Nueva prueba electoral sin presencia de partidos políticos
Otro simulacro del escrutinio a escondidas
Tras el primer intento fallido, el Gobierno hizo un nuevo test de la transmisión electrónica de los telegramas. Aseguran que "salió muy bien". Desconfianza de la oposición.

Sin la participación de las agrupaciones políticas, ayer se realizó un nuevo simulacro de transmisión electrónica de telegramas electorales. Fue desde las mismas 3000 escuelas que se utilizaron en la primera prueba, realizada el 29 de junio, con muy malos resultados. Aunque no dieron mayores precisiones, desde el Ministerio del Interior y el Correo Argentino dejaron trascender que este ensayo “salió muy bien”. Sin embargo, los principales partidos opositores cuestionaron el hermetismo con el que se desarrolló la jornada y exigieron ver los resultados. “Es inverosímil sostener que salió bien cuando nadie lo pudo controlar”, sostuvo el apoderado del Partido Justicialista, Jorge Landau. El 20 de julio será el último testeo antes de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de agosto, al que sí fueron convocadas las fuerzas políticas y la prensa.

“Deliberadamente se les impidió asistir a los ensayos para verificar ese resultado a quienes precisamente deben controlarlo”, se quejó Landau, cuyo espacio viene señalando hace varios meses las irregularidades del mecanismo impulsado por el Gobierno. Este nuevo mecanismo establece que los datos electorales para el escrutinio provisorio sean digitalizados y transmitidos directamente desde los centros de votación y que presentó serias deficiencias durante su primera simulación.

A última hora del viernes, desde la Secretaría de Asuntos Políticos e Institucionales que conduce Adrián Pérez confirmaron a este diario que no se llevaría adelante un simulacro antes del 20 de julio, al que –según informaron– fueron convocados finalmente los partidos políticos y la prensa.

Sin embargo, en la tarde de ayer, difundieron un comunicado oficial en el que indicaron que "se realizó una nueva prueba interna y capacitación con el personal afectado a las tareas". "Los resultados obtenidos fueron los previstos: se transmitieron telegramas desde las escuelas y centros de transmisión digital habilitados en todo el país, dentro de los tiempos estipulados", consignaron en el escrito. Además, destacaron la participación en el ensayo del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, del director nacional Electoral, Rodrigo Conte Grand, del director de Servicios Electorales de Correo Argentino, Adrián González, del director general de la entidad, Gustavo Papini, y del propio Pérez. "Salió muy bien", celebraron informalmente.

A pesar de la alegría oficial, los supuestos resultados exitosos de la prueba no fueron publicados y, en redes sociales, personas que trabajaron en los establecimientos educativos durante la jornada dieron cuenta de que el procedimiento tuvo algunas mejoras, pero que –como sucedió en la primera prueba– se repitieron los problemas de conectividad y las demoras con las computadoras que se utilizarán en las PASO.

"Fue un poco más organizado que la vez pasada, pero el sistema sigue sin responder perfectamente, hubo muchos problemas con las claves que les asignaron a las personas contratadas para poder entrar a la plataforma y quedaron muchos colegios sin poder transmitir", aseguró a este diario un empleado que trabajó ayer en una de las sucursales del Correo. "No funcionó como tenía que funcionar y otra vez el servicio de soporte de Smartmatic fue pésimo", indicó.

"Parece que el Gobierno apuesta a que sea una cuestión de fe, porque hay que creerles sin ver", aseveró Alejandro "Topo" Rodríguez, candidato a diputado nacional por Consenso Federal en la provincia de Buenos Aires. En diálogo con Página/12, el dirigente sostuvo que todavía no fueron invitados al simulacro del próximo sábado y exhortó a las autoridades a "manejarse con transparencia y convocar a los partidos". Además, recordó la presentación formal que los apoderados de su espacio presentaron el 10 de julio ante la Cámara Electoral para que establezca un protocolo de contingencia. "Lo peor que puede hacer el Gobierno es seguir profundizando la opacidad, porque siguen poniendo en riesgo la confiabilidad del sistema. Decir que es mejor o peor (que el mecanismo actual) es una cuestión teórica, queremos ver resultados y no los vemos", manifestó Rodríguez.

Informe: Sibila Gálvez Sánchez

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ