En los enfrentamientos ante los alemanes

Argentina tiene ventaja

Messi disputa la pelota con Kramer, durante la final Brasil 2014.Messi disputa la pelota con Kramer, durante la final Brasil 2014.Messi disputa la pelota con Kramer, durante la final Brasil 2014.Messi disputa la pelota con Kramer, durante la final Brasil 2014.Messi disputa la pelota con Kramer, durante la final Brasil 2014.
Messi disputa la pelota con Kramer, durante la final Brasil 2014. 

Argentina y Alemania jugaron 21 veces, con ventaja albiceleste de nueve triunfos contra siete, más cinco igualdades. Pero los cruces por Copa del Mundo y torneos oficiales son favorables a los teutones. La diferencia a favor de la Argentina se da en los amistosos, aún jugando en Alemania, con seis triunfos: Munich 1973 (3-2), Dusseldorf 1984 (3-1), Stuttgart 2002 (1-0), Munich 2010 (1-0), Francfort 2012 (3-1) y Düsseldorf 2014 (4-2). Asimismo, empataron 2-2 en Düsseldorf 2005 y Alemania logró una victoria 2-1 en Berlín 1979.

En Buenos Aires jugaron tres amistosos. En 1977, en la Bombonera, Alemania ganó 3-2; en 1981, en River Plate empataron 1-1; y en 1987, en Vélez Sarsfield, ganó Argentina 1-0.

Pero en Mundiales, Alemania supera a Argentina. Ambos jugaron tres finales de Copa del Mundo: el equipo argentino ganó la de México 1986 (3-2), pero luego perdió en Italia 1990 y Brasil 2014 (en ambas ocasiones por 1-0). Además, los alemanes ganaron en Suecia 1958 (3-2), igualaron en Inglaterra 1966 (0-0) y vencieron en Sudáfrica 2010 (4-0). Asimismo, en Alemania 2006, los locales ganaron la serie de cuartos de final, aunque en definición por penales, porque en los 90 minutos y en el suplementario terminaron 1-1.

En otros dos partidos oficiales jugados en Alemania, el local ganó 1-0 en Berlín en el torneo Cuatro Naciones 1988, e igualaron 2-2 en Düsseldorf en la Copa Confederaciones 2005. Por último, la Selección venció 2-1 en la Copa de Oro disputada en Uruguay en 1981 y que consagró al país anfitrión.


Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ