Alegatos en Mar del Plata por trata y explotación
Piden penas y multas para dos acusados

En Mar del Plata, durante la primera audiencia de alegatos en el juicio por 16 casos de trata y explotación sexual en el circuito que integraban la whiskería La Posada y el  prostíbulo El Paraíso, la fiscalía pidió penas para dos de los siete imputados, la esposa del organizador de la explotación –que llegó a estar imputado pero falleció antes del debate oral– y el financista de la organización. Además, el fiscal pidió que sean decomisados dos inmuebles: el que se usaba para vivienda de las mujeres explotadas y el local en el que funcionaba la whiskería

En el primero de los casos, el fiscal Juan Manuel Pettigiani pidió al Tribunal Oral Federal marplatense que Alicia Acevedo Galeano –viuda del dueño de La Posada, Juan Motillo– sea condenada a cuatro años y seis de prisión y el pago de una multa de 10 mil pesos, como responsable de trata de personas con fines de explotación sexual agravada y explotación económica de la prostitución ajena. Además, el funcionario judicial pidió que el considerado financista de las actividades investigadas, Aníbal Soria, sea condenado a cinco años de prisión por explotación económica de la prostitución ajena y el pago de 50 mil pesos.

Pettigiani requirió el decomiso de la casa que alojaba a las víctimas y también de la whiskería, ubicadas ambas en la zona céntrica de La Perla, distantes cinco cuadras una de otra. Sin embargo, no pidió lo mismo para el hotel que funcionaba de prostíbulo, y que es objeto de otra investigación, en una causa por lavado de activos.

Por otra parte, el fiscal pidió que fueran absueltos los cinco imputados restantes, para lo cual alegó que no eran responsables del delito que se cometía allí sino que eran personas vulnerables, al igual que las víctimas. El pedido de absoluciones de Pettigiani beneficia a María del Carmen Castrege –esposa del acusado como financista, Soria–, que alquilaba al fallecido Motillo el local del prostíbulo; y los empleados de la barra, que también organizaban las tareas cotidianas y velaban por la seguridad, Ariel Spaltro, José Aníbal Patroni, Gabriel Carmona y Humberto Scarpetta.