Probó un misil que estuvo prohibido por 30 años
EE.UU. retomó la carrera de los misiles 
El gobierno de Trump anunció haber realizado con éxito su primera prueba de un misil convencional de medio alcance desde la Guerra Fría.
Estados Unidos abandonó el 2 de agosto el tratado de desarme INF. Estados Unidos abandonó el 2 de agosto el tratado de desarme INF. Estados Unidos abandonó el 2 de agosto el tratado de desarme INF. Estados Unidos abandonó el 2 de agosto el tratado de desarme INF. Estados Unidos abandonó el 2 de agosto el tratado de desarme INF. 
Estados Unidos abandonó el 2 de agosto el tratado de desarme INF.  
Imagen: AFP

Menos de un mes después de la muerte del tratado de desarme INF, la carrera de los misiles ya fue retomada: Estados Unidos anunció haber realizado con éxito su primera prueba de un misil convencional de medio alcance desde la Guerra Fría.

La prueba tuvo lugar el domingo a las 14.30 locales en la isla de San Nicolás, frente a la costa de California, en el oeste del país, precisó el Pentágono en un comunicado.

"El misil probado abandonó su rampa de lanzamiento terrestre y alcanzó con precisión su objetivo tras más de 500 km de vuelo", agregó.

"Los datos recogidos y las lecciones sacadas de esta prueba darán al Departamento de Defensa las informaciones necesarias para el desarrollo de nuevas armas de medio alcance", concluyó el Pentágono.

El misil probado es "una variante del misil de crucero de ataque Tomahawk", indicó un responsable del Departamento de Defensa. Imágenes publicadas por las fuerzas armadas muestran el despegue del proyectil desde un sistema de lanzamiento vertical Mark 41.

Estados Unidos abandonó el 2 de agosto el tratado INF (las siglas en inglés de Intermediate-Range Nuclear Forces), firmado en 1987 por los entonces líderes estadounidense y soviético, Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov, para prohibir el uso de misiles de medio alcance (de 500 a 5.000 km), tanto convencionales como nucleares.

Washington justificó su decisión alegando que Moscú llevaba años vulnerando el tratado. La salida estadounidense abre la vía a una nueva carrera armamentística dirigida contra Rusia y, sobre todo, China.

El mismo 2 de agosto, el secretario de Defensa, Mark Esper, anunció que Estados Unidos iba a acelerar el desarrollo de nuevos misiles tierra-aire. Esper precisó entonces que los estadounidenses habían iniciado en 2017 investigaciones sobre esos sistemas de misiles, aunque permanecían en los límites del tratado INF.

Pero para el diputado ruso Yuri Chvitkin, vicepresidente de la Comisión de Defensa de la Duma, la Cámara Baja del Parlamento ruso, "los ensayos de ese misil confirman una vez más que Estados Unidos violaba el acuerdo INF". "Preparaban de antemano su salida unilateral", dijo ese parlamentario a la agencia rusa Ria-Novosti. El tratado INF permitió en los años 1980 la eliminación de los misiles rusos SS20 y los estadounidenses Pershing, claves en la crisis de los euromisiles.

El presidente ruso, Vladimir Putin, culpó a Estados Unidos del final del tratado durante su visita a Francia. "No es Rusia la que se ha retirado de forma unilateral del tratado", declaró en una rueda de prensa con su homólogo francés, Emmanuel Macron. "Ahora se estudia la reconducción del tratado START III. De momento tampoco vemos ninguna iniciativa por parte de nuestros socios estadounidenses, aunque ya transmitimos nuestras propuestas", añadió Putin.

La última versión del tratado START, que mantiene los arsenales nucleares de Estados Unidos y Rusia muy por debajo del nivel que alcanzaron durante la Guerra Fría, termina en 2021.

Putin aseguró que Moscú no desplegaría armas nucleares de medio y corto alcance "mientras los sistemas estadounidenses no fueran desplegados". 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ