Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


Un escándalo en el feudo Hadad

Los periodistas Oscar González Oro y Eduardo Feinman se tomaron a golpes en el estudio de Radio 10. Ayer, el jefe blanqueó el episodio.


t.gif (862 bytes) Los no tan escasos transeúntes que pasaban caminando por la esquina de Uriarte y Nicaragua, en Palermo Viejo, no lo podían creer. Tampoco quienes estaban viendo –algo bastante habitual– “El oro y el moro”, el programa que conduce Oscar González Oro, en la mañana de Radio 10. Es que en el estudio que da a la calle, vidrios mediante, se produjo el martes un serio enfrentamiento, que incluso llegó a la agresión física, entre el conductor y el columnista político Eduardo Feinman. Sucedió cuando Oro interrumpió una entrevista de Feinman al diputado de la Alianza, Ramón Torres Molina, sobre un proyecto de ley para liberar a los detenidos por el intento de copamiento del regimiento de La Tablada en 1989. La decisión tenía que ver con respetar el horario del informativo de la emisora. Entonces, la tensión latente entre ambos, estalló. Feinman le reprochó a Oro la interrupción con la frase “a ver si te creés el dueño del programa...”. Este respondió con un golpe que dio en el pecho de Feinman que inmediatamente se abalanzó sobre él, llevándolo contra el vidrio del estudio que da a la calle. Algunos de los presentes en el piso se interpusieron luego entre ambos y lograron separarlos. 
El día después, cuando estaba finalizando el programa “El primero de la mañana”, Daniel Hadad –uno de los dueños de la empresa y la cara visible de la emisora– decidió blanquear la situación con cierto humor. Sonó la canción “Eye of the tiger”, asociada eternamente con la película Rocky, y uno de los humoristas de la radio, imitando al comentarista de boxeo Horacio García Blanco, anunció a los “contendientes” con la frase: “¡Y en este rincón...!”. González Oro y Feinman hicieron las paces al aire, obedeciendo las directivas de Hadad, que los había conminado en una reunión privada. La frialdad entre ambos, sin embargo, era evidente y así continuaron, “normalmente”, durante toda la mañana. Hadad remató la reconciliación con sentidas palabras. “Esta radio es como una gran familia, y como en toda gran familia hay discusiones y roces... Pero todo se supera”, dijo el empresario periodístico. 
Los que conocen la dinámica del programa en particular, y de la radio en general, no se sorprendieron por el episodio. Tanto Feinman como los demás columnistas del programa vienen acumulando descontento con el conductor propenso a actitudes excesivamente personalistas y poco amables. Feinman acumula un importante record de discusiones y amagues de boxeo. El más notorio de esos enfrentamientos sucedió en 1998 con Jorge Pizarro, cuando ambos trabajaban en el programa “La vida y el canto”, de Antonio Carrizo. Aquella vez, Feinman provocó a Pizarro de tal manera que éste se abalanzó sobre él para intentar ahorcarlo, luego de haberle arrojado los auriculares. Fuera de sí, Pizarro debió ser retirado casi en andas por tres encargados de seguridad del edificio. Marcela Tinayre, por otra parte, denunció la prepotencia física de González Oro cuando hace pocos días abandonó el programa que ambos conducían en los trasnoches de América, “Posdata”.

 

PRINCIPAL