Reunión de organizaciones de cultivadores y consumidores de cannabis
"Una regulación integral para el cannabis de uso adulto"
La prohibición lleva “da lugar a las coimas, al lavado de dinero de la droga ilegal y al narcotráfico como eje de la corrupción en este país”, dijeron desde Cogollos del Oeste.
Imagen: Bernardino Avila

Ante la ausencia de “estimaciones oficiales rigurosas” que permitan establecer la magnitud del mercado ilegal de cannabis en Argentina, las organizaciones que impulsan su regulación legal aseguraron que por distintas vías se señala que el consumo anual en el país oscila entre los 67.793 y los 118.573 kilogramos. Si se parte de estimaciones del Sedronar, el Ministerio de Seguridad y las Naciones Unidas, el monto que genera ese negocio clandestino, en manos de las bandas de narcotráfico, oscila entre los 135 y los 200 millones de dólares por año. En la presentación pública de la iniciativa que impulsan las organizaciones, se dejó sentado que de “regularse legalmente, ese mercado podría generar fuentes de trabajo registradas, ingresos fiscales y estadísticas más acabadas sobre los diferentes tipos de consumo para planificar políticas públicas más eficaces sobre la demanda”.


Como contracara, en un estudio que se dará a conocer en estos días, se estima que el Poder Judicial gastaría una suma cercana a los dos mil dólares en la tramitación de cada una de las causas que se abren por año para perseguir penalmente a usuarios de cannabis, por aplicación de la Ley de Estupefacientes 23.737. El documento firmado por 21 organizaciones cannábicas, de derechos humanos, ciencias sociales, seguridad, educación y salud mental, fue presentado formalmente en la sede de la Asociación Civil Cogollos del Oeste, en el barrio porteño de Caballito.

El documento, de cinco puntos, como anticipó Página/12 en su edición del viernes, recalca que a pesar del fallo dictado hace diez años por la Corte Suprema que declaró inconstitucional la persecución penal de la tenencia para consumo personal, las causas se multiplican. Entre los años 2011 y 2018, la Fiscalía Federal seis de la Capital Federal señaló que el 70 por ciento de los expedientes que se abrieron fueron contra usuarios. Por otro lado, datos del Ministerio Público de la provincia de Buenos Aires precisaron que entre 2014 y 2017 las causas contra consumidores y consumidoras llegaron al 51 por ciento del total de los expedientes en Trenque Lauquen, al 64 por ciento en San Nicolás y al 70,21 por ciento en Necochea. En todos los casos, se produjo la detención de los imputados.

Facundo Rivadeneira, de Cogollos del Oeste, le dijo a este diario que están “muy entusiasmados” porque es “la primera vez que tantas organizaciones nos ponemos de acuerdo en una iniciativa común”. Señaló que si bien “hay una ley de cannabis medicinal, que tiene sus falencias y debe ser mejorada. Lo que necesitamos es una regulación integral para el cannabis de uso adulto, basada en criterios de salud pública”. Recalcó que saben que “hay un mercado que existe, precisamente, a partir de la prohibición y esto hace que los más afectados sean los sectores de menores recursos de la sociedad y de la salud pública, porque esos sectores no pueden acceder al cannabis medicinal por falta de recursos”.

La prohibición lleva “al engrosamiento de la población carcelaria con consumidores, impide tener estadísticas de consumo serias, da lugar a las coimas, al lavado de dinero de la droga ilegal y al narcotráfico como eje de la corrupción en este país”. Sostuvo que, a nivel político, tienen “mucho apoyo” a la idea de la regulación legal del cannabis porque “desde hace muchos años venimos articulando con un montón de sectores, de manera que ahora tenemos que trabajar para elaborar una propuesta no hable sólo de la no criminalización y del respeto por los derechos humanos, sino que hable de una regulación legal que genere trabajo, producción, una activación de la economía, porque tenemos el ejemplo de otras partes del mundo que se han beneficiado con la regulación del cannabis”. 

Rivadeneira alertó sobre la presencia, en el mercado ilegal, de "cannabis medicinal que no es lo que dicen que es, porque le están vendiendo basura a la gente. Nosotros tuvimos en nuestra sede a una familia de escasos recursos que vino con un aceite que tenía tinta de marcador, de manera que están jugando con la salud de la gente porque no existe una regulación como la que pedimos".


Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ