La sección para la adicción milenials

Fuera de series

A VERY ENGLISH SCANDAL

En Londres, en el comedor de la Cámara de los Comunes, a mediados de los años 60, un miembro importante del Parlamento se sienta frente a un caballero de confianza para brindar por ser un par de reinas viejas. Un Hugh Grant de traje gris y piel agrieteda, lejos de sus papeles como galán hétero en “Cuatro bodas y un funeral” o “Nothing Hill”, le cuenta a su amigo que es 80 por ciento gay mientras come carne tártara. “Mi esposa dice que gay significa feliz”, le contesta con rapidez su camarada. “Y tiene mucha razón. Yo pretendo ser muy feliz muchas veces en mi vida”, remata el protagonista de esta miniserie de 3 capítulos: Jeremy Thorpe. Guionada por Russell T. Davies (uno de los creadores de “Queer as Folk” y productor de “Doctor Who”), y basada en el libro de John Preston, “A Very English Scandal” narra con una gracia salvaje la historia de pasión y reproches entre el líder del partido Liberal y su joven amante, Norman Scott (Ben Whishaw). Quienes iniciaron una relación amorosa a escondidas cuando en Inglaterra ser homosexual era considerado un delito. “Conejito”, como le dice Jeremy al chongo que al principio oculta en casa de su madre, entra en la vida del político de buenos modales con la promesa de un paraíso que en pocos años se convierte en la amenaza que puede terminar con su carrera. 

Basada en hechos verídicos, la miniserie de 3 capítulos producida por la BBC y dirigida por Stephen Frears, el director que se atrevió a revelar el lado maléfico de las monjas de un internado en “Philomena” (2013), reconstruye un policial político donde son las apariencias las que están en juego. Entre leyes y decretos, guantes blancos y camisas con volados, Jeremy Thorpe intenta vacacionar de a ratos en su 80 por ciento gay, pero el peso de su figura pública lo arrinconará para que se incline por el conservador 20 por ciento. Lo que comienza como un romance de verano culmina en cartas extorsivas de un amante. Una olla a presión que destapa el costado más cruel de Jeremy, decidido a mandar a matar a su mayor secreto. Aquello que otro director representaría con solemnidad y voz gruesa, Stephen Frears lo muestra con agudeza y sarcasmo. Orgulloso de su obsesión por hallar las palabras más elegantes para transmitir los pensamientos más oscuros de los personajes. Jeremy Thorpe es el primer político de Inglaterra en ser llevado a los estrados investigado por conspiración homicida. Pero, más allá de las audiencias, el juicio y la frialdad para ganar una campaña política a toda costa, “A Very English Scandal” dibuja con profunda ambigüedad el vínculo entre dos hombres que encontraron en el otro un poco de amor, más allá de sus miserias individuales. Stephen Frears hace visible la red de sentimientos inexplicables que unen para siempre a estos amantes que se quisieron y odiaron con la misma intensidad. M.D.

Disponible la miniserie completa en FLOW


SPECIAL

En un año, un mes y una época atiborrada de producciones, eventos y fiestas por la conmemoración de los 50 años de Stonewall, Netflix se apuró a sacar hace poquito tiempo “Special”, una serie original de la plataforma, producida por Jim Parsons (el hermoso nerd de “Big Bang Theory” que tanto amamos odiar), escrita y protagonizada por Ryan O’Connell en el papel de Ryan Kayes, un muchacho de 28 años abiertamente gay que tiene parálisis cerebral y lleva una vida dirigida por familiares sobreprotectores, médicos condescendientes y una cantidad de mandatos impuestos, hasta que un buen día decide radicalmente, tras una secuencia de sucesos poco afortunados, hacer lo que todxs soñamos a diario: vivir su vida sin importarle nada más que eso. Repitiéndose como un mantra “Ya estuve en el closet por ser gay, ya estuve en el closet por tener una discapacidad: ahora ¡No-más-closets!”, una primera temporada de 8 episodios de corta duración lo muestra entablando una secuencia de lazos estratégicos y cómplices para transformar su cotidianidad y su futuro, mientras sueña con chongos de película y planea independizarse de su madre a la par de que acumula sexo, anécdotas y nuevas experiencias que nos llevan a amarles, tanto a su personaje como a lxs beautiful losers que lo rodean. “Special” es una comedia ligera pero inteligente, fresca pero destructora de estereotipos ligados tanto a la comunidad lgbti como a la diversidad funcional y, en este caso particular, a la conjunción de ambas, apelando a las risas pero con seriedad y cero dramatismos. Y por si algo más le faltaba hacer a este muchacho, vale aclarar que la tira está inspirada en un libro escrito por el propio Ryan O’Connell: “I’m Special: And Other Lies We Tell Ourselves” (“Soy especial y otras mentiras que nos decimos a nosotros mismos”), publicado en 2015. A.D.

Disponible la serie completa en Netflix


 

 

 

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ