Entrevista al excandidato presidencial por el Partido Liberal
Efraín Alegre: “Tenemos un neostronismo en Paraguay”   
 El referente liberal afirma que el actual mandatario Mario Abdo Benítez  "representa el mismo pensamiento de su padre", quien fuera secretario privado del dictador Stroessner. 
Efraín Alegre estuvo en Argentina visitando a la colectivad paraguaya. Efraín Alegre estuvo en Argentina visitando a la colectivad paraguaya. Efraín Alegre estuvo en Argentina visitando a la colectivad paraguaya. Efraín Alegre estuvo en Argentina visitando a la colectivad paraguaya. Efraín Alegre estuvo en Argentina visitando a la colectivad paraguaya. 
Efraín Alegre estuvo en Argentina visitando a la colectivad paraguaya.  
Imagen: Bernardino Avila

Efraín Alegre es el presidente del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), principal espacio opositor de Paraguay. Se encuentra en Argentina visitando a la colectividad paraguaya en el país, y no ahorra críticas hacia el presidente Mario Abdo Benítez. A lo largo de la entrevista, repite con insistencia una frase: “Mejor 4 meses de crisis con juicio político, que 4 años de crisis del modelo”. Lo que puede sonar como un eslogan, es en realidad una idea que viene trabajando con fuerza hace varias semanas. Desde un hotel céntrico de la Ciudad de Buenos Aires, el excandidato presidencial, en diálogo con PáginaI

12, se refiere a los polémicos acuerdos hidroeléctricos de Itaipú y Yacyretá, la política internacional paraguaya y los resabios del stronismo.

Alegre tiene 56 años, nació en San Juan Bautista, al sur del país, y fue el único de 12 hermanos que eligió dedicarse a la política. De profesión abogado, este exsenador tambien ejerció como Ministro de Obras Públicas y Comunicaciones bajo el gobierno de Fernando Lugo. Precisamente con el Frente Guasú, partido que llevó a Lugo a la presidencia, el PLRA selló una alianza que le permitió presentarse a elecciones en 2018, con el propio Alegre como candidato presidencial, en una ajustada elección que perdieron en manos de Abdo Benítez, del tradicional y conservador Partido Colorado.

-La anulación del acuerdo secreto de Itaipú, perjudicial para Paraguay, fue un gran triunfo de la oposición. El presidente Abdo Benítez, de todas formas, logró sortear el juicio político, y dijo: “Caiga quien caiga seguiré luchando contra las mafias”. ¿Qué opina al respecto?

-Declaraciones como ésa hacen que hoy el presidente pierda total credibilidad, lo que dice no se conecta con la realidad. Cuando el acuerdo secreto se descubre, la sociedad paraguaya se levanta y lo obliga no solo a desdecirse sino también a pedir disculpas. La gente ya no lo toma en serio. Habla de luchar contra las mafias cuando está acordando con el jefe del contrabando de cigarrillos del Paraguay (Horacio Cartes, expresidente) su continuidad en el gobierno. Muy contrario a lo que dice, es un gobierno prisionero de las mafias.

-¿De qué manera impactó la revelación del pacto secreto en la sociedad paraguaya?

-En Paraguay en este momento la gente quiere que se vaya Abdo y se celebren nuevas elecciones. No solamente por el pacto Itaipú que fue el punto más alto de la indignación ciudadana, ya se viene arrastrando cierto malestar hace tiempo. Este gobierno asumió prometiendo una expectativa de crecimiento económico, pero ya estamos en línea de recesión. La gente habla de un “gobierno zombie” que no ve ni entiende lo que pasa. Por eso desde nuestro espacio decimos: mejor 4 meses de crisis, con juicio político y llamado a elecciones inmediatas, que 4 años de crisis que expresan la continuidad del modelo. Abdo ratifica un modelo y un sistema que gobierna Paraguay hace 60 años, con un único intervalo que fue el gobierno de Lugo en 2008.

-Se habló mucho de Itaipú, pero poco de otro acuerdo también polémico, el de Yacyretá, firmado en 2017 entre el expresidente Cartes y el actual presidente argentino, Mauricio Macri (el acuerdo exige que Paraguay le pague a Argentina 4000 millones de dólares, en concepto de una supuesta deuda). ¿Cómo reaccionó el PLRA frente a esa situación?

-Desde el Congreso hemos pedido la derogación del acuerdo, en este momento está pendiente de tratamiento. Es perjudicial para los intereses de Paraguay, y compromete al país dentro de los próximos 30 años. Abdo fue el que más cuestionó el acuerdo en campaña, dijo que si llegaba a la presidencia iba a romperlo, sin embargo se encargó de hacerlo aprobar con los votos de sus senadores y diputados. Es increíble el nivel de contradicción que maneja, en las redes es el campeón de los memes. Su padre era secretario privado del dictador Alfredo Stroessner, y sus comentarios siempre generaban burlas en la sociedad. Ahora su hijo repite el lugar, pero ya no se trata de un secretario privado sino de una persona que ocupa la presidencia, lo cual es más grave.

-En relación al lugar que sigue ocupando la figura de Stroessner en Paraguay, recientemente tuvo media sanción el proyecto que busca indemnizar a los militares que combatieron su régimen. Durante ese debate, los miembros del Partido Colorado se rehusaron a mencionar al gobierno de facto de Stroessner como una dictadura.

-Es que el partido Colorado fue uno de los principales pilares del stronismo. Los tres pilares eran "Partido, Fuerzas Armadas y Gobierno". Hoy el partido no se ha renovado, al contrario, es la continuidad de ese modelo un poco adecuado a los cambios políticos, pero representan los mismos pensamientos. Abdo representa el mismo pensamiento de su padre, no hay dudas. Tenemos un neo-stronismo en el gobierno de Paraguay.

-Respecto a la política internacional paraguaya, se observa una continuidad entre Cartes y Abdo en cuanto a la importancia asignada al vínculo con Estados Unidos.

También ocurre con Jair Bolsonaro en Brasil. Abdo siguió una política exterior que no representa a la agenda de Paraguay a nivel internacional. Solo actúa conforme a la agenda de Estados Unidos y Brasil. Opina de temas que no son relevantes para los problemas que sufrimos los paraguayos, pero sobre el acuerdo Itaipú dice que no sabía, que le contaron, se declara ignorante. No se preocupa por el desarrollo de Paraguay, por atraer beneficios e inversiones, se mete en disputas políticas como el caso venezolano. Allí se ve claramente lo extraviado que está el presidente. Itaipú es una causa nacional, pero debería convertirse en una causa internacional. Tenemos que salir al mundo a contarle lo que nos pasa, y encontrar aliados que puedan instalar el debate sobre nuestros derechos.

-El próximo 27 de octubre se elegirá un nuevo presidente en Argentina, y el gran candidato a quedarse con el cargo es Alberto Fernández. ¿Qué opinión le merece su figura?

La colectividad en Argentina está vibrante por su posible triunfo, una inmensa mayoría apoya un proceso de cambio frente a un gobierno que se olvidó que atrás de los números está la gente. Macri ha discutido políticas económicas olvidando que esas políticas impactan directamente en el ciudadano, y producto de eso es que Alberto Fernández haya obtenido un resultado extraordinario en las PASO.

Entrevista: Guido Vassallo.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ