Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


EL FRIO PODRIA SEGUIR HASTA EL FIN DE MES
La ola polar ataca de nuevo

El país va a tiritar con dos nuevas olas de frío polar: una llega hoy y la otra, entre jueves y viernes, provocando un fin de semana helado. Hoy se batiría el record de sensación térmica.

Pese al frío, las vacaciones de invierno forzaron salidas gélidas a la plaza.
Pero ayer no fue tan grave: la máxima alcanzó los 12 grados. Hoy en cambio no pasará los 7.


Por Pedro Lipcovich

t.gif (862 bytes) Hay que rezar para que baje la temperatura en el Atlántico sur. Sí, sí, hay que pedir eso porque, según pudo establecer este diario, una de las causas de la ola de frío consiste en un calentamiento en las aguas de ese océano tan caprichoso. Mientras tanto, lo mejor es leer sobre las paradojas de la meteorología en un lugar abrigado, porque se anuncian dos nuevas olas de frío polar: la primera, que ayer cubrió la Patagonia, llegará hoy al resto del país; la segunda arribará entre el jueves y el viernes y será causa de un fin de semana gélido. Para hoy anuncian temporales y nevadas en el sur de la provincia de Buenos Aires. En Capital, la noche de hoy, prevista con frío y lluvia, puede batir los peores records de sensación térmica. El frío seguiría hasta fin de mes.
Hasta ayer a la mañana –pese a que la mínima había sido de 1,1 grados, la más baja del año en Buenos Aires, a las 2.50–, podía haber esperanzas: las temperaturas mínimas en la Patagonia –entre 4 grados y 1 bajo cero– eran superiores a las del centro y el norte del país –hasta 5 bajo cero-, lo cual significaba que el frío empezaba a amainar: “La Patagonia es la primera en ser afectada y la primera en desafectarse”, explicó a este diario Daniela Cabral, pronosticadora del Servicio Meteorológico Nacional.
Pero a la tarde llegó al sur la “nueva irrupción de aire polar” que hizo prever para hoy una máxima de 7 grados; la de ayer fue de 12.4, a las 14.20; la mínima de hoy, sin embargo, no caerá por debajo de los 4 grados, ya que el aire polar llegará hacia el mediodía al centro del país: “En la noche puede haber lluvia y viento: la sensación térmica será muy baja desde la tarde” en Capital y alrededores. Para el miércoles, la mínima sería de 3 y la máxima seguiría clavada en 7 grados. En la costa sudoeste y sudeste de Buenos Aires se prevén, para la tarde y la noche de hoy, temporales con vientos de hasta 80 kilómetros por hora, con posibles nevadas.
Si bien no se batió en lo que va del año el record de frío, los valores están muy por debajo de las medias históricas para este mes, que son: 15,4 de máxima y 7,6 de mínima. El climatólogo Julio Hordij explicó a este diario que el frío responde a “anomalías en las circulaciones oceánicas profundas, que duran de tres a seis meses”. Es que “el sur del Atlántico está más caliente que lo normal y esto favorece el desarrollo de sistemas ‘ciclónicos’ a cuyo alrededor el viento gira en el sentido de las agujas del reloj: hacia América, desde la Antártida, y hacia Africa desde el Ecuador”.
Además, “el sur del Océano Pacífico está más frío que lo normal, así que el aire polar no llega a calentarse”. Para colmo, “a la altura del centro de Chile, el Pacífico está más caliente que lo normal, y ese contraste térmico causa nevadas en la cordillera”, se extendió Hordij, para quien la salvación depende de que “se fortalezca el anticiclón del Atlántico, a la altura de Brasil, lo cual enviará vientos subtropicales”. Pero esto “no sucederá en los próximos días y difícilmente antes de fin de mes”.
Entretanto, creció la lista de víctimas del frío o la imprudencia en el uso de artefactos a gas. Carlos Alberto Rossi, de 54 años, murió por congelamiento en su casa de General Cabrera, Córdoba, el domingo a la mañana. José Eduardo Fernández murió en su casa de Bahía Blanca por un calefón defectuoso. José Barrionuevo, de 82 años, murió en Florencio Varela por el monóxido de carbono de un brasero. 
En la provincia de Salta, los pasos hacia Chile están bloqueados por la nieve, y la temperatura mínima llegó a 15 bajo cero en Socompa. En Santa Cruz, con 18 bajo cero, 30 estancias están bloqueadas y los pobladores son asistidos mediante helicópteros: “Desde el aire parece un paisaje antártico, con algunas manadas de guanacos en medio de un desierto blanco”, narró Juan Heuspel, delegado de Medio Ambiente santacruceño.

 


 

EXITO EN BARILOCHE Y POCA GENTE EN LA COSTA 
Invierno sin furor turístico

La ola polar es también una metáfora del frío en el bolsillo. Así, al menos, se ve en la mayoría de los centros turísticos el balance del primer fin de semana de vacaciones de invierno. A excepción de la Patagonia andina, donde la nieve fue recibida con vítores y aplausos, el fantasma de hoteleros, comerciantes y operadores turísticos tuvo la forma de un termómetro con el mercurio tocando fondo. La Costa Atlántica fue una de las más golpeadas por la recesión invernal, aunque el centro y norte del país no tuvieron mucho que envidiarle. También el paro de micros tuvo su incidencia: fueron cancelados más de 2400 servicios a todo el país y el exterior desde el jueves hasta el domingo pasado. En cambio, en Bariloche y alrededores, la capacidad hotelera estuvo ocupada entre un 75 a 80 por ciento, muy lejos del brillo de otras temporadas, pero más que suficiente para el invierno más frío del milenio.
“El primer fin de semana fue algo tibión”, dijo a Página/12 un operador turístico marplatense. “Las vacaciones de invierno no son el fuerte de la costa, pero este año vinieron más bajas que de costumbre. El clima no ayuda”, aseguró. Según fuentes del Ente de Turismo marplatense, fue ocupado el 60 por ciento de las plazas de 4 y 5 estrellas, y el 30 por ciento de las de 2 y 3. En la Costa Atlántica imaginaban una deserción semejante o peor a la del año pasado, temporada que fue rotulada con un lacónico “regular”. La mayoría basa sus expectativas en el resultado de la promoción ideada por la Secretaría de Turismo de la Nación: la tarjeta “Vale Disfrutar”, que habilita a descuentos en comercios y transportes, incluyendo taxis, y a contratar siete noches de hotel y pagar cinco.
En el centro del país, nadie menciona cifras. Según fuentes hoteleras, el valle de Calamuchita, en Córdoba, había cubierto alrededor de un 60 por ciento de su capacidad y Río Tercero se acercaba al 75 por ciento. 
El paro de micros de la semana pasada fue lo que terminó por profundizar la huella dejada por el frío y la recesión: según un informe oficial de la Terminal de Micros de Buenos Aires, se habían programado 7338 viajes desde el jueves hasta el domingo pasado, cifra que significa un 4,4 por ciento más que el mismo fin de semana del ‘99. Pero el paro provocó la cancelación de 2418 viajes, un 32,9 por ciento menos de lo esperado. 
La ciudad de Buenos Aires también recibió una discreta partida de turistas. “Por ahora, se cumplen nuestras expectativas –dijo el secretario de Turismo porteño, Narciso Muñiz–. La capacidad hotelera está cubierta en un promedio de algo más del 60 por ciento. No esperábamos más. Los problemas climáticos y la recesión influyen. Creemos que en los próximos días irá aumentando el flujo turístico”.
En cambio, la ola de frío dibujó una sonrisa en el rostro de los hoteleros y comerciantes de la zona andina del sur. Bariloche fue el termómetro: unas 10 mil personas –6 mil esquiadores– concurrieron diariamente al cerro Catedral, en lo que los empresarios del complejo catalogaron como un record histórico.

 

PRINCIPAL