Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


KIOSCO12

LOPEZ MURPHY ORDENO QUE SE INVESTIGUE Y SANCIONE A UN MARINO
Una cena de dinosaurios retirados

El marino Alfredo Fernández dijo que “la anarquía se está instalando en el país”. Será sancionado por la Armada.

El almirante Joaquín Stella recibió la orden del ministro de Defensa para que cite a Fernández.


Por Nora Veiras

t.gif (862 bytes) “La anarquía se está instalando en la Argentina.” “Bajo la toga se tolera la mentira sobre un supuesto plan sistemático comprobadamente inexistente.” “Se rebajan los haberes de quienes no podrán protestar, se combate la inseguridad atando las manos de quienes deberán velar por el orden público.” Estas fueron algunas de las “reflexiones” que el titular del Centro de Oficiales de las Fuerzas Armadas (COFA), contraalmirante retirado Alfredo Fernández, hizo ante 400 uniformados en la cena por “la Unidad Institucional Castrense”. Apenas trascendieron, el ministro de Defensa, Ricardo López Murphy, le ordenó al jefe de la Armada, Joaquín Stella, que cite a su camarada para “que, si ratifica esos dichos, lo sancione sin que le tiemble el pulso”. El jefe del Estado Mayor Conjunto, general Juan Mugnolo, también rompió su habitual silencio condescendiente y le hizo conocer al ministro su “desagrado e indignación” por las expresiones de Fernández que “nos desprestigian”.
Confiado ante un auditorio acostumbrado a reivindicar el terrorismo de Estado, Fernández abundó en que “desde la Presidencia de la Nación se modifican leyes penales para aplicarlas retroactivamente” y agregó que 
“se parcializó la historia para inculpar a las Fuerzas Armadas, sin involucrar a las autoridades constitucionales con responsabilidad primaria en los hechos de la guerra contra el terrorismo”. Indignado por la posibilidad de que los presos por el intento de copamiento del Regimiento de La Tablada accedan a una doble instancia judicial, el ex comandante de Infantería de Marina entre 1979 y 1980 protestó también –siempre sin nombres específicos– contra las Abuelas de Plaza de Mayo porque “se subsidia a las personeras del odio contra las instituciones”.
En realidad, para cumplir la orden de López Murphy, el almirante Stella no tendrá que investigar mucho. Fernández ratificó cada uno de sus dichos y profundizó sus argumentos en repudio de las organizaciones defensoras de los derechos humanos durante un extenso reportaje en Radio 10. Eso sí, por Radio Mitre encontró la solidaridad de otro participante de la cena, el también contraalmirante retirado Horacio Zaratiegui. El vocero de López Murphy, Ramiro Costa, interpretó en cambio que las declaraciones del titular del COFA “son un agravio para el ministro, para el Gobierno y para las instituciones, y corresponde sancionarlo con el máximo rigor si las ratifica”. 
El COFA fue sede en febrero de la conferencia de prensa del abogado Florencio Varela titulada “Plan Sistemático de Apropiación de Menores: una falacia”. Esa causa que instruye el juez Adolfo Bagnasco, por la cual están en prisión domiciliaria diez jerarcas de la última dictadura, es la obsesión de los militares retirados. Ninguna de las leyes de impunidad ni los indultos alcanzó para dejarlos a salvo de la aberración del robo de bebés hijos de detenidos-desaparecidos. Al término de esa rueda de prensa, alguien que se identificó como el capitán de fragata retirado Miguel García mantuvo el siguiente diálogo con una periodista de Página/12.
–¿Por qué no entregaron a los chicos a sus familias?
–Pero, por favor. Las Abuelas sabían que sus hijas eran unas putas que andaban embarazadas para que no las detuvieran.
Con otros términos, pero con la misma concepción, el contraalmirante Fernández se explayó anteanoche ante los comensales y por radio se preocupó en sumar y restar la cantidad de criaturas desaparecidas. El vocero de Defensa aseguró que en la cena no hubo militares en actividad y remarcó que Mugnolo le pidió especialmente que hiciera público el “desagrado” de las tres Fuerzas Armadas por esas expresiones. 
La diputada frepasista, Marcela Bordenave, integrante de la Comisión de Derechos Humanos, señaló que “las Fuerzas Armadas nunca pueden expresar opiniones políticas porque están bajo el poder político. Además hubo una sola guerra, Malvinas, lo otro fue el genocidio y persecución del pueblo argentino en general. Fernández se vanagloria de haber devuelto a los chicos con lo cual está haciendo apología del delito y es de esperar que el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, el presidente Fernando de la Rúa, le aplique una sanción máxima como destitución sin cobro de haberes”.
El ex capitán del Ejército, José Luis D’Andrea Mohr, consideró que Fernández “es un inimputable al que hay que mandar al geriátrico. Lo preocupante es que, desde principio de año, el Gobierno les ha dado luz verde para que muestren el coraje chiquito que no han demostrado antes. Lo grave del silencio del Gobierno es permitir que la historia escrita por los terroristas de Estado sea la que hereden las nuevas generaciones militares que no participaron con ellos. Si el poder político no actúa, es inoperancia o complicidad”. 

 


 

BAGNASCO RECHAZO LA EXCARCELACION
Riveros seguirá preso

El represor Santiago Omar Riveros seguirá en prisión. El juez federal Adolfo Bagnasco negó el pedido de excarcelación solicitado por el ex comandante de Institutos Militares, detenido por responsable del robo de bebés de desaparecidos durante la última dictadura militar.
La solicitud fue presentada por el defensor de Riveros, Florencio Varela. El abogado anticipó que apelará esta nueva medida. La cuestión deberá ser resuelta por la Cámara Federal porteña. Riveros fue detenido el jueves de la semana pasada por orden de Bagnasco. El militar, de 77 años, fue alojado inicialmente en Campo de Mayo, pero el martes último el magistrado le concedió el beneficio del arresto domiciliario. 
Al ser indagado por Bagnasco, Riveros puso en duda la existencia de nacimientos en los centros de detención y pidió al juez que interrogue al jefe del Ejército, Ricardo Brinzoni, “para que diga si hay evidencias que acrediten que hubo un plan para la apropiación de menores”. Durante la dictadura fue responsable del centro de detención y la maternidad clandestina que funcionaron en Campo de Mayo. 

 

PRINCIPAL