Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


El ministro de Salud bonaerense
en contra de los anticonceptivos

“El mejor método es el natural”, le dijo  a Página/12 Juan José Mussi, quien frenó un plan que permitía el acceso a los anticonceptivos. El ministro sostuvo incluso que “las pastillas pueden provocar esterilidad”. Los científicos discrepan.

Mussi había firmado un plan que garantizaba el acceso de la población a los anticonceptivos.


Por Mariana Carbajal

t.gif (862 bytes) El ministro de Salud bonaerense, Juan José Mussi, anunció ayer que se opone a facilitar el acceso a métodos anticonceptivos a toda la población, como impulsa la Alianza en la Cámara de Diputados de la provincia a través de un proyecto de ley. “No estoy de acuerdo con la prescripción de anticonceptivos en los hospitales. El mejor método (para evitar un embarazo) es el natural: conocer el ciclo y cuidarse”, afirmó el funcionario de Ruckauf, en un reportaje con Página/12. Mussi rechazó especialmente la posibilidad de que los beneficiarios sean adolescentes, a pesar de que –según cifras oficiales– en la provincia casi 2 de cada 10 madres tienen menos de 19 años, una tasa de embarazo adolescente que está cerca de triplicar a la de la Ciudad de Buenos Aires. Mussi, incluso, demonizó el uso de contraceptivos hormonales y del dispositivo intrauterino. “Las pastillas pueden provocar esterilidad y el DIU, lesiones en el cuello uterino”, consideró, en contraposición con información científica. Sus aseveraciones médicas fueron desmentidas de plano por el jefe de Procreación Responsable de la Maternidad Sardá y profesor de la UBA, Jorge Charalambopoulos: “Decir en el año 2000 que los anticonceptivos provocan más riesgos que beneficios es falso”, señaló (ver aparte).
Página/12 tuvo acceso a una resolución fechada el 14 de octubre de 1999 y firmada por el propio Mussi, por la cual se aprueba el “Componente de Salud del Plan de Sexualidad Responsable y las Normas de Anticoncepción de la Provincia de Buenos Aires”. Se trata de un completo programa que ponía todos los métodos anticonceptivos al alcance de la mano de toda la población, sin restricciones para los adolescentes, a través de su entrega en los hospitales, entre otras medidas para reducir el embarazo adolescente y la mortalidad materna. Sin embargo, la resolución –número 5098– nunca se implementó: habría sido cajoneada con la llegada de Ruckauf a la Gobernación. Mussi asumió al frente de la cartera sanitaria en 1994, durante la gestión de Duhalde y fue ratificado por Ruckauf.
–¿Por qué no se puso en funcionamiento el Plan de Sexualidad Responsable que usted firmó? –le preguntó ayer Página/12.
–Porque resolvimos incluirlo en un conjunto de leyes de prevención -que contemplan el alcoholismo y también accidentes de tránsito– que mandamos a la Legislatura y no tomaron estado parlamentario. Venía el cambio de gobierno y nunca se recreó el tema.
–¿El gobernador Ruckauf se opuso?
–En realidad, yo no estuve de acuerdo con el plan. Fue elaborado por un médico del área de Maternidad e Infancia, pero yo no compartía sus contenidos. 
–Pero la resolución lleva su firma...
–Sí, pero no se implementó. No estoy de acuerdo con la prescripción de anticonceptivos (como decía el plan). La mejor forma de anticoncepción es la educación sexual. Las dos medidas no van juntas. Primero hay que hacer unos años de correcta educación sexual. Si no hacemos educación vial no sirve de nada poner lomos de burro y semáforos. 
–Entonces, ¿piensa instrumentar una política de educación sexual?
–Tenemos proyectada una norma.
–¿Por qué rechaza que toda la población tenga acceso a la anticoncepción?
–Los anticonceptivos no son inocuos. Las píldoras inhiben la ovulación en la mujer, algo absolutamente antinatural. Además, pueden provocar esterilidad si se las toma durante un tiempo prolongado, obesidad, crecimiento de vello, y cefaleas. Toda la gente debe saberlo. El DIU provoca lesiones en el cuello uterino. El mejor método es el natural. Conocer el ciclo (menstrual) y cuidarse.
–¿También se opone a facilitarles la anticoncepción a los adolescentes? 
–Sí. ¿Cómo puedo garantizar que una chica de 12 o 13 años que se lleva una cajita de pastillas de un hospital después no la compra por su cuenta? ¿Qué pasa si la sigue tomando indiscriminadamente? 
–¿Qué pasa si queda embarazada?
–El embarazo no es una enfermedad. Prefiero un embarazo antes que tenga problemas serios de salud. 

 

 

Un científico responde

“Evidentemente, el criterio médico del doctor Mussi nada tiene que ver con la concepción científica mundialmente aceptada acerca de los beneficios y riesgos de los anticonceptivos y está más emparentado con la línea clásica del catolicismo tradicional, que sólo acepta los métodos naturales”, afirmó el profesor de Obstetricia de la UBA Jorge Charalambopoulos. “No tengo ánimo de polemizar con el ministro, sino simplemente de informar a la población”, quiso aclarar el jefe del programa de Procreación Responsable de la Maternidad Sardá, de la Ciudad de Buenos Aires. A continuación señaló que está “demostrado que los anticonceptivos hormonales y el DIU generan muchísimos más beneficios que los puntuales riesgos vinculados con esos métodos”. Además, puntualizó que es “absolutamente falso” que la toma prolongada de píldoras contraceptivas provoque “esterilidad, obesidad y crecimiento del vello”, como afirmó el ministro.

 

 

DESASTRE ECOLOGICO EN BRASIL
Una mancha que avanza

Ni siquiera pasaron seis meses del último derrame y Brasil tiene una nueva catástrofe ecológica: la responsable es nuevamente Petrobras, la empresa estatal de hidrocarburos de Brasil. Esta vez, tres veces mayor. Cuatro millones de litros de petróleo impregnaron las aguas del río Barigui, frente a una refinería de la empresa en el estado de Paraná, al sur del país. Una mancha que ya alcanza los siete kilómetros y que contaminó también las aguas del río Iguazú, que abastece de agua potable a Curitiba, la capital de Paraná. El gobierno provincial decidió sancionar a la empresa con la multa máxima prevista por la legislación medioambiental, equivalente a 30 millones de dólares. La sanción estipulada en enero pasado, por el derrame de una cantidad mucho menor –1300 toneladas en las aguas lindantes a Río de Janeiro– le valió un apercibimiento de 28 millones de dólares. 
El petróleo escapó del oleoducto que transporta el crudo entre el puerto de Sao Francisco y la refinería Getulio Vargas, ubicada en la ciudad de Araucaria, en la tarde del domingo, y la mancha de aceite ya cubre una extensión de 7 kilómetros en el río Barigui. 
Según Petrobras, el derrame ocurrió hacia las 18 del domingo, a causa de la rotura de un tubo, que fue rápidamente advertida por los técnicos de la empresa, lo que impidió un desastre aún mayor. Varios expertos, Defensa Civil y la Secretaría de Medio Ambiente se abocan desde el domingo a la titánica tarea de frenar el avance de la mancha. “El petróleo no alcanzó a llegar a ninguna comunidad y la población más cercana, Guauaiaciras, ya fue alertada sobre los riesgos que pueden correr”, afirmó el portavoz de Petrobras. 
No obstante el accidente de enero pasado en Guanabara, la empresa volvió a ser multada hace un mes por otro derrame en Río de Janeiro, aunque de menores proporciones. A principio de año, miles de pescadores se quedaron sin sustento, cientos de peces y pájaros murieron, en tanto que aún no se estipulan las dimensiones de este nuevo desastre ecológico.

 

PRINCIPAL