Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira
ESPACIO PUBLICITARIO


EL FMI APROBO AYER LA OPERACION BLINDAJE POR U$S 40 MIL MILLONES
Con coraza, la vida es otra cosa

El Presidente intentó mostrarse exultante. “Esta es una gran noticia, no debemos voltear el optimismo”. Acompañado por José Luis Machinea, vinculó la garantía de cobro para los acreedores con la futura generación de empleo.

Fernando de la Rúa, acompañado de los ministros clave para el logro del salvataje del FMI.

Por Claudio Zlotnik

El directorio del Fondo Monetario aprobó ayer formalmente el blindaje financiero para Argentina, que en total sumará casi 40 mil millones de dólares. El FMI oficializó ayer en Washington que su aporte será de 13.700 millones, de los cuales ya fueron girados 2100 millones mientras que otros 3000 millones estarán disponibles la semana próxima. “Esta es una gran noticia para el país. No debemos voltear el optimismo”, aseveró ayer Fernando de la Rúa durante una rueda de prensa convocada en la Casa Rosada, de la que participó el gabinete nacional, lo que da una idea de la trascendencia que el Ejecutivo le da al auxilio financiero. “Hemos eliminado la incertidumbre que había respecto del caso argentino”, aseguró, por su parte, José Luis Machinea. Justamente, el socorro multimillonario fue diseñado con el objetivo de transmitir seguridad de cobro a los acreedores y fue presentado por el Gobierno como el puntapié inicial para la etapa de crecimiento de la economía. A cambio, el Gobierno se comprometió, entre otras cosas, a recortar las jubilaciones futuras y desregular las obras sociales, medidas ya lanzadas por sendos decretos de necesidad y urgencia.
La conformación del blindaje fue la solución consensuada entre el Gobierno y el FMI para hallarle una salida a la severa crisis económica, que hacia noviembre pasado dejó a la Argentina al borde de la cesación de pagos. Además del Fondo, de la operación participarán organismos financieros internacionales (Banco Mundial y BID), un grupo de bancos, las AFJP y España. El monto del auxilio –39.700 millones de dólares– fue un verdadero éxito de marketing para Machinea. De ese total, sólo una parte -no más de 20.000 millones, la mitad a lo largo de este año– será dinero disponible en efectivo a una tasa de interés que rondará el 9 por ciento anual.
El resto proviene de compromisos asumidos por entidades financieras y las AFJP de refinanciar deuda sin definir costos de antemano y de un canje de títulos de deuda de corto y mediano plazo por otros de largo alcance, por un total de 7000 millones. La primera parte del canje involucrará 3000 millones. Y, para lograr el éxito de la operación, Daniel Marx, secretario de Finanzas, ya se encuentra en Italia dialogando con inversores. El propio Machinea también viajará a Europa y Estados Unidos, mientras que Julio Dreizzen, subsecretario de Financiamiento, irá a Tokio en las próximas horas, con idéntico objetivo.
En total, este año Economía debe refinanciar deuda por 21.800 millones de dólares. Ya tiene casi la mitad (9700 millones) por los aportes del Fondo, el Banco Mundial, el BID y España pautados para el 2001. El resto lo conseguirá de las AFJP y los bancos de inversión internacionales, que se comprometieron a prestar por 3000 y 10.000 millones, respectivamente, en caso de que los mercados de crédito voluntario sigan cerrados para la Argentina.
Sin embargo, en Economía confían en que el escenario será bien distinto. Con el blindaje y el recorte de la tasa de interés en los Estados Unidos, los funcionarios creen que, muy pronto, se volverán a colocar bonos en los mercados internacionales. De hecho, ya lo hicieron otros países emergentes, como Brasil, México y Colombia. “Ya recibimos propuestas, pero vamos a esperar a que los mercados se tranquilicen”, reveló ayer Marx desde Milán.
La ayudita de Alan Greenspan, presidente de la FED, fue decisiva para prever tiempos más calmos. El Tío Alan ya bajó la tasa en medio punto, en forma sorpresiva y en la city prevén una flexibilización adicional para fines de mes. Esta tendencia bajista, que impulsa a los inversores extranjeros a comprar activos financieros de los emergentes, junto a las certezas que otorga el blindaje, hizo retroceder el riesgo país. De los 1000 puntos en que se encontraba hace dos meses, ayer terminó en 695, contra los 706 del día anterior, valores que se sitúan por debajo delnivel que mostraban antes de la renuncia de Carlos “Chacho” Alvarez. El mejor clima también impactó en el mercado accionario. En lo que va del año, el índice de acciones líderes MerVal lleva ganado el 19,9 por ciento, a pesar de que ayer cedió el 0,4 por ciento.
La mejora de los títulos públicos y el descenso del riesgo país tuvieron impacto en el sistema financiero. Los bancos ya le bajaron las tasas por préstamos a las empresas. Lo mismo ocurrió con los descubiertos en cuenta corriente, créditos inmobiliarios y rendimientos de los plazos fijos. “Esperamos que la baja en la tasa siga llegando a la gente y se genere trabajo para todos los argentinos”, remarcó ayer De la Rúa. El blindaje es la apuesta fuerte del Gobierno para encaramarse en el “círculo virtuoso” que saque a la economía del estancamiento.
Para acceder al socorro, el Gobierno se comprometió a sacar una serie de medidas y cumplir estrictamente con las metas fiscales. La lista figura en la Carta de Intención que acaba de aprobar el FMI y algunas de las más polémicas, como la reforma previsional que eliminó la Prestación Básica Universal y elevó la edad jubilatoria de las mujeres, ya fueron sacadas por decreto, a la espera de que el Congreso las legitime. Entre los compromisos pendientes figuran la racionalización en la administración pública, implementación del Fuero Penal Tributario, reestructuración de la Anses y del PAMI y la reglamentación de la Ley de Defensa de la Competencia. La primera misión posblindaje del FMI llegará a Buenos Aires el mes que viene.

 

El Fondo no escatima apoyo

Junto con la aprobación del blindaje, el Fondo Monetario dio ayer un fuerte espaldarazo al Gobierno. “Ha puesto en marcha un ambicioso programa orientado al crecimiento económico y asegurar la solvencia fiscal en el mediano plazo. Deberían restaurar la confianza interna y externa”, señaló anoche Stanley Fischer, el número dos del FMI, mediante un comunicado. En la nota, Fischer apuntó que los elementos centrales de la Carta de Intención son la desregulación de las obras sociales, la renegociación de los contratos con las privatizadas y la eliminación, en un plazo de dos años, de la tasa de estadística que grava a las importaciones. Por último, les deja una advertencia a los funcionarios del Gobierno y a los legisladores que amenazan con voltear los decretos presidenciales: “Será muy importante que las autoridades de todos los niveles adhieran firmemente a este programa, de forma tal de restaurar la confianza del mercado, volver a un crecimiento alto y proteger la Convertibilidad”.

 

PONDRAN EN MARCHA EL PLAN DE INFRAESTRUCTURA
Puntapié inicial a las obras

El Gobierno comenzará a licitar a fin de mes las obras que integran el Plan Federal de Infraestructura. Se trata de 26 proyectos, por 1062 millones de pesos, distribuidos en 20 provincias. Los trabajos estarán concentrados en ampliación de redes viales y aprovechamiento de recursos hídricos. José Luis Machinea aspira a que el programa apuntale la recuperación económica y lo ponga a resguardo de las críticas sobre que su único interés es enviar señales de ortodoxia a los mercados. Para dinamizar su puesta en marcha, el ministro recomendó a Fernando de la Rúa reemplazar al funcionario que tiene a su cargo la coordinación del mismo. El Presidente aceptó su consejo y ayer puso en funciones a Aníbal Rothamel como secretario de Obras Públicas, en lugar de Máximo Fioravanti.
Machinea consideraba que Fioravanti no mostraba las condiciones de ejecutividad que él pretendía. Rothamel llegó a la Secretaría de Obras Públicas desde la Dirección Nacional de Vialidad, puesto que había ocupado por recomendación de Nicolás Gallo. Machinea considera que el flamante funcionario se moverá activamente para llevar adelante el Plan de Infraestructura. Junto con ese programa, Economía relanzará en los próximos días el Plan Federal de Vivienda. Es el mismo que el Gobierno presentó con bombos y platillos a principios del 2000, pero que jamás se puso en práctica.
Una alta fuente del Palacio de Hacienda justificó ante Página/12 que el programa no comenzó a ejecutarse por la falta de acuerdo entre entidades bancarias y los institutos provinciales de vivienda. Casi un año más tarde, ese convenio finalmente se produjo. Los bancos Nación, Ciudad de Buenos Aires, Galicia, Makro y Comafi otorgarán créditos hipotecarios a tasas de entre el 11 y el 12 por ciento anual. A su vez, los institutos de vivienda subsidiarán a los beneficiarios del programa el 50 por ciento de la tasa, con recursos extraídos del Fonavi. De ese modo, los interesados en comprar una vivienda pagarán cuotas fijas de 160 pesos durante 20 años. En 15 días comenzará la construcción de 5 mil casas en las provincias de Misiones, Chaco, Jujuy, Chubut y Mendoza. A través de este plan, se prevé edificar 25 mil viviendas durante este año, que se sumarán a las 50 mil pautadas por el Fonavi.
En cuanto al Plan de Infraestructura, las obras que se licitarán a fin de mes comenzarán a ejecutarse desde abril. Los concesionarios que se las adjudiquen deberán financiar los trabajos con capital propio, y empezarán a cobrar un canon del Estado una vez que estén finalizados. En esta primera etapa, se encararán proyectos viales y de infraestructura hídrica. Los primeros consistirán en pavimentación o ampliación de rutas. Por otra parte, se licitarán obras hídricas en siete provincias: Jujuy, Santiago del Estero, Neuquén, La Rioja, La Pampa, Buenos Aires y Tucumán.

 

PRINCIPAL