La banda pampeana sacó La frase habitual, adelanta su tercer disco y toca en Niceto Club
Las Sombras: "Somos parte de la vieja escuela"
Tras un tendal de shows explosivos, la banda alista su álbum mezclando aficiones que van de Charly y Jarmush a Bestia Bebé y MTV.
Las Sombras: "Pertenecemos a ese rock orgánico, clásico, pero no tiene tanto que ver con venir de La Pampa".Las Sombras: "Pertenecemos a ese rock orgánico, clásico, pero no tiene tanto que ver con venir de La Pampa".Las Sombras: "Pertenecemos a ese rock orgánico, clásico, pero no tiene tanto que ver con venir de La Pampa".Las Sombras: "Pertenecemos a ese rock orgánico, clásico, pero no tiene tanto que ver con venir de La Pampa".Las Sombras: "Pertenecemos a ese rock orgánico, clásico, pero no tiene tanto que ver con venir de La Pampa".
Las Sombras: "Pertenecemos a ese rock orgánico, clásico, pero no tiene tanto que ver con venir de La Pampa". 
Imagen: Cecilia Salas

“Todos esperan lo mismo en este maldito lugar/ todos esperan que caiga del cielo algo más/ porque vienes del polvo y en polvo te convertirás”, cantan Las Sombras  en La frase habitual, el primer anticipo de su esperado tercer disco. “En ese momento viene un break y justo aparece esa frase, pero lo que sorprende es que ahí justo aparece un acorde menor con novena que sale de esa cosa blusera del tema”, explica un didáctico Nico Lippoli. ¿Un rockero hablando de música? ¡Sí! A las bandas mendocinas, cordobesas y neuquinas que han llevado a hablar de una “federalización” del rock argentino, se les suma la expectativa que generan bandas pampeanas como Las Sombras.

 

Paradójicamente, el grupo que completan Manuel Fernández (voz y guitarra), Julián Pico (bajo) y Mauro López (batería) tuvo que instalarse en capital para enamorarse del rock nacional de los orígenes: “Capaz que para nuestra generación el hip hop es más cercano porque curtimos todo eso por la MTV, pero después empezás a leer e investigar y descubrís que Spinetta compuso Barro tal vez con 16 años. Escuchar lo que hicieron Los Gatos cuando llamaron a Pappo también nos atrapó muchísimo. Somos muy inquietos musicalmente y estamos en una búsqueda constante para refrescar nuestra música”.

Por otra parte, todavía muchos caminos del rock actual parecen llevar a la ciudad de las diagonales y este cuarteto pampeano no es la excepción: “Yo viví en La Plata y me copaba con La Patrulla Espacial, Norma, Monstruo!, El mató a un policía motorizado o Bestia Bebé”, señala Lippoli. “Lo que pasó es que, como los de El Mató fueron los que generaron esa movida, después aparecieron muchas bandas que querían sonar igual que ellos. Es lógico, porque tuvieron mucho éxito, pero cuando arrancamos allá a tocar con Manu curtíamos una onda más punk o post punk. Al llegar a Buenos Aires nos dimos cuenta de que en los ‘60 y los ‘70 hubo un rock nacional con un lenguaje y una idiosincrasia porteña y tanguera que inunda la poesía de esa música. Nosotros tenemos una impronta que no vamos a perder.”

El blues local y también cósmico de aquellos pioneros tiene dignos sucesores en Las Sombras, aunque la clave del cuarteto sea su instinto pop. “En nuestros primeros discos hay muchas escalas pentatónicas, y está esa influencia de la música yankee que acá fue adaptada por La Pesada, Pappo, Claudio Gabis o Alejandro Medina. Para mí el número uno es Charly García, porque tiene la capacidad de hacer que cada uno que lo escucha se sienta único. Creo que se aburrió de tener tanto éxito y por eso es tan libre y salvaje.”

Mientras suena The Carpenters de fondo, Lippoli señala sentirse influenciado también por Pedro Almodóvar, Queen, Igor Stravinsky o la película Dead Man, de Jim Jarmusch, y su soundtrack de Neil Young. Pero lo que más inspira a Las Sombras es la noche: “Acá tiene mucha fuerza, mucha energía y eso se nos contagió y se ve en los shows, donde damos todo”, dice enfático quien también es guitarrista en Knei. “Al principio capaz que había una guerra de egos, en particular por mi culpa porque andaba muy estresado porque vivía en La Plata y tenía que ir y venir todo el tiempo, y no quería que me dijeran lo que tenía que tocar. Pero hoy creo que cada uno acepta el rol que tiene: componemos todos juntos y eso es parte de nuestro sonido. Como banda creo que somos parte de la vieja escuela: pertenecemos a ese rock orgánico, clásico, pero eso no tiene tanto que ver con venir de La Pampa, aunque allá se aprecie bastante esa música.”

 

Desde 2016, cuando publicaron su primer disco, estos pampeanos vienen levantando polvo y buenas críticas por sus explosivos shows. Y todo se agrandó cuando sacaron Crudo el año pasado: “Nos va bastante bien, pero no es sólo suerte: trabajamos mucho. La gente de provincia capaz tiene cierta idiosincrasia: si venís a hablar con cualquiera de nosotros te vas a encontrar con que somos cálidos y dados. En la escena hay muchas estrellas pero a nosotros siempre nos caracterizaron la humildad y el trabajo. En el rock falta un poco bajar la cabeza”.

Entonces, ¿cuál es el secreto que esconden Las Sombras? “Somos viscerales: cuando canto una canción, te miro a los ojos de verdad y te señalo, quizás por eso la gente se siente parte de nuestros shows. Después de tanto tiempo tocando juntos, logramos una telepatía muy fuerte en el escenario. Siempre fuimos una banda que lo que tiene que decir realmente pasa en vivo. Aunque en estudio sepamos bastante bien como captar eso, nuestra energía primordial se da en el vivo.”

* Las Sombras tocará mañana, jueves 3 de octubre, a las 20.30 en Niceto Club, Niceto Vega 5510.e

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ