al conflicto. La respuesta de la asamblea convocada en el lugar fue permanecer a un costado de la ruta y levantar la medida una vez firmado el acuerdo. Ayer, el presidente Fernando de la Rúa responsabilizó al ministro de Gobierno provincial, Gilberto Oviedo, por su impericia para manejar la discusión. Desde el Ministerio del Interior no descartaban la posibilidad de abrir la ruta: de ocurrir, la represión se desataría a la madrugada, para evitar la presencia de mujeres y niños.
Por la noche, el vicegobernador Walter Wayar defendió a su ministroy cargó las culpas por la rotura del diálogo contra los manifestantes que, según dijo, “distorsionaron” el acuerdo. Aun así, afirmaron que “no hay una decisión final” para ordenar el desalojo por la fuerza y que se sigue confiando en una salida “pacífica”. Mientras tanto, la llegada de las fuerzas de seguridad dejó de ser una hipótesis: unos 400 policías se encontraban apostados en Cornejo, a unos 16 kilómetros del corte, esperando la orden de entrar en acción.
En Interior la versión fue diferente. El sombrío pronóstico que transmitieron contenía los ingredientes de un cóctel peligrosísimo: que Wayar estaba estresado y en plena pelea interna con Oviedo, mientras el gobernador Juan Carlos Romero seguía de viaje en Israel; que todo está en manos del comité de crisis, el cual puede tomar la orden de reprimir aun sin tener orden judicial, y que el objetivo no era resolver el conflicto sino abrir un camino paralelo para que pasen los camiones ya que la provincia está al borde del desabastecimiento. Incluso, sazonaron todo esto con una hipótesis vitriólica: que dentro del piquete hay activistas interesados en mantener el corte para contrabandear droga desde Bolivia. 
Eran las 2 de la mañana cuando una ambulancia cruzó el piquete sur del corte de ruta. Llevaba los féretros de los dos piqueteros que murieron en la madrugada del miércoles en un extraño accidente automovilístico ocurrido en Jujuy. Se trata de Alejandro Gómez y Orlando Justiniano, de 19 y 20 años. Ambos eran ex beneficiarios de los planes Trabajar y, al parecer, regresaban a reintegrarse a la protesta cuando chocaron contra una camioneta Toyota. Los restos de ambos fueron sepultados por la tarde en un cementerio privado. Sus familiares reclamaron el esclarecimiento del accidente ya que una versión difundida en un canal jujeño aseguró que la camioneta tenía impactos de bala, como si hubiera sido objeto de una persecución. 
Al mediodía, los manifestantes no superaban las 300 personas. A esa hora llegó un fax a la empresa Petersen, ubicada en General Mosconi, que fue transmitido a los voceros de la protesta. Era un papel con membrete del gobierno provincial, rubricado por el secretario ejecutivo del Consejo de Seguridad Interior, Luis Uriondo y el ministro de Gobierno, Gilberto Oviedo, quienes presiden el comité de crisis. En ese documento se respondía afirmativamente a los tres principales puntos del petitorio elevado por los piqueteros: pago de lo adeudado, análisis para la restitución de los planes Trabajar caídos e instalación de una oficina técnica para elaborar estos proyectos. 
El cuarto punto fue el de la discordia: allí se condicionaba el acuerdo a que se despejara la ruta. En una asamblea posterior, los manifestantes decidieron abrir la ruta, pero quedarse en las banquinas esperando lallegada de las autoridades y la rúbrica de lo acordado. El optimismo de una solución pacífica se disolvió cuando se transmitió esta resolución a Salta. En Mosconi aseguran que el ministro Oviedo cortó la comunicación con los voceros del corte. A partir de ahí, hubo una reacción espontánea que provocó la masiva llegada de pobladores de la zona. En pocas horas se reunieron unas 3500 personas llegadas desde Tartagal, Aguaray y hasta de Pocitos, en el límite con Bolivia, para apoyar a los piqueteros ante una eventual represión.
El vicegobernador Wayar, a cargo del Ejecutivo (Romero sigue de viaje en Israel y no adelantará su regreso) inició el diálogo aludiendo a expresiones del presidente De la Rúa, quien aseguró que “el conflicto estaba solucionado pero la vía del diálogo se había roto por una desinteligencia del ministro de Gobierno, Gilberto Oviedo”. “No sabemos quién le puede haber transmitido esa información al Presidente –agregó–. Pero confiamos plenamente en el Presidente de los argentinos que nos va a seguir acompañando para encontrar las soluciones adecuadas.”
A su lado, el enviado del gobierno nacional Luis Uriondo aseguró que “no hay una decisión final” respecto de una eventual orden de desalojo por la fuerza. Ante el pedido de precisiones sobre los tiempos que empleará el comité de crisis para tomar una decisión, el funcionario aclaró que “no tenemos plazos sino objetivos” y cuando se le preguntó si el organismo tomaría la iniciativa para reabrir el diálogo con los manifestantes respondió con un lacónico “todo es posible”.

 

PRINCIPAL