Opinión
El paraje de la Luna y el Sol

Lo de Mascasín es como el acontecimiento de Belén. En el más insignificante caserío de la Judea donde nació Jesús. En tiempos nuestros, el Sol y la Luna decidieron encontrarse en el pueblito más pobre de la provincia de La Rioja. Es un pequeño paraje de tierras comuneras, encerrado por dueños de latifundios que viven en Buenos Aires. A las familias de los pobladores les prohíben pastorear sus pequeñas majadas. En el paraje, viven familias que ocuparon las casas del ferrocarril porque en Chepes no podían afrontar el alquiler. Mascasín es un pueblo de familias que apenas sobreviven con una pensión o con la asignación universal por hijo. Sobre ese pueblo optaron por unirse la Luna y el Sol. No nos quedemos mirando el cielo.

* Cura párroco de Chepes, la municipalidad de la que depende Mascasín, el paraje de 35 habitantes desde donde el eclipse podrá apreciarse más tiempo.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ