El femicidio de Ana Alurralde
La hermana del juez federal.
Fue hallada muerta en una zanja en Monte Vera. Su pareja quedó detenido.
Ana María desapareció el viernes y su cuerpo fue encontrado ayer en una zona rural de Monte Vera.Ana María desapareció el viernes y su cuerpo fue encontrado ayer en una zona rural de Monte Vera.Ana María desapareció el viernes y su cuerpo fue encontrado ayer en una zona rural de Monte Vera.Ana María desapareció el viernes y su cuerpo fue encontrado ayer en una zona rural de Monte Vera.Ana María desapareció el viernes y su cuerpo fue encontrado ayer en una zona rural de Monte Vera.
Ana María desapareció el viernes y su cuerpo fue encontrado ayer en una zona rural de Monte Vera. 

Ana María Alurralde -hermana del juez federal de Reconquista Aldo Alurralde, fue encontrada muerta ayer en un zanjón, en la localidad de Monte Vera, a unos 15 kilómetros de la ciudad de Santa Fe. El viernes a la mañana, su pareja Daniel Fernández, de 66 años con quien convivía desde hace dos décadas, había denunciado la desaparición de la mujer. Pero poco después quedó demorado por inconsistencias en sus declaraciones. El caso provocó una fuerte alarma ya que su hermano es blanco de amenazas desde hace tiempo, por su actividad en la persecución del narcotráfico.

El denunciante vive en en el barrio Schneider de la ciudad de Santa Fe con Ana María desde hace 20 años. Ambos tienen hijos de relaciones anteriores y según contaron los vecinos a los medios se los veía siempre juntos. La denuncia fue realizada en la comisaría Sexta de la capital provincial.

Primero tomó intervención la fiscal Bárbara Ilera, de la Unidad Fiscal Especial de Violencia de Género, Familiar y Sexual, quien ordenó las diligencias de rutina para estos casos. Con el correr de las horas, y a raíz de diversos elementos que fueron surgiendo de la investigación, el caso fue derivado a la fiscal de Homicidios Ana Laura Gioria. En función de los elementos recolectados por esta fiscal, el propio denunciante quedó demorado. Según trascendió, en la vivienda que compartían detectaron mediante el test de luminol rastros de sangre que había sido limpiada. El hombre, además, se contradijo ya que aseguró que la mujer había salido con el auto, aunque según los dichos de vecinos no sabía manejar. Por eso Fernández, quedó detenido en el momento en que estaba declarando y se llevaba a cabo el allanamiento en la vivienda. "Su relato fue realmente inconsistente y una de las primeras cosas que dijo es que la mujer había ido a mostrar una casa que estaba en venta en el VW Gol de la familia pero luego reconoció que no sabía manejar y cuando intentó retomar la hipótesis dijo que había aprendido a conducir hacía unos pocos días" según reveló una fuente jde la investigación. Otro de los datos que surgen de la investigación es que el hombre «era muy celoso» y esto pudo ser corroborado en principio por algunos familiares y amigos cercanos a la familia.

Cerca del cadáver de Ana María, la Policía encontró el Volkswagen Gol gris que estaba a nombre de la mujer.

El cuerpo de la mujer de 59 años fue encontrado a las 14.00 en un zanjón ubicado en inmediaciones de avenida General Paz y callejón Las Mandarinas, en jurisdicción de Angel Gallardo. Según indicaron fuentes policiales al portal Reconquista.com.ar el cuerpo presentaba importantes golpes y una bolsa en la cabeza. El marido de Alurralde confesó ser el autor del crimen que terminó con la vida de la mujer con la que convivía en la vivienda de Regis Martínez al 3900, barrio Schneider de la capital provincial.

Las claves que surgieron durante las primeras horas del sábado apuntaban a la pareja de la mujer como principal sospechoso. Ya que durante una requisa que se realizó en horas de la mañana en la casa del matrimonio, los agentes de la PDI detectaron rastros de sangre que había sido limpiada, pero no en su totalidad. Además, se constató el faltante de uno de los autos de la pareja, un Volkswagen Gol de color rojo.

El nombre de Daniel Fernández no es la primera vez que aparece en las crónicas policiales: era la pareja de Marta Isabel Romero, joven madre y profesora de Educación Física, de 27 años cuando desapareció en la capital provincial el 23 de marzo de 1988.

 

Años después, la madre de Marta, Elsa Bertoldi de Romero, expuso en una carta hecha llegar al diario El Litoral todo su dolor e impotencia."Su victimario, basura y escoria de nuestra sociedad, goza de libertad e impunidad y junto con otros, seguirá violando, torturando, secuestrando por la impunidad que se le otorga, aumentando el número de víctimas".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ