Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira
ESPACIO PUBLICITARIO


GOTTIFREDI, EN EL CONICET DE LA DICTADURA
Con Videla en la foja

El secretario de Educación Superior del gobierno de la Alianza,
Juan Carlos Gottifredi, fue director del Conicet designado por
el ex dictador Jorge Rafael Videla. El prefirió no explicarlo. 


El secretario de Educación Superior, el radical Juan Carlos Gottifredi, ex rector de la Universidad de Salta.
Entre el ‘81 y el ‘83 ocupó el cargo de director del Conicet nombrado por decreto de Videla (ver facsímil).
Por Nora Veiras

t.gif (862 bytes) El secretario de Educación Superior del Ministerio de Educación, el radical Juan Carlos Agustín Gottifredi, fue miembro del directorio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) designado por el ex dictador Jorge Rafael Videla. El decreto 216 del 6 de febrero de 1981 aparece publicado en el Boletín Oficial el viernes 13 del mismo mes. Página/12 quiso conocer los motivos por los que Gottifredi ocupó ese cargo hasta el fin del gobierno de facto. Esperó para comunicarse con él porque estaba de viaje rumbo a Francia. Sin embargo, ya en París el secretario prefirió informar a través de la oficina de prensa. “Fue un investigador de alto nivel promovido por sus pares al directorio del Conicet en una etapa de transición a la apertura democrática”, repitieron sus voceros. En rigor, la “transición” incluyó a otros tres dictadores, Viola, Galtieri y Bignone y la guerra de Malvinas. La solvencia académica no formaba parte de las dudas planteadas. 
“Hay que dejar sentado que desde la restauración democrática no existen persecuciones de ninguna índole, en ningún ámbito de la vida nacional. Y no puede olvidarse que en 1976 se inició un período de oscurantismo difícilmente parangonable, que acarreó la prescindibilidad de un elevado número de investigadores y técnicos del Conicet. Por el contrario, a partir del año 1984 no sólo no existe una ley de prescindibilidad, sino que este organismo dictó la resolución Nº 3/84 que dispuso el ingreso de los perjudicados por aquella legislación. Desde enero de 1984 el Conicet recuperó bienes inmuebles por un valor estimado de 20 millones de dólares, producto de la devolución que efectuaron fundaciones que habían adquirido su patrimonio a expensas de subsidios de este organismo.” El relato es parte del comunicado del directorio del Conicet, que presidía Carlos Abeledo, el 24 de mayo de 1988, y da cuenta de la vida del organismo de ciencia durante la dictadura.
Fue tal la cantidad de becarios e investigadores que fueron cesanteados o que optaron por el exilio ante la alternativa de muerte que con el retorno de la democracia se creó en el Conicet la categoría “Becarios de Actualización” para reincorporarlos. Los voceros de Gottifredi remarcaron que el presidente Raúl Alfonsín “lo designó rector normalizador de la Universidad Nacional de Salta por su amplia trayectoria académica como lo demuestra su currículum que está en internet”. Efectivamente entre sus antecedentes resumidos que aparecen en la página web del Ministerio de Educación bajo el título Actividades Profesionales-Académicas figura “miembro del directorio del Conicet (1981-1983), investigador principal del Conicet. Carrera de Investigador Científico (desde 1977 a la fecha; c/licencia)”. 
El actual secretario de Estado del gobierno de la Alianza compartió el directorio del Conicet con Jorge Arvía, Roberto José Brie, Alfredo Calvelo, José Salvador Gandolfo, Enrique Linares, José María Mariluz Urquijo, Ichiro Misuno, Aída Argentina Pesce de Ruiz Holgado, Eduardo Antonio Rodríguez, Juan Claudio Sanahuja, Luis Santaló y Andrés Oscar Manuel Stoppani. Todos fueron nombrados por el mismo decreto que firman Videla y Juan Llerena Amadeo como ministro de Educación.
El investigador Enrique Oteiza recordó que en los ‘60, en la época de Bernardo Houssay en el Conicet se había formado una comisión para la repatriación de científicos que presidía el ingeniero José Salvador Gandolfo. “Se logró traer a unos 60 investigadores que serían cabeza de línea de investigación. Cuando en el ‘66, bajo la dictadura de Juan Carlos Onganía se produce la Noche de los Bastones Largos y los científicos empiezan a emigrar masivamente, Alberto Aráoz y yo planteamos que se discuta el tema en la comisión porque era evidentemente contradictorio el objetivo que nos planteábamos con lo que se estaba viviendo, Gandolfo se negó a discutirlo y Aráoz y yo renunciamos.” En el mejor de los casos, el hacer caso omiso del contexto fue lo que marcó la fractura de la comunidad científica en las sucesivas dictaduras.
La persecución ideológica fue la norma que desvirtuó cualquier rigurosidad académica. Antes del golpe del ‘76, por influjo de la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A) ya habían sido cesanteados investigadores so pretexto de “Seguridad Nacional”. Durante los primeros años de la dictadura desapareció el técnico del Conicet Dante Guede, quien trabajaba en el Observatorio Astronómico de Villa Elisa. Al comienzo de la gestión de Abeledo en el ‘84, sus compañeros pusieron una placa recordatoria en la sede central de Congreso. Años más tarde cuando se produjeron los levantamientos carapintadas, las mismas autoridades les devolvieron la placa a los trabajadores que impulsaron el homenaje para evitar “irritar” a los reaccionarios que convivían en el organismo. En el ‘96, al cumplirse los 20 años del golpe, la placa recuperó su lugar.
En el gobierno de la Alianza hay otros radicales que también tuvieron cargos destacados durante el mandato de Videla, actualmente en prisión por robo de bebés. El secretario Legal y Técnico de presidencia, Virgilio Loiácono, fue asesor del dictador desde la misma área. Su compañero de entonces, José María “Pepe” Lladós, revista en la Secretaría de Planeamiento del Ministerio de Defensa. Este diario quiso preguntarle al doctor en Química Gottifredi por ese cargo que aparece en su currículum descripto en fechas –1981/1983– y que tiene tras de sí la firma de Videla, él optó por no explicar.

 

 

 

KIOSCO12

PRINCIPAL