Detuvieron a hombre de confianza del narco rosarino
Lapo, el casero de la banda de Alvarado
Estaba en un festival regional de doma y folklore con un documento de identidad falso pero fue reconocido por la policía provincial.
Personal de las TOE lo detuvo en Andino.Personal de las TOE lo detuvo en Andino.Personal de las TOE lo detuvo en Andino.Personal de las TOE lo detuvo en Andino.Personal de las TOE lo detuvo en Andino.
Personal de las TOE lo detuvo en Andino. 

Uno de los hombres de mayor confianza del narco Esteban Lindor Alvarado fue detenido el domingo en una jineteada, luego de estar prófugo desde noviembre pasado. Se trata de Facundo "Lapo" Almada, el casero de la quinta donde torturaron y asesinaron al prestamista Lucio Maldonado, crimen por el cual gran parte de la banda está presa. La audiencia imputativa será en las próximas horas.

El sospechoso estaba en un festival regional de doma y folklore con un documento de identidad falso pero fue reconocido por la Policía. Puntualmente por personal de la Tropa de Operaciones Especiales, que lo aprehendió a las 18.30, en Andino. El sospechoso se encontraba prófugo de la Justicia y está imputado por homicidio calificado y asociación ilícita. En el momento en que las autoridades procedieron a identificarlo, presentó documentación falsa y rápidamente lograron reconocerlo y fue detenido quedando a disposición de la Justicia. Los efectivos también secuestraron una camioneta, un trailer para caballo y una yegua.

Para la fiscalía, la detención de Almada reviste importancia porque es uno de los cuatro o cinco hombres que estaban en la quinta del loteo Los Muchachos la noche del crimen de Maldonado. "Lapo no hacía nada sin consultar con su jefe, y era uno de los hombres de su mayor confianza" aseguran los investigadores. La prueba más contundente es que de los 4500 mensajes de Telegram desencriptados en Estados Unidos por el fiscal Matias Edery, mil de los mismos iban dirigidos a Almada.

Sobre "Lapo" se supo que tenía una condena anterior por hurto y otra por robo de autos en Casilda. Pero también entre las pruebas en su contra figura el hecho que había sido detenido con una picana, propia para azuzar animales, cuya caja fue secuestrada en la misma quinta donde fue torturado Maldonado. El empaque tenía el mismo número de serie que la picana incautada.

La detención de Almada reviste importancia porque es uno de los hombres que estaban en la quinta Los Muchachos la noche del crimen de Maldonado.

 

Otro dato que podría ser revelador es que en la misma quinta de Los Muchachos fue secuestrado el teléfono de Almada, que ya fue enviado a Estados Unidos para desbloquearlo. Ese aparato podría brindar información importante sobre el momento del crimen.

cabe recordar que Alvarado fue detenido e imputado por el crimen de Maldonado y como jefe de una asociación ilícita. En la audiencia en la que fue imputado, la Fiscalía destacó que "el Esteban" repartía las tareas dentro de la organización entre personas que conforman estamentos diferenciados. Uno de ellos integrado por quienes procuraban los medios materiales para la comisión de crímenes violentos y ejecutaban delitos contra la propiedad y contra las personas. Estas personas proveían armas y vehículos a la organización, contactaban y retribuían económicamente a las personas a cargo de ejecutar los delitos, llevaban a cabo tareas de seguimiento e identificación de personas, e intimidaban a otras para obtener algún tipo de beneficio para la empresa criminal. En ese grupo se encontraban el ahora detenido.

Como se recordará, Maldonado fue secuestrado por cuatro hombres armados frente a su casa de Garibaldi al 600 en los primeros minutos de la madrugada del domingo 11 de noviembre de 2018. Lo metieron en una Renault Kangoo y, según la pesquisa de los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery, lo llevaron hasta una quinta en el paraje Los Muchachos, sobre la ruta A012, en jurisdicción de Piñero, propiedad de Alvarado. Se presume que allí lo mataron y que en la noche del lunes 12 lo tiraron a la vera de la autopista Aramburu, frente al barrio Las Flores, en medio de un cardal, donde sería hallado la mañana siguiente. Llevaba al menos 36 horas fallecido y le habían metido dos tiros en la espalda y otro en la nuca. En un bolsillo había una nota con una leyenda escrita con un fibrón: "Con la mafia no se jode".

 

Según un video aportado por familiares a la Justicia, los captores se llevaron el Chevrolet Cruze de la víctima al momento del secuestro, y horas después volvieron y lo dejaron estacionado frente a la vivienda. Antes, estuvieron media hora dentro de la casa.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ