Manejaba sin luces ni VTV y contestaba por celular una entrevista radial
Juan Acosta fue parado por la policía en la ruta 2

El humorista Juan Acosta, quien figura entre los intelectuales y artistas que firmaron una solicitada a favor de Macri, fue detenido por la policía en la Autovía 2 mientras manejaba hablando por celular y con las luces de su auto apagadas. El humorista estaba siendo entrevistado por una radio FM mientras manejaba y no cortó la comunicación cuando lo pararon los agentes de tránsito, de modo que toda la charla salió al aire. En el diálogo con los agentes, también se supo que el humorista tenía vencida la VTV.

"Tenés las luces apagadas", le señaló un oficial apenas Acosta detuvo su auto. "Uh sí, lo primero que hago siempre es prender las luces. Pero cuando cargué nafta las tuve que apagar", se disculpó.

Los conductores del programa Todo no se puede, que se emite por la FM 103,5 La Cielo, nunca cortaron la comunicación por lo que se siguió escuchando el operativo. Los agentes le pidieron la verificación técnica vehicular (VTV). Acosta no la tenía, pero trató de sembrar dudas al respecto. "No la tengo, pero no se sé si no fui...", se le ocurrió decir a modo de excusa.

Cuando el humorista pudo retomar su viaje, siguió adelante con la entrevista y contó su diálogo con los policías, sin advertir que todo había salido al aire. "Me paró la policía, no puedo hablar por teléfono en la ruta. Le dije me estaban haciendo una nota. Por atenderlos me paró la policia", explicó.

Los conductores de Todo no se puede, le preguntaron cómo había sido el diálogo con los policías y cómo había sido que le permitieron seguir circulando sin VTV. Acosta contó todo con lujo de detalles: "Me dice (el policía): 'no tenés VTV y venías con las luces apagadas. Pero me hiciste reír tanto que esta vez te dejo pasar'". Acosta siguió con su relato de lo que había sucedido: "Sin que me pida nada, le di dos mangos para el café. Lo que pasa es que venía concentrado con ustedes y no me di cuenta", cerró.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ