Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


POLEMICA PROPUESTA PARA EL BUENOS AIRES Y EL PELLEGRINI 
Los estudiantes al poder

La UBA analiza un proyecto que propone sumar a los alumnos y docentes en el gobierno de sus colegios. Pero hay muchas objeciones.

Protesta en Escobar 

Los estudiantes de la Universidad de Buenos Aires que cursan en la sede de Escobar marcharán hoy, a las 17.30, hasta la municipalidad que comanda el ex subcomisario Luis Patti para reclamar la continuidad de la unidad académica. Los 1500 alumnos que estudian allí corren el riesgo de perder sus aulas desde que Patti anunció que el municipio no podrá seguir financiando la sede regional de la UBA, tal como se había comprometido. Convocan la asamblea de alumnos de Escobar y la secretaría general de la Federación Universitaria de Buenos Aires.


Por Cecilia Sosa

t.gif (862 bytes) Un polémico proyecto que está bajo estudio en la UBA propone integrar a los alumnos, graduados y profesores en el gobierno de los colegios dependientes de la universidad. Hasta ahora, en el Colegio Nacional de Buenos Aires y en la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini la dirección la ejerce un rector, aunque también funcionan consejos asesores, desde donde alumnos y docentes hacen sus propuestas. El proyecto –que fue presentado por un consejero de la Alianza ante el Consejo Superior de la UBA– prevé transformar esos consejos asesores en consejos directivos con carácter resolutivo, similares a los que funcionan en las facultades de la universidad. “Es muy poco razonable. Los chicos ni siquiera alcanzan la edad del voto. Está muy bien que empiecen a ejercitarse en la actividad política, pero de ahí a que conduzcan el colegio es poco serio”, opinó Horacio Sanguinetti, rector del Buenos Aires, en diálogo con Página/12.
“No puede ser que, en una institución donde se pregonan todo el tiempo los principios y valores democráticos, no se dispongan de esos mismos mecanismos”, retrucó Mariano Jaimovich, presidente del centro estudiantil. Sentadas al pie de las escaleras que conducen al vicerrectorado, Nadia, Julia, Deborah y Andrea, todas de 14 años, se preparaban ayer para dar un examen de física. “En el colegio realmente podemos hacer muchas cosas, tenemos libertad. Pero también es cierto que hay decisiones que nos afectan a todos y no nos toman en cuenta”, coincidieron. 
Que la participación estudiantil en el gobierno de la universidad es uno de los baluartes de la Reforma Universitaria del ‘18 y que el derecho a la libertad de expresión de los niños y adolescentes tiene carácter constitucional son sólo algunos de los fundamentos del proyecto presentado por el consejero saliente Diego Gallotti (Alianza-Frepaso) ante el gobierno de la UBA. “Sabemos que es un proyecto polémico, casi revolucionario. Pero lo único que queremos es democratizar los colegios”, explicó a este diario. El texto, plagado de citas de educadores y filósofos, está siendo analizado por la comisión de interpretación y reglamento del Consejo Superior. “Permitirá darle mayor responsabilidad a los chicos en las decisiones que ahora toma sólo el rector”, apoyó el nuevo consejero Mariano Ameghino, que tomó la posta dejada por Gallotti. “Sería un espacio de participación importante no sólo para los estudiantes sino también para los docentes –comentó Jaimovich–. Hoy tenemos un rector elegido por la UBA sin participación de los que estamos acá todos los días.”
El rector no se quedó atrás: “No es que hago lo que quiero –respondió-. Tenemos un consejo asesor que funciona muy bien. Además, tenemos tres vicerrectores, una asociación de profesores y tres consejos de convivencia”. Y agregó: “A veces, los chicos presentan proyectos que son una locura. Hace unos años querían eliminar el turno noche y hace poco presentaron un proyecto para que, cuando más de cinco alumnos reciban menos de seis puntos en una prueba, se nombre una comisión para evaluar el caso. Muy poco razonable”, argumentó entre sonrisas.
Otra razón de peso contra la propuesta es que suspender rectores, controlar el uso del presupuesto, designar o excluir docentes, proyectar planes de estudio o decidir normas disciplinarias son responsabilidades que exceden a los menores de 18 años. “Es un argumento falaz. La mayoría de edad para el derecho civil es a los 21 y en las facultades hay consejeros menores de esa edad”, dijo Gallotti. Con todo, los alumnos aseguran que sólo aspiran a tener participación en las decisiones y a que el proyecto sea aprobado en general. “Si hay que hacer restricciones porque somos menores, podemos encontrar una salida consensuada. Sabemos que el manejo de dinero o la exclusión de profesores pueden traer problemas legales, porque somos inimputables. Pero queremos participar”, dijo una alumna. 
El proyecto sugiere darle un rango resolutivo al consejo asesor, manteniendo las proporciones en la representación: cinco profesores, tresestudiantes y un graduado. Los representantes deberían ser elegidos por sus claustros en comicios obligatorios. Para postularse, los alumnos deberían estar en condición regular y no adeudar materias de primer año. En realidad, ya en 1989 se había presentado un proyecto similar, pero dentro del propio colegio. Ahora saltó directamente al gobierno de la UBA. “Será una batalla cultural y política. Viene para largo”, dijo el autor del proyecto. 

 


 

UNA FACULTAD LLEVA 14 DIAS TOMADA
La UNAM llegó a Misiones 

La Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) está tomada por numerosos estudiantes desde hace 14 días. Los alumnos reclaman que el consejo directivo de la unidad académica trate un petitorio con una serie de reclamos, pero el decano César Aguirre señaló que “la medida es injustificada” y se niega a ceder hasta que se levante la toma. 
“Somos más de 300 estudiantes y tenemos más de 1200 adhesiones. Vamos a sostener la toma hasta que sesione el consejo o hasta que nos den garantías de que tratarán nuestros reclamos”, dijo a Página/12 Rita, una alumna de Antropología. La protesta es encabezada por estudiantes independientes y de izquierda autoconvocados, apoyados por la Nueva Corriente y el Movimiento Estudiantil de Humanidades. Ni Franja Morada (que comanda el centro de estudiantes) ni la JUP participan.
Los principales reclamos de los alumnos son la derogación del reglamento disciplinario (“es muy autoritario”, aseguran), la continuidad del plan nacional de becas y la garantía de que 32 estudiantes que quedaron fuera de las aulas puedan ingresar libremente. “También queremos que se normalice el dictado de clases, porque hay materias anuales que todavía no empezaron, y que el comedor universitario vuelva a incluir la cena, como el año pasado”, explicó Rita.
La toma de la facultad, donde estudian 3500 alumnos, comenzó en la mañana del jueves 4 y, desde entonces, la actividad académica está suspendida. 

 

 

Para el tiempo libre... (si queda)

Pobreza. Hoy, a las 19, Bruno Lautier, profesor de La Sorbona, hablará sobre “El nuevo discurso de la pobreza y la moral”. En Ramos Mejía 841, aula 4. 
Fe. Hoy, a las 20, se dará la charla “Fe y ciencia. El problema de la verdad en la religión y la investigación científica”. En Uriburu 950, 1er. piso. 
Déficit. El sábado empieza un curso sobre “El déficit atencional”. En la Fundación ADIP. Informes: 4855-5968.
Rascacielos. El próximo miércoles comienza el seminario de posgrado “Los rascacielos”, en la Facultad de Arquitectura (UBA). Informes: 4789-6235/6.
Fiesta. El sábado, a la medianoche, con una fiesta organizada por El Mate, se presentará el número 4 de la revista La escena contemporánea, en Niceto Vega 5956.

 

PRINCIPAL