Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira
KIOSCO12


EL GOBIERNO PRESENTO SU PROYECTO DE LEY DE RADIODIFUSION
“Es una democratización irreversible”

Fernando de la Rúa, Darío Lopérfido y Gustavo López explicaron ayer los alcances de la ley que reemplazará a las normas de la dictadura y que definieron como “un proyecto para la libertad”.

Lopérfido durante la presentación, en la Casa Rosada.

En una ceremonia realizada en el Salón Blanco de la Casa Rosada, el presidente Fernando de la Rúa, el secretario de Cultura y Comunicación Darío Lopérfido y el interventor del Comfer, Gustavo López, presentaron ayer el proyecto de la nueva Ley de Radiodifusión. El proyecto incluye artículos que restringen la multiplicidad de licencias en radio y televisión, establecen un nuevo esquema para el horario de protección al menor, marcan fuertes sanciones para la actividad ilegal y la interferencia de señales y fijan la conformación de la Comisión Nacional de Radio y Televisión (Conarte) y el Sistema Nacional de Medios Públicos (SNMP). La ley actualmente en vigencia fue aprobada durante los años de plomo, con la firma de Videla, Massera y Agosti, y enmarca la radiodifusión en la Doctrina de la Seguridad Nacional.
“Esto tiene una gran importancia porque es un proyecto para la libertad”, dijo De la Rúa, y agregó que “será sometido a análisis en el Congreso de la Nación buscando allí nuevos consensos, para que la Ley sea el resultado de la voluntad de todos. Deseo que el Congreso nos brinde cuanto antes la ley en democracia que precisamos, una ley para la libertad”. Lopérfido indicó que la norma contempla “la obligatoriedad de ficción en los canales televisivos, y una cuota de pantalla para el cine argentino largamente esperada. Para este gobierno la democratización de los medios estatales es irreversible”, dijo, y destacó que “así como la democracia se transformó en una conquista social que la ciudadanía no pone en discusión, la importancia del pluralismo informativo en los medios –cuya misión social es proteger el derecho a saber de las personas– es otra de las conquistas que ningún ciudadano está dispuesto a perder”. López, en tanto, aseguró que con la nueva ley de Radiodifusión “se empezará a saldar una de las deudas más grandes de la democracia” y subrayó que “no queremos más listas negras ni censura para los medios”.
En el acto también estuvieron presentes el presidente de la Cámara de Diputados, Rafael Pascual; el jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra, y numerosos empresarios, productores y periodistas de medios de radiodifusión, así como actores como Soledad Silveyra y Leonor Benedetto y el cineasta Héctor Olivera, entre otros. El diputado y actor Luis Brandoni dijo sentir “orgullo y emoción” por la presentación del proyecto y resaltó que “éste es uno de los temas de política de Estado que deben debatir todos los actores políticos del país”.
Adelantada en su momento por Página/12, la iniciativa propone un novedoso marco regulatorio: el proyecto incluye artículos que restringen la multiplicidad de licencias en radio y televisión, establecen un nuevo esquema para el horario de protección al menor, marcan fuertes sanciones para la actividad ilegal y fijan la conformación de la Comisión Nacional de Radio y Televisión (Conarte) y el Sistema Nacional de Medios Públicos (SNMP). La ley entiende a la televisión abierta y las estaciones de radio AM y FM como servicio de difusión gratuita, y al cable y la televisión satelital como servicios complementarios de radiodifusión, cuya recepción puede ser paga.
A partir de la sanción de la iniciativa, la adjudicación de licencias para radios AM y canales de televisión estará a cargo del Poder Ejecutivo Nacional, a través de un concurso público, abierto y permanente, y se otorgarán por 15 años con una única renovación por otros diez. Desde ese momento, no sólo personas públicas y privadas podrán adjudicarse las señales: también sociedades no comerciales como universidades, cooperativas, municipios y organizaciones no gubernamentales. La Ley indica que no podrán ser adjudicatarios legisladores y funcionarios públicos, magistrados ni integrantes de Fuerzas Armadas. El Conarte funcionaría con fondos generados a través de gravámenes, publicidad y auspicios televisivos. También se creará el Consejo Federal de Radio y Televisión, que se reunirá con representantes de las provincias y la Ciudad de Buenos Aires y la Defensoría de los Usuarios de Radio y Televisión.

 

For export

El proyecto de Ley está siendo expuesto simultáneamente por el director del Servicio Oficial de Radiodifusión, Mario Cella, ante la asamblea de la Asociación de Radios Nacionales Públicas de América Latina (Arnaspal), que se desarrolla en Costa Rica. Ante la presencia de los principales representantes de los medios públicos de México, Brasil, Cuba, España, Francia y la Unesco, entre otros, Mario Cella dará a conocer en estos días el contenido de la Ley de Radiodifusión: el director de Radio Nacional preside además la Comisión de Asuntos Institucionales de la Asociación de Radios Nacionales Públicas de América Latina, organización creada con el fin de fortalecer las relaciones institucionales, coordinar actividades y mejorar la cooperación entre sus miembros y revitalizar el rol de las radios públicas.

 

“TURANDOT”, EN EL TEATRO DE LA PLATA
Una apertura de lujo

Anoche se abrió la nueva temporada lírica del Teatro Argentino de La Plata. Con la notable soprano Norah Amsellem en el papel de Liu (casi la verdadera protagonista) y un excelente Calaf en la voz de Martin Thompson, subió a escena esta versión de Turandot, la última e inconclusa ópera de Puccini y, tal vez, su obra más perfecta (hasta ese final en el que se detuvo durante meses y que no se atrevió a escribir él mismo, donde una mala imposible se redime de sus pecados). Con nuevas funciones hoy y el sábado a las 20.30 y el domingo a las 17.30, la sala de la Avenida 51 entre 9 y 10 inaugura así su programación operística de 2001. La dirección de orquesta –otro acierto– está en manos de Stefan Lano y la producción, en colaboración con las Operas de Chicago y San Francisco, cuenta con régie de Lofti Mansouri, escenografía de David Hockney y vestuario de Ian Falconer. La orquesta y coro son los estables del Teatro y el elenco se completa con Cynthia Makris como Turandot, Erwin Schrott, Gustavo Gibert y Juan Barrile, entre otros. Un segundo elenco tendrá a su cargo la función del domingo: Marilyn Zschau como Turandot, José Azocar en el papel de Calaf, Mariel Bravo como Liu y Carlos Esquivel como Timur.
Terminada, a partir de anotaciones del autor, por Franco Alfano a pedido de Toscanini, este director, sin embargo, se negó a incluir el final agregado en el estreno del 25 de abril de 1926. En el momento en que Liu decide suicidarse, Toscanini paró de dirigir, miró al público y dijo: “Hasta aquí llegó Puccini”. Recién en la función siguiente Turandot tuvo la oportunidad de intentar congraciarse con el público. Fallida en lo teatral –en realidad no debería haber habido redención alguna, pero eso no estaba permitido por las reglas no escritas del género–, en el aspecto musical Turandot tiene momentos que hacen uso por igual de Debussy y de Strauss, y es algo así como la suma de toda una serie de saberes acumulados a lo largo de un siglo por la ópera romántica. La primera audición en Argentina tuvo lugar en el Colón, en 1929, tres años después del estreno italiano, y con la misma protagonista, la excepcional Rosa Raisa.

 

PRINCIPAL