Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira
KIOSCO12


“POPSTARS” CONCLUYO SU PRIMERA PARTE,
CONSAGRANDO A CINCO CHICAS QUE SERAN EL GRUPO BANDANA
El sueño del estrellato veloz convertido en realidad

Virginia, Ivonne, Lisa, Lourdes y Valeria fueron consagradas anoche ganadoras del programa, y hoy comienzan su convivencia en una casa. Llenaron un teatro y aspiran a liderar el ranking de los discos más vendidos. Eso mismo ya pasó en varios países del mundo.

Propuesta: “Sentí que en un país
que no da oportunidades, era interesante plantear un casting en el que todas iban a ser evaluadas en forma transparente”.

Por Julián Gorodischer

veces suceden cosas extrañas en la televisión argentina. Un programa nace con el perfil bajo que acompaña a los productos menores y, después de unas semanas, se convierte en un tema obligado de conversación. Virginia, Ivonne, Lisa, Lourdes y Valeria –se supo anoche– son las cinco Popstars que, en breve, se convertirán en el puntal de los rankings de discos más vendidos. Su producción, que se llama Bandana (como el nombre del flamante grupo), comienza a distribuirse hoy con la expectativa que da el antecedente internacional: donde hubo un grupo de Popstars, al menos por un tiempo, su hit fue bombardeado por decenas de radios FM, tal como sucederá aquí con Maldita noche. Su verso más popular dice: Yo no renuncio nunca, fiel a este universo de chicas cariñosas que triunfan por persistencia, como si esta no fuera la Argentina que decae sino otro país en el cual si se canta bien se obtendrá un merecido. O se habrá tenido la oportunidad de conseguirlo. El programa se convirtió, por otra parte, en el más visto de Azul Televisión, acaso por el notable poder de síntesis de su edición, parte central del efecto emotivo que causa en los espectadores.
Popstars instala una cierta idea de justicia. Tal vez, lo más notable sea la inversión de una idolatría. El primer día del casting, hace unos meses, la cancha de Ferro se llenó de fanáticas de Christina Aguilera, Britney Spears y, en su vertiente rioplatense, Natalia Oreiro o en todo caso Marcela Morello. Cuando cantaron, las postulantes expusieron, en todos los casos, una adoración por un otro mejor, que se merece el sacrificio de los seres comunes. Unas semanas después, las cinco Popstars –de aquí en más Bandana, a secas– ya no reverencian a su objeto de deseo y admiración, sino que declaran: “Yo no renuncio nunca”, como el estribillo de su tema pegadizo. Ahora dicen, como Ivonne o la colombiana o “La colo”: “Mi sueño de ser estrella se hizo realidad”. Y el locutor describe a la primera seleccionada como .un ejemplo de humildad”, con las mismas palabras que antes se habrían dedicado a Britney, su modelo. Ya convertida en una de las Bandana, Ivonne no se acuerda de Britney, y por debajo de la pantalla, se construye una rivalidad: “Britney, tus días están contados”, dice la leyenda sobreimpresa.
“Sentí que en un país que no da oportunidades, era interesante plantear un casting como éste, en el que todas iban a ser evaluadas en forma transparente”, dice Afo Verde, uno de los jurados, director artístico de la discográfica BMG y ex músico del grupo La Zimbabwe. “No nos importaba el aspecto, sino lo que transmitía cada chica. Y el resultado es increíble: el disco no es de plástico, es mugriento. Y ellas no son las ganadoras de un concurso; son diez artistas ingobernables”. Afo es ambicioso, e imagina una larga y sólida carrera para cada una de las elegidas. Sin tradición local ni latinoamericana, el grupo de chicas podría convertir al tema “Guapas” en el más difundido de los últimos años. Magalí Bachor, su compañera en la selección, también imagina una fundación: “El programa aportó un cambio en la música pop creada en la Argentina. Hasta ahora no entraba mucho en el gusto, y ahora se está generando un movimiento”.
En Inglaterra, el hit de las Popstars fue un récord de ventas y circulación, aunque solamente mientras el programa duró en pantalla. Aquí nadie pide más que eso: una buena racha que se mantenga por un par de meses en una Argentina depresiva que no asiste a éxitos masivos desde hace tiempo. La primera función casi agotada y el lanzamiento resonante del disco ya podrían merecer la categoría de “milagro comercial, si se encuadra en el contexto de crisis económica. Afo Verde tiene su personal explicación para el fenómeno: Popstars es la demostración de que todavíase puede avanzar con talento”, dice. “Es una oportunidad de lucirse en un momento muy depresivo del país”, agrega Bachor.
Sólo Virginia, entre las afortunadas, responde al modelo”.rubia para vender”, pero el jurado asegura que también canta y baila muy bien. Ivonne, en cambio, tiene aparatos en los dientes; Lourdes se merece el sobrenombre que muchas le asignaron (la peti) por su baja estatura. No son modelos de belleza tradicionales, como tampoco lo fue Daniela, que sobrevivió hasta las últimas diez finalistas. A “la más gordita del grupo” (según la definió su mamá) la consideraron una candidata fija hasta que perdió su lugar en la final. En los días previos, la gordita se convirtió en una estrella por un día a quien la cámara acompañó mientras esquiaba, descansaba en el hotel de lujo o meditaba a solas en la montaña. Daniela pudo haber sido una Popstar, y su inclusión habría sido una verdadera intervención política de parte del reality de moda. “Nos moríamos de ganas de ejercer esa demagogia –se sincera Afo Verde– pero Daniela se nos cayó a último momento porque no rindió bien en el simulacro de show.”
Hoy, con el grupo conformado y el disco en las bateas, se inicia una nueva etapa del ciclo, la que –dicen– subirá los actuales 18 puntos de rating promedio. Se podrá ver a las chicas conviviendo en la casa de las Popstars, y luego preparando su disco y su show teatral. En la intimidad develada, elegirán el nombre Bandana para bautizar al grupo y se ganarán el adjetivo de ingobernable que utilizó Afo Verde. Se extrañarán las largas sesiones del casting donde Afo –el galán joven– las seducía, Magalí –el hada madrina– las contenía y Pablo Ramírez –el villano– demoraba cada revelación. A este productor le tocaba dar malas noticias. “No vas a formar parte”, fue la frase más temida, un equivalente del “Estás nominado” de Gran Hermano. Todo eso quedó atrás, ahora que las Bandana comienzan a ser famosas y llenarán un teatro. Del esmerado pasaje de fan a ídolo trató la primera parte. Hoy comienza otro turno: “Pasen y vean la glamorosa vida privada de una estrella”.

 

PRINCIPAL