Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


KIOSCO12

EL GOBIERNO PONDRA EN MARCHA UN PLAN NACIONAL DE PREVENCION
Red solidaria contra la inseguridad

La idea es que la gente fije prioridades y necesidades. Por ahora, el programa se ejecutará en Capital, Mendoza y Avellaneda.

El objetivo es bajar el delito callejero contra la propiedad, que es el que más afecta a la gente.
“La activa participación de los vecinos permite diagramar mejor las estrategias de prevención.”


Por Eduardo Videla

t.gif (862 bytes) El gobierno nacional lanzará el martes el primer programa nacional para la prevención del delito urbano, que involucra la activa participación de los vecinos y apunta a combatir las causas sociales del crimen y la inseguridad. El plan toma como modelo la experiencia piloto desarrollada con éxito en el barrio porteño de Saavedra y se pondrá en marcha a partir de la firma de una resolución entre los ministros de Interior, Federico Storani, y de Justicia, Ricardo Gil Lavedra. En pocos días más, el programa comenzará a implementarse en un amplio sector de la ciudad de Buenos Aires, según adelantó a Página/12 el secretario de Justicia y Seguridad porteño, Facundo Suárez Lastra. También está prevista su ejecución inmediata en la ciudad de Mendoza y en el partido de Avellaneda. El plan podrá extenderse a todo el país, a pedido de gobernadores e intendentes.
“Se trata del primer programa interministerial y de la primera vez que se trabaja a nivel nacional con un plan de prevención del delito”, dijo a Página/12 Alberto Giordanelli, director de Políticas de Seguridad y Participación Ciudadana, dependiente del Ministerio del Interior. 
El objetivo del programa, explicó el funcionario, es promover acciones para reducir el nivel del delito callejero contra la propiedad, que es el que más afecta a la sensación de inseguridad de la población. A través de la creación de comités de seguridad, el plan busca consolidar una red solidaria con la participación activa de los vecinos, para la prevención del delito. En esos foros participarán, además de los vecinos, operadores especialmente capacitados por la Nación, representantes de la policía local y un equipo multidisciplinario de distintas áreas del gobierno comunal.
“La activa participación de los vecinos permite diagramar mejor las estrategias de prevención por parte de las fuerzas de seguridad y conocer los problemas del barrio que contribuyen a generar inseguridad”, explicó Giordanelli. Además apunta a recomponer los lazos entre la población y la policía. La metodología permite además asistir a los sectores vulnerables de la comunidad, para evitar que caigan en el delito.
“Hay una estrategia de prevención social, a mediano y largo plazo, que consiste en volcar recursos de acción social en los sectores críticos, para evitar que los ciudadanos en riesgo se conviertan en delincuentes. Otra estrategia apunta a modificar el ámbito: mejorar la iluminación, desmalezar terrenos y recuperar áreas abandonadas”, precisó Giordanelli.
Después de que los vecinos tracen el diagnóstico, en los lugares donde se detecten grupos de riesgo, se apuntará a “potenciar los programas sociales existentes, mediantes planes de trabajo, acciones culturales, actividades deportivas o educativas, entre otros mecanismos de contención social”, agregó. 
En este programa, los municipios jugarán un rol fundamental y, según los técnicos, para una aplicación eficiente se recomienda conformar subzonas de no más de 80 manzanas.
En los próximos días se lanzará el programa en los barrios que corresponden a los Centros de Gestión y Participación 10, 11 y 12, que entre otros, comprenden a Versailles, Villa Devoto, parte de Floresta, Villa Luro y Liniers, Villa Crespo, Chacarita, Paternal, Agronomía, Villa Ortúzar, Villa Urquiza y Coghlan. Y se estima que a mediados del 2001 se extenderá a toda la Capital Federal. En poco tiempo, además, se incorporarán la ciudad de Mendoza y el Gran Mendoza, y un área a definir del municipio de Avellaneda, en el Gran Buenos Aires.
El plan será presentado en detalle en la segunda reunión del Consejo Federal de Seguridad, que se llevará a cabo a fin de este mes –o a principios de setiembre–, donde estarán los gobernadores y los ministros de Seguridad de todas las provincias. En el programa, el papel del Estado nacional será la capacitación de los operadores, la transferencia de las técnicas y el monitoreo y evaluación del desarrollo del plan. Para ello, se conformó una Unidad Coordinadora General, integrada por representantes de los ministerios de Interior y Justicia. Esta Unidad está integrada por el subsecretario de Política Criminal, Juan Carlos López; el director de Política Criminal, Mariano Ciafardini, y el propio Giordanelli, entre otros. 
“Este es el primer programa operativo que va a desarrollar esta secretaría”, dijo Suárez Lastra a Página/12. “La experiencia en Saavedra ha sido muy buena, ha generado niveles de participación y una muy buena coordinación con la policía y el equipo de fiscales descentralizados que trabajó en este plan”, agregó el funcionario porteño.
Los operadores que trabajarán en la ciudad de Buenos Aires ya han completado el proceso de capacitación. “Se convocará a la comunidad para que, en forma conjunta con la policía, nos ayude a reconstruir el mapa del delito, y a ver cuáles son los puntos más flojos que tiene la estructura urbana, como la iluminación, la circulación de calles, o las zonas degradadas”, explicó Suárez Lastra. 
El programa se va a implementar desde los Centros de Gestión y Participación e incluirá también la participación de fiscales de instrucción –de la Justicia nacional– y contravencionales. De esa manera, se reproducirá la experiencia de Saavedra, donde se instaló un equipo de fiscales de la Justicia criminal, al mando de José María Campagnoli. “El objetivo es que los fiscales volantes estén a disposición de las demandas de la comunidad para impulsar acciones judiciales teniendo en cuenta los planteos de los vecinos”, concluyó el secretario de Justicia y Seguridad porteño.

 

 

El sistema en Saavedra

El Plan Alerta consiste en un sistema de seguridad que los vecinos de Saavedra implementaron, en setiembre de 1997, para hacerle frente al delito. Cansados de la inseguridad, empezaron a movilizarse en 1996, cuando el asesinato de un vecino en la puerta de su casa conmocionó al barrio. Ahora tienen una red comunitaria de autoprotección que se basa en el desarrollo de actitudes solidarias entre los vecinos, con el fin de que puedan comunicarse ante cualquier movimiento sospechoso en la zona. Cada vecino tiene un croquis con las ubicaciones de las casas y los teléfonos de los demás para avisar ante alguna persona o vehículo extraño en la cuadra.

 

PRINCIPAL