La primera vuelta al mundo de Magallanes, 500 años después

Este viernes, un velero partirá del puerto de Sevilla, España, para replicar la primera vuelta al mundo, la proeza que inició hace 500 años en ese mismo puerto el navegante portugués Fernando de Magallanes con cinco naves y 239 marineros, y que culminó tres años después el español Juan Sebastián Elcano, con una tripulación diezmada: sólo quedaban 18 hombres y la nave Victoria. El raid náutico de la embarcación "Pros", promovido por la asociación Amigos de los Grandes Navegantes y Exploradores Españoles, que recorrerá durante tres años tres océanos y algo mas de 81.000 kilómetros, será uno de los más de cien actos programados, que incluyen conferencias, exposiciones y serie de televisión, entre otros, para conmemorar el quinto centenario de la primera circunnavegación al globo terráqueo.

La expedición capitaneada por Magallanes, que buscaba llegar a las islas de las especias (el oro del momento) navegando hacia el oeste, sin bordear toda la costa occidental de África, zarpó el 10 de agosto de 1519 con cinco naves: Trinidad, San Antonio, Santiago, Concepción y Victoria, la única que regresó a puerto 1123 días después.

El camino para llegar a las Islas Molucas (archipiélago de Indonesia), ricas en especias, incluía un típico programa de época para navegantes: hambre, sed, enfermedades, muertes y motines. En el puerto de San Julián, Elcano y otros hombres se sublevaron. Pero como andaban escasos de tripulación, tras degollar y descuartizar un par para escarmiento de los revoltosos, Magallanes los perdonó.

La expedición continuó, y el portugués que navegaba en nombre de la corona de Castilla y León, descubrió el 1 de noviembre de 1520 el Estrecho que luego llevaría su nombre. Durante esa incursión en el sur del continente americano, Magallanes, también se dio tiempo para darle nombre a los patagones, que hasta entonces no sabían cómo se llamaban. Para eso tuvieron que esperar el relato del gran cronista de la primera vuelta al mundo, Antonio Pigafetta, uno de los 18 sobrevivientes, quien detalló que tras el encuentro con los pobladores "nuestro capitán llamó a este pueblo Patagones".

Luego de atravesar el Estrecho, tras 38 días de navegación, cuatro barcos de la expedición española salieron al océano que bautizaron Pacífico para enfilar hacia las islas de las especias. La nave Santiago se había estrellado contra las rocas de la desembocadura del río Santa Cruz. Por delante quedaba una travesía tortuosas y desesperada que Pigafetta contó de forma descarnada: "La galleta que comíamos ya no era más pan sino un polvo lleno de gusanos que habían devorado toda su sustancia. Además, tenía un olor fétido insoportable porque estaba impregnada de orina de ratas. El agua que bebíamos era pútrida y hedionda. Por no morir de hambre, nos hemos visto obligados a comer los trozos de piel de vaca que cubrían el mástil mayor... Muy a menudo, estábamos reducidos a alimentarnos de aserrín; y las ratas se habían vuelto un alimento tan buscado, que se pagaba hasta medio ducado por cada una de ellas... Y no era todo. Nuestra más grande desgracia llegó cuando nos vimos atacados por una especie de enfermedad que nos inflaba las mandíbulas hasta que nuestros dientes quedaban escondidos...".

El 6 de marzo de 1521, Magallanes y sus hombres llegaron agotados a la isla de Guam, a la que bautizaron como Islas de los Ladrones y diez días después a un nuevo archipiélago al que llamaron San Lázaro, las actuales Filipinas. Fue el primer europeo en pisar el archipiélago, y su último descubrimiento.

Su intento por convertir a los indígenas al cristianismo y por apropiarse de las islas para la corona española le costaron la vida. Un grupo de indígenas atacó a la tripulación cuando pisaron la isla de Mactan, y el explorador portugués resultó herido de muerte.  Fue Elcano quien asumió el mando y quien terminaría la primera gira mundial alrededor del planeta.

El grupo de navegantes que parte desde el puerto de Sevilla reproducirá el viaje que cambió la historia de la navegación. Durante 37 meses, en un velero de 21 metros, con una tripulación compuesta de 120 voluntarios que pasaron por varios períodos de entrenamiento y selección, y que rotaran con una estadía mínima de un mes en la embarcación, replicarán el viaje recalando en los lugares históricos por donde pasaron los expedicionarios.

Pero como explicó el año pasado José María Morales, secretario de los Amigos de los Grandes Navegantes al presentar el proyecto del viaje, en esta ocasión "lo peor a bordo es la mala leche.  A diferencia de los pioneros nosotros tenemos motor, para cuando no haya viento, llevamos poco peso para alcanzar una buena velocidad y sabemos a dónde vamos"

De acuerdo a la Web de la organización, el Pros arribará a los siguientes lugares: Sanlucar de Barrameda (20 de septiembre); Río de Janeiro (11 de noviembre); Buenos Aires (29 de noviembre); Punta Arenas (20 de diciembre); Guam (6 de abril de 2021); Mactan (26 de abril de 2021); Tidor, Islas Molucas (15 de mayo- 15 de junio de 2021); Cabo verde (26 de febrero de 2022) y Sevilla (8 de septiembre de 2022).

En su recorrido, la nave tomará muestras de contaminación por microplásticos, que servirá para dotar de información a un estudio científico liderado por el Instituto Español de Oceanografía.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ