Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


KIOSCO12

LLEGO SHAKIRA Y CONOCERA AL PRESIDENTE
Amor en Villa Rosa

La cantante fue recibida por su novio, Antonio de la Rúa. Partieron a la quinta privada de la familia, en Villa Rosa.

La cantante colombiana fue introducida por Antonio a su familia.


t.gif (862 bytes) Shakira llegó a Buenos Aires para conocer a los padres de su novio, el presidente Fernando de la Rúa y su esposa Inés Pertiné. Rubia, igual que cuando vino a presentar sus shows en el Luna Park, la estrella del pop latino llegó ayer a las 6.30 de la mañana en un vuelo de Aerolíneas Argentinas. La fue a buscar a Ezeiza Antonio de la Rúa, su novio, se besaron como en las películas y partieron rumbo a la quinta que la familia presidencial tiene en Villa Rosa, cerca de Pilar.
La cantante colombiana pasará unos días en el país y, según trascendió, vino especialmente para conocer a sus suegros. Luego de reencontrarse con Antonio, que la estaba esperando en el aeropuerto, los dos se fueron en un Citroen Xsara sin hacer declaraciones a los periodistas que los esperaban. Hubo quienes trataron, incluso, de despistar a fanáticos, fotógrafos y cronistas con una versión de que Shakira llegaría más tarde y que sería trasladada en un helicóptero.
Habrá que ver cómo se lleva la estrella pop con Inés Pertiné. Cuando salió publicada la primera foto que insinuaba el romance, esa en la que se veía a Antonio y Shakira compartiendo una aerosilla en Bariloche, la esposa del Presidente tenía sus dudas, o por lo menos eso es lo que decía a la prensa. “No existe ninguna foto comprometida de mi hijo que acredite dicho romance”, declaraba a quienes querían conocer su opinión sobre la flamante pareja. Una semana después, cuando aparecieron fotos y videos de su hijo en Miami, donde vive Shakira, puras imágenes de besos apasionados y abrazos en la playa, la esposa del Presidente no tuvo más remedio que asumir la realidad: su hijo estaba en pleno romance, y ella se estaba enterando por las revistas. La primera dama empezó a cambiar el discurso. “Nunca pensé que iba a tener una estrella en la familia”, dijo entonces. Y su esposo también tuvo que hablar de la vida personal de su hijo. “Antonio se ha enamorado. Se da un conflicto entre el amor y la libertad. Veo, porque hablé con él, que se ha enamorado y al mismo tiempo está abrumado por la tremenda y excesiva notoriedad que ha tenido el asunto y porque no ha querido molestar a nadie con su vida privada”, afirmó. En ese momento, el romance estaba en el candelero no sólo por el despliegue que le daban al tema las revistas del corazón, sino por el impacto negativo que generaron en un comienzo las imágenes de los enamorados por el mundo, en paralelo con el anuncio del duro ajuste que realizó el Gobierno sobre el presupuesto nacional y los empleados públicos.
“El problema es, primero, si yo puedo imponerle conductas sobre sus sentimientos. No puedo, es un chico grande y es de otra época. Puedo preguntarme a qué se debe esta sobreexposición, si es porque es el hijo del presidente. Esta sobreexposición que avanza sobre su vida privada y su libertad, porque en el fondo ha sido espiado. Quiero que se sepa que no hay en él querer hacer ostentación”, dijo entonces. Pero el Presidente ya no tiene que dar explicaciones. Y podrá dedicarse a conocer a la que tal vez sea su futura nuera.

 

PRINCIPAL