Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


JOAN MANUEL SERRAT EN BUENOS AIRES
“Para cantar entre amigos”

El músico catalán está grabando para su próximo disco una serie de canciones populares iberoamericanas. Aquí registrará los tangos “El último organito” y “Fangal”, junto a Rodolfo Mederos. 

Para su nuevo disco, Serrat eligió varios tangos y candombes.


t.gif (862 bytes) En otra escala de su grabación de canciones populares iberoamericanas, Joan Manuel Serrat llegó ayer a Buenos Aires, donde entre esta tarde y mañana registrará, junto a un grupo que incluye al bandoneonista Rodolfo Mederos, versiones de los tangos “El último organito” y “Fangal”. El cantautor catalán ya había estado la semana pasada en la Capital Federal donde, casi de incógnito, compartió con el bandoneonista el registro de un tema propio (no tanguero, según Mederos). Durante el fin de semana cruzó el charco rumbo a Montevideo, ciudad en la que grabó con distintos músicos uruguayos, como Rubén Rada y Hugo Fattoruso, entre otros.
“Viajé más de 10.000 kilómetros porque sólo en Montevideo y en Buenos Aires me pueden dar la música de tamboriles, bandoneón y violín que necesito”, dijo Serrat, quien publicará su nuevo trabajo discográfico en octubre. Se llamará Tarres-Serrat y se trata, en principio, de “un manojo de canciones que he ido cantando en horarios no profesionales a lo largo de mis noches, de mis descargas, de lo que canta uno cuando está entre amigos, en esos ámbitos donde la sinceridad y el vino andan con las puertas abiertas”. Su idea es registrar canciones populares recogidas de distintos países de habla hispana, algo similar a lo que hizo hace unos años Caetano Veloso con Fina Estampa. El autor de “Penélope” venía postergando este proyecto desde hacía varios años, y no cree que su búsqueda apunte solamente a un rescate de canciones conocidas. Serrat considera que está buscando “devolver cosas que pasan por mí, pero que no responden a ninguna intención deliberada de hacer un abanico de diferentes países. No se trata en absoluto de un muestrario, donde la música de diferentes países puede estar representada, son músicas que yo paso por mí y luego devuelvo”. 
En una pausa de la grabación que realizó en un estudio de Montevideo, Serrat comentó que “este proyecto comenzó cuando empecé a cantar y se resuelve por teléfono o fax, con la normalidad con que se plantean las cosas entre amigos”. Luego, consultado sobre su afición por el tango, el músico que siempre manifestó su admiración por poetas como Enrique Santos Discépolo y Cátulo Castillo, aclaró los tantos: “No pretendo grabar tangos ni meterme en berenjenales ajenos, solamente interpretar la música como yo la siento”. De la grabación porteña participaron, además de Mederos (quien ya había trabajado previamente con el artista catalán), el contrabajista Sergio Rivas, el violinista Fernando Suárez Paz y el pianista Hernán Posetti. Entre hoy y mañana concluirán el tramo argentino del nuevo trabajo discográfico.
En Uruguay, además de Rada y Fattoruso, Serrat convocó a Daniel Lasca y Fernando Núñez, este último experto en percusión, y director de una “cuerda de tambores” de origen africano. Allí el cantante también supervisó la grabación de “Llamada de Carnaval”. Serrat comentó que “he conocido el candombe desde que tuve mi primer contacto físico con Uruguay, y es una música auténtica, que nace del corazón y forma parte del patrimonio del pueblo, o sea que tiene una serie de condicionantes que hacen que me sensibilice mucho”. Esta visita de Serrat, mantenida con perfil bajo por sus productores en la Argentina, se prolongará tentativamente hasta el próximo domingo. Como el nuevo CD será editado en el mes de octubre, tras su lanzamiento en España, Serrat emprenderá seguramente en diciembre una nueva gira por América latina, que incluirá una serie de presentaciones en Buenos Aires.

 

PRINCIPAL