Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira


KIOSCO12

“LOS HIJOS NO VIERON LA PICANA NI POR INTERNET”, DIJO UN MINISTRO 
Cuando las disculpas suenan pobres

El ministro de Gobierno de Santa Fe, Angel Baltuzzi, tuvo que pedir “disculpas” a las organizaciones de derechos humanos por decir que la agrupación HIJOS “son cuatro pendejos que la tocan de oído”.

Angel Baltuzzi dio una conferencia de prensa para disculparse.


Por José Maggi
Desde Rosario

t.gif (862 bytes) El ministro de Gobierno de Santa Fe, Angel Baltuzzi, pidió ayer públicamente disculpas y se rectificó por el exabrupto contra la agrupación HIJOS, de cuyos integrantes dijo que “no vieron una ‘picana’ ni por Internet”. El funcionario quedó envuelto en la polémica luego de la difusión por radios rosarinas y reproducidas por un diario de la ciudad, que explicó que los conceptos fueron expresados a un periódico denominado El eslabón, que editan estudiantes de Comunicación Social. “A mí no me van a correr con la ‘vaina’ cuatro pendejos que la tocan de oído, que vivieron ésa de lejos y que ahora quieren venir a decirnos cuál es la medida justa de los derechos humanos”, fue la frase desencadenante, en referencia a la purga policial de represores que exigieron el 27 de agosto con un escrache múltiple los jóvenes hijos de desaparecidos. Baltuzzi calificó de “desgraciadas” sus propias declaraciones y aclaró que las había expresado “en un diálogo telefónico personal”, para enfatizar que “de ningún modo pretenden ofender a ninguno de los organismos de derechos humanos”. Y recordó finalmente que fue uno de los abogados que en la dictadura militar presentaba recursos de hábeas corpus sobre desaparecidos, que se exilió durante siete años. 
La polémica se originó cuando el titular de la cartera política fue consultado sobre qué había hecho él con los policías represores que actuaron en la época de la última dictadura militar y que todavía continúan revistando en la repartición. El funcionario reaccionó recordándole a su entrevistador: “Tengo autoridad moral sobre el tema porque había sido víctima de la represión ilegal. Yo me la jugué cuando jugársela era salir a jugar contra los militares o policías que te mataban, que te metían en cana. Yo metía recursos cuando metían presa a la gente arbitrariamente, entonces a mí no me van a venir a correr con la vaina cuatro pendejos... te lo digo sinceramente, que la tocan de oído, que la vivieron a lo lejos y hoy quieren venir a darnos la medida justa de los derechos humanos”. 
Baltuzzi se consideró en esa entrevista un “defensor de los derechos humanos desde siempre, especialmente cuando defender los derechos humanos costaba la vida. Hoy no corren ningún riesgo y pueden darse cualquier lujo”. Y también expresó en referencia a todas las entidades humanitarias que “lamentablemente la razón de existir de los organismos de derechos humanos es esto, siempre van a estar encontrando a alguno que tuvo algo que ver” con el gobierno de facto.
Después de la reunión de gabinete provincial encabezada por Carlos Reutemann, Baltuzzi tuvo que salir públicamente a pedir disculpas por sus declaraciones asegurando que no tuvo “intención de agraviar a las entidades defensoras de derechos humanos, quienes enarbolan banderas que he hecho propias y defendido a riesgo de mi vida”, aseguró a través de un comunicado escrito repartido durante la rueda de prensa.
El titular de la cartera política ofreció sus disculpas por sus expresiones “realizadas al calor de un tema de alto contenido emocional, en particular por haber sido víctima de la violencia política vivida en aquellos años”. En el mismo texto confesó que “el ejercer una defensa abierta y convencida de los derechos humanos me ha generado ser objeto de persecución y tortura”. 
Como argumento el ministro político afirmó sentirse afectado emocionalmente por el “escrache” realizado el 27 de agosto por HIJOS donde fue quemada una foto con su rostro. “HIJOS fue a escrachar policías y terminaron pegándome a mí, que soy el ministro político, que fui secuestrado y torturado por la gente del grupo Feced”, aseguró en referencia a Agustín Feced, quien fuera jefe de la policía de Rosario durante la pasada dictadura.
“Y no se puede confundir ni mezclar a los torturadores con los torturados, y realmente me afectó mucho ese episodio”, trató dejustificar.

 

 

Botones de muestra

Desde Rosario
En los ochos meses que lleva en el gabinete de Reutemann, Baltuzzi tuvo que salir a explicar por qué se habían producido numerosos casos de víctimas por gatillo fácil en la provincia. La proyección realizada por la organización no gubernamental Foro Memoria y Sociedad daba cuenta de que para el resto del año el accionar policial llevaría a duplicar las estadísticas del ‘99. 
Hace dos semanas tuvo una actitud más corporativa con los policías, incluso mayor que la de su propios jefes, cuando medio centenar de efectivos se congregaron frente a una seccional donde permanecían detenidos dos uniformados a quienes se los investigaba por la muerte de un joven en un aparente enfrentamiento. Mientras Baltuzzi salió a decir que “no había constancia de que se hubiera producido alguna anormalidad” y que los policías sólo expresaron preocupación por sus compañeros, el jefe de policía descabezó a la conducción del Comando Radioeléctrico, cuyos hombres habían protestado, acusándolos de haber abandonado sus puestos de servicios.

 

PRINCIPAL