Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


lEGISLADORAS DE LA ALIANZA LE RECLAMAN AL PRESIDENTE
La rebelión de las mujeres

En una carta dirigida a De la Rúa y en proyectos de declaración presentados, las legisladoras piden que en la Conferencia de la Mujer se modifiquen “las conocidas posturas intolerantes”.

Liliana Chiernajovsky y Gabriela González Gass son dos de las legisladoras que firmaron la carta.

Por Mariana Carbajal
t.gif (862 bytes)  Una nueva rebelión estalló en el seno de la Alianza. Esta vez, motivada por la alineación con el Vaticano que mostrará la delegación argentina en la Conferencia Internacional de la Mujer, que comenzó ayer en Nueva York. Más de veinte diputadas nacionales y legisladoras porteñas y provinciales expresaron su rechazo a esa posición, en una carta dirigida al presidente Fernando de la Rúa, y a través de proyectos de declaración presentados en el Congreso y la Cámara de Senadores de Buenos Aires. La esposa del vicepresidente, Liliana Chiernajovsky, Elisa Carrió, Nilda Garré, Marcela Bordenave, Irma Parentela, Elisa Carca, Gabriela González Gass, y María Elena Naddeo, son algunas de las mujeres de la Alianza que estamparon su firma en señal de protesta. “Es necesario establecer una neta diferenciación” con las “conocidas posturas intolerantes” que adoptó la gestión menemista, “violatorias de las normas consagradas en nuestra Constitución y los tratados internacionales”, le increparon al Presidente. La sublevación se generó al conocerse, por trascendidos, la posición que defenderá el país en la Cumbre Mundial de Mujeres, que se desarrollará hasta el viernes en la sede de la ONU, bajo el lema “Igualdad de género, desarrollo y paz para el siglo XXI”, en la que se evaluará el cumplimiento de las metas acordadas cinco años atrás, en Beijing. Llamativamente, la delegación oficial está encabezada por un hombre, de estrechos vínculos con la Santa Sede: el secretario de Relaciones Exteriores, Enrique Candiotti.
Para sorpresa y disgusto de las legisladoras de la Alianza, la Cancillería tiene la intención de mantener una postura coincidente con el Vaticano –como hizo el menemismo en cuanta conferencia internacional concurrió la Argentina en los últimos años– y que en Latinoamérica sólo comparte Nicaragua. La Iglesia Católica se opone a la promoción de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres que, entre otros, incluyen el derecho a elegir el número y el intervalo entre los hijos, y defiende el concepto tradicional de familia, es decir, aquella formada únicamente por un padre, una madre y los hijos, definición que deja afuera a las familias monoparentales. Ambas posiciones violan tratados internacionales incorporados a la Constitución nacional, como la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer.
“Queremos llamar la atención sobre la relevancia de garantizar la protección de los derechos humanos de las mujeres, incluidos los derechos sexuales y reproductivos”, señalaron las legisladoras de la Alianza en la carta enviada a De la Rúa. Además de Chiernajovsky, firmaron el mensaje siete legisladoras porteñas, entre ellas, González Gass, Naddeo y Dora Barrancos. También, las diputadas nacionales Irma Parentela, Marcela Bordenave, Marta Di Leo, Marta Augul, Isabel Foco y Marta Milesi.
–¿Cuál es su opinión sobre la posición que defenderá el gobierno argentino? –le preguntó ayer Página/12 a Chiernajovsky.
–(Silencio) ...Ninguna que pueda decir –se sinceró la esposa de Chacho Alvarez. Y agregó–: Expresa sólo a un sector de la Alianza, pero no es la misma que se ha sostenido en ámbitos legislativos y en la tarea constitucional.
Elisa Carrió, Nilda Garré, Miriam Curletti, Bárbara Espínola Vera y Teresita Colombo, entre otras diputadas nacionales, dejaron clara su oposición a la decisión oficial al suscribir un proyecto de declaración presentado el viernes en el Congreso. Una actitud similar tuvieron las senadoras bonaerenses Elisa Carca, Cristina Azcueta y Graciela Di Leo.
“Es una posición muy conservadora. De sostenerla, implicaría un retroceso muy grande para las mujeres de la Alianza”, consideró la diputada Augul. “La promoción de la procreación responsable es un tema muy importante. Es fundamental para bajar los índices de mortalidad materna.Terminemos con la hipocresía: cada vez es más baja la edad del embarazo adolescente”, señaló Bordenave.
La movida de las legisladoras de la Alianza se suma a una campaña de emails de ONG de mujeres que, tal como informó este diario el sábado, bombardearon la dirección de correo electrónico del canciller Adalberto Rodríguez Giavarini y del propio Presidente, cuestionando la posición oficial en Nueva York.

 

Los temas de la conferencia

Delegados de todo el mundo comenzaron a debatir ayer los progresos en la Plataforma de Acción aprobada en la última cumbre mundial de la mujer que tuvo lugar, en 1995, en Beijing. Adoptada por la mayoría de los 189 países que asistieron, el documento exhortó a los gobiernos a la revisión de sus leyes con el fin de asegurar igualdad de derechos para las mujeres, igualdad de oportunidades educativas para las niñas y el derecho a decidir de las mujeres sobre asuntos relativos a su salud sexual y reproductiva. La conferencia fue inaugurada ayer por el secretario general de la ONU, Kofi Ann. Luego, los Estados miembros comenzaron a desfilar por la tribuna para exponer la situación de cada nación. El turno de la delegación argentina es el jueves por la tarde. La idea es que el viernes los participantes suscriban un nuevo documento. Sin embargo, un pequeño grupo de países, liderados por Irán, Libia, Nicaragua, y el Vaticano –con quien se alinea la Argentina– obstaculizan las negociaciones: pretenden desvirtuar compromisos ya aceptados en Beijing. Algunos datos difundidos ayer marcan la situación de desigualdad que sufre la población femenina a nivel mundial: las mujeres representan un tercio de la fuerza laboral, menos en el norte de Africa y Asia, pero aunque realicen el mismo trabajo que un hombre ganan, por término medio, entre un 50 y 80 por ciento menos que éste.

 

PRINCIPAL